Inicio Manganime Dragon Ball Super #1: Como esa camiseta vieja y cómoda que usas para dormir

Dragon Ball Super #1: Como esa camiseta vieja y cómoda que usas para dormir

10 minuto leer
0
0

(Maracay, 6 de Julio. Yakuza Webzine).- Ayer debutó Dragon Ball Super, la nueva serie sobre Goku, su familia y sus amigos, donde lo que menos importa son las providenciales esferas del Dragón. La nueva serie de la franquicia creada por Akira Toriyama acaparó la expectativa este domingo 5 de julio en todo el mundo del anime y las respuestas iniciales han sido contrastantes.

Las opiniones son de lo más variopinto, desde los que han declarado su amor a la serie con solo ver un episodio, nostálgicos por el regreso de la gran serie de su infancia, hasta los que la han crucificado por toda clase de razones; unas muy lógicas y otras más movidas por un odio a lo que esto significa para otra serie de Dragon Ball.

En este primer capítulo pudimos ver a Goku trabajando como granjero y a Goten “ayudarlo”. También pudimos ver a este último emprender una pequeña aventura junto a Trunks para buscar un regalo de bodas para Videl, quien ahora vive con Gohan en una casa que construyó Mr. Satan. Por otra parte, vimos a Beerus y Whis, las dos adiciones más interesantes al Universo de Dragon Ball, “inspeccionando” un planeta, que terminó destruido porque el Dios de la Destrucción consideró muy grasosa su comida.

Lo cierto es que este primer episodio de Dragon Ball Super se sintió como volver a casa para quienes crecimos con Goku. Claro, hay que admitir lo obvio. La animación de este primer episodio lució subpar comparada con el final de Dragon Ball Z.

Si pensamos que en los últimos años hemos visto además como luce Dragon Ball con presupuesto de película en “La Batalla de los Dioses” y “La Resurrección de Freezer” es todavía más dolorosamente evidente que la serie está hecha con escaso presupuesto.

La paleta de colores actualizada tampoco parece sentarle muy bien a los diseños que creó Toriyama en su cambio de estilo de mediados de los años 90, que es el que persiste. Del mismo modo, el primer encuentro con la banda sonora no resulta tan magnifico como la icónica banda sonora de Dragon Ball o Dragon Ball Z.

El guion del primer episodio no es suficiente para juzgar lo que está por venir, pero tampoco fue ninguna maravilla. Tiene ciertos elementos que hacen presagiar que la serie será un cruce entre el tono de DB y DBZ, con un retorno del elemento aventura/humor para balancearlo con los épicos combates que caracterizaban a la segunda serie. En cierto sentido es lo que intentó hacer GT, pero que fracasó estrepitosamente por su guion abismal.

¿Personalmente? Ver este primer episodio fue como ponerte esa camiseta vieja y descolorida que alguna vez fue tu favorita para salir a la calle y presumirla. Ahora, llena de huequitos y peligrosamente cerca de quedar inservible, es tu elección número uno para estar en casa cómodo o para dormir. Esa franela que amas con tanta locura que escondes de tu mamá, quien está empeñada en botarla o convertirla en trapeador.

Así es Dragon Ball Super, una serie que te hace sentir bien, que te remueve la nostalgia. Toei lo sabe y por eso, para recuperar esa vibra mágica, recurrió a Toriyama, quien está vez no está tan involucrado con el tema del arte, pero si con el guion. Y es que aunque para algunos lo mejor de Dragon Ball eran las coreografías de combate, tan influyentes para otros mangaka y animadores, el corazón de esta obra se encuentra en sus entrañables personajes y en su particular humor.

Dragon Ball Super Group

Con un notorio bajo presupuesto, al menos para este primer episodio, Toei se apuntó un gran triunfo este domingo y esto seguramente se corroborará durante la semana, cuando aparezcan las cifras del rating de anime en Japón. Aún si no fuese el caso, el anime más famoso de la historia atrajo una atención casi universal en este lado del mundo. ¡Y no solo entre amantes del anime! Ese es el gran poder de Dragon Ball, un anime que es más que anime, tema que quizás abordemos luego.

El grueso de los aficionados de más edad recibió con alegría el episodio, mientras los más jóvenes, en especial aquellos que no crecieron en la era de dominación absoluta de Dragon Ball, fueron mucho más críticos. El factor clave aquí es la nostalgia, algo a lo que apeló muy bien Toei.

Planificada para 100 episodios, la serie probablemente vuelva a narrar los sucesos de La Batalla de los Dioses, para luego avanzar hacía La Resurrección de Freezer, antes de entrar en un nuevo terreno, con la inclusión de otro Dios de la Destrucción de nombre Shanpa, que aparece en el opening.

Pese a que este primer capítulo me generó dudas con respecto a la calidad de la producción de una propiedad que aunque tiene un estatus legendario no ha envejecido tan bien, mis esperanzas para esta serie son enormes. Y no solo porque es el último clavo en el ataúd de la “obra acompañante” Dragon Ball GT. Mis expectativas son recibir justo lo que espero de Toriyama: Humor ligero y mucha acción.

Quien espere una obra llena de drama, violencia, sangre y batallas épicas, quizás no conoce realmente a la obra de Toriyama, cuyo momento más oscuro fue la saga de Freezer. ¿Yo? Lo único que quiero es que llegue el próximo domingo para volver a ponerme esa vieja camiseta con la que me siento más cómodo que con cualquier otra cosa de mi closet.

¡Bienvenidos Gokú, Gohan, Goten, Vegeta, Trunks, Piccoro, Krillin y el resto de mis queridos guerreros Z, familia y amigos!

Imagen: Página oficial de DB Super

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Manganime

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…