Inicio Columnas Descifrando Japón Rarezas de Japón: Parte 1

Rarezas de Japón: Parte 1

14 minuto leer
0
0

(Madrid, 12 de octubre. Yakuza Webzine).- Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con un artículo sobre alguna rareza de Japón, pero ¿son en realidad así de raros?

Hoteles cápsula, pez fugu que depende de cómo lo cortes si lo comes, puedes o no morir, neko cafés donde la gente paga por estar con gatos, o la última moda en internet, hablar de la empresa que se dedica a dar a las mujeres un hombro en el que llorar de un «ikemen» (hombre guapo).
Todas estas, y muchas más, son las noticias que nos sorprenden de vez en cuando en algún que otro medio de comunicación que se hace eco de las extravagancias de Japón. Sin embargo la pregunta que sigue estando en el aire es: ¿usan los japoneses realmente esos servicios?

Si bien es cierto que ese tipo de cosas existen, he de decir que no, aunque existan no todo el mundo hace uso de ellas. Y por supuesto, todas tienen una bonita explicación detrás que, si la supiese todo el mundo, quizá se quitaría el término «rareza» para hablar de «originalidad» o incluso de «inteligencia» en algunos casos.

De entre todas las empresas «raras» de Japón, hoy me gustaría hablaros de estas:

1. Hoteles Cápsula:

Hotel Cápsula
Existir existen, obviamente pero… ¿por qué?
La explicación es sencilla.
En Japón hay muchos salaryman y hombres de negocios que se desplazan a ciudades por motivos de trabajo y que prefieren mil veces no gastarse un dineral en hoteles con habitaciones enormes que no van a usar, cuando lo único que necesitan es una cama para dormir 8 horas, una ducha y poco más.
También son usados por aquellos que pierden el último tren, y por aquellos que quizá bebieron demasiado la noche anterior y no pueden conducir hasta sus casas.
Básicamente son hoteles en los que uno (de normal) no se va a quedar más que unas horas y no necesita más espacio que ese.
Por supuesto, la idea de que todos los hoteles en Japón son así, es errónea. De hecho, son muy pocos los hoteles cápsula que hay en Japón.

2. Cafés de animales:

Neko café
Sea perro, gato, búhos, conejos… En Japón hay muchas cafeterías donde la atracción principal no son las bebidas ni los refrescos, si no estar con animales. ¿Por qué?
En Japón es muy difícil encontrar una casa de alquiler que te permita tener mascotas. La gente que tiene mascotas suele ser porque o tuvo mucha suerte y encontró un casero que lo permitió, o tiene su propia casa en la que hace lo que le salga en gana. Para el resto de los japoneses que están de alquiler, jóvenes cuyos padres no quieren que haya animales en casa, o gente que no puede permitirse ese gasto, pero aún así son amantes de los animales, la única manera de estar en contacto con su mascota favorita, es yendo a estos establecimientos, donde pueden pasar un rato agradable con sus mascotas favoritas, mientras toman tranquilamente un té y hablan con sus amigos.

3. Servicios personales:

Maid Café
En esta categoría me gusta meter todo ese tipo de servicios que en otros países serían impensables como:
Alquiler de hombres guapos por horas para contarle tus problemas y llorar en su hombro: La última moda para mujeres estresadas cuyos maridos hacen de todo menos apoyarles en casa… Es decir, servicio de psicólogo, pero personalizado.
Masajes con final feliz de toda clase: En establecimientos o a domicilio… Para aquellos solitarios con escasa vida sexual.
Maid Cafés: Para aquel que quiera ser servido cosplayeado y en el que le consideren a uno el «amo».
Alquilar extranjeros por horas: Para aquellos japoneses que quieran fardar con sus amigos en una fiesta llevándose a un extranjero. Que haberlos haylos.
Entre otros.
¿Usa la gente de normal este tipo de servicios? No.
Estos están hechos para gente específica. Por supuesto no hay una guerra de empresas de alquiler de hombres guapos para que les puedas llorar en el hombro, ni agencias de extranjeros dispuestos a ser chicos de compañía de japoneses mentirosos.
Estos servicios, aunque los hay, porque en Japón hay de todo, no son tan habituales a pesar de que los medios de comunicación quieran hacer creer que sí.
Además, generalmente estas empresas están localizadas en las ciudades grandes, donde el ritmo de vida es distinto, y donde para hacer dinero, necesitas estar innovando constantemente para que la gente tenga un motivo para ir a tu establecimiento y no a los otros cientos de miles de establecimientos como el tuyo que hay en la ciudad.

Las preguntas: ¿pero por qué tienen éxito si están hechos para gente específica?, ¿no debería haber tanta gente que lo necesitase, no?, tienen también fácil respuesta:
Cuando uno vive en un país cuya ciudad más grande no pasa de los 5 millones de habitantes, donde no hay nada más allá de los servicios básicos y lógicos, tiene en la mentalidad que sólo existe eso. Sin embargo, en Japón las ciudades no son tan pequeñas. Sólo la ciudad de Tokyo tiene más de 13 millones de habitantes y, si contamos que además, Tokyo tiene pegadas ciudades como Yokohama (4 millones y medio de habitantes), Saitama (1,2 millones), etcétera, haciendo una gran ciudad de ciudades con más de 36 millones de habitantes, las cosas se empiezan a comprender un poco. Quizá haya poca gente a la que le haga falta ese tipo de servicios en una población de 1 millón de personas, pero cuando tienes 36 millones, la cosa cambia. Con 36 millones de potenciales clientes, tienes un mundo entero de posibilidades ante ti, y si lo sabes vender bien, puede que a tu establecimiento innovador vayan de golpe miles de personas que te saquen de pobre en menos de lo que canta un gallo.

4- Restaurantes en los que sirven el venenoso pez Fugu.

Pez Fugu
No es que los japoneses tengan instintos suicidas y quieran sentir la emoción que sintió Homer Simpson cuando se comió ese pescado (aunque quizá hay alguno que otro por ahí al que le gusta vivir con esa incertidumbre), ¡es que ese pescado les encanta por su sabor! y bien cortado y preparado, no tiene ningún riesgo para la salud.
¿El problema? Que obviamente, muchísima gente en el pasado murió intoxicada porque no sabían prepararlo. De hecho, fue prohibido durante el periodo Tokugawa, y posteriormente ha habido épocas donde el emperador, por su propia seguridad, tenía prohibido comerlo.
No obstante, igual que todo, no es tan fácil encontrar restaurantes donde lo preparen, entre otras cosas porque solo chefs especialmente entrenados y controlados pueden prepararlo. Por lo que, si vais a Japón y queréis comerlo, informaos antes de dónde lo sirven, o puede que os volváis sin probarlo.

Más por qués…

En posteriores artículos explicaré con más detalles los por qués de que este tipo de servicios funcione desde el punto de vista social y del pensamiento japonés, sin embargo, me gustaría conocer vuestras inquietudes al respecto.
¿Hay algún servicio en general que digas «no entiendo por qué diablos existe esto en Japón»?
¿Conoces alguna empresa que no he citado que tenga un servicio del que crees que deba hablar?

Como sabéis, comentarios, dudas, preguntas, ¡escribidme!
¡Hasta el próximo artículo!

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Maho C
Cargue Más En Descifrando Japón

Mira además

Lucifer ha vuelto (y de qué manera)

(Madrid, 21 de Agosto. Okuroku).– Hoy se estrenó la temporada 5 de Lucifer, el «demo…