Inicio Columnas Descifrando Japón Descifrando Japón: Turismo y Extranjeros

Descifrando Japón: Turismo y Extranjeros

20 minuto leer
0
0

(Madrid, 25 de julio, Yakuza Webzine).- Turismo y extranjeros: Seguro que más de una vez os habéis preguntado cómo ven los japoneses a los extranjeros, ¿verdad? Hoy os quiero dar unas nociones básicas sobre este asunto.

Nuevamente es un tema muy extenso del que espero daros unas bases para en el futuro ir ampliándoos información. Para que no se me escape ninguno de los puntos básicos a tratar y podáis encontrarlos de un vistazo, hoy dividiré mi artículo en varios puntos. ¿Preparados?

Los japoneses y los idiomas

Muchos cuando pensáis en Japón seguro que tenéis esa imagen de súper país perfecto en el que todo el mundo habla inglés al menos. Bien, en esta os tengo que decir que lo siento, pero no. La habilidad con el inglés de la mayoría de los japoneses se acaba en cuanto sales del aeropuerto y del terreno más bien internacional.

11798157_10207045384953915_1026609908_n

¿Otra Piedra de Rosetta?

El inglés de los japoneses es bastante nefasto, y lo que es peor, no se sienten con la confianza ni siquiera de intentar hablarlo. Sin embargo, se desvivirán por entenderos en el caso de que tengáis cualquier duda, os hayáis perdido o cualquiera que sea la causa por la que les habléis. Si sabéis algo de japonés, aunque sea muy poco, os ayudará muchísimo para que ellos se sientan más cómodos con vosotros. En muy poquitas ocasiones y si vais por barrios como Akihabara en Tokyo, quizá encontréis a alguien que sepa hablar español, pero por regla general, es bastante menos común que el inglés.

Los japoneses y los extranjeros en general

Si vais a Japón por turismo (en algún otro artículo os hablaré de los casos de trabajo y/o estudios), os daréis cuenta nada más llegar de que los japoneses son un pueblo muy amable y educado. Una vez aterricéis en el país notaréis que desviven por los demás. En todos los establecimientos, desde los más lujosos a los más humildes, os tratarán a nivel de Dios, pues es costumbre tratar al cliente con devoción divina, sea del país que sea. Incluso si estáis en el supermercado sentiréis que jamás habéis tenido un trato tan amable en toda vuestra vida. Siempre que les preguntéis algo, tratarán de entenderos. Eso sí, no les tengáis en cuenta que a veces, cuando les habléis en otro idioma que no sea japonés, os miren con nervios, se pongan histéricos, o incluso parezcan huir. Muchos japoneses sienten extremada vergüenza por no ser capaces de hablar inglés y como no saben cómo contestaros a las preguntas, o no os entienden (pero quieren hacerlo), la tensión les provocará moverse de manera irregular, tartamudear, sudar y hasta cierto punto, querer desaparecer. Tratad siempre de calmarles en ese caso, decirles que no pasa nada, y siempre darles las gracias con una sonrisa, aunque sólo sepáis decir esa palabra en japonés (arigatou), lo agradecerán infinito. Tratad de nunca poneros violentos, o enfadados (aunque estéis frustrados con vosotros mismos por no haceros entender), o hablar más alto de la cuenta, eso les bloquea y no conseguiréis más que más frustración para vosotros.

11798371_10207045453715634_1340620879_n

¿Quieren un café? Vamos a Tokio a tomar uno

Depende del físico que tengáis, también tenéis que tener en mente que muy probablemente os van a mirar fijamente o furtivamente cuando creen que no os dais cuenta haciéndoos sentir a veces un poco incómodos, especialmente en lugares cerrados como el metro o los trenes. Sobre todos los niños, no se van a cortar un pelo, aunque en ese caso, casi siempre tendréis alguna madre explicándole al niño que eso está mal y disculpándose. El japonés medio suele ser más bien bajo (comparando otros países), muy delgado, moreno por definición (aunque se tiña), de ojos oscuros y rasgados y pelo liso tabla. Si sois rubios, altos, de ojos que no tengan que ver con el marrón, y grandes, o con el pelo muy rizado, esperad grandes miradas hacia vosotros de curiosidad. De hecho pensad que aunque nosotros estemos muy acostumbrados a ver asiáticos (por la invasión china global), ellos no están tan acostumbrados a ver extranjeros. A poco que vayáis a zonas menos turísticas, os mirarán en la calle casi como extraterrestres (doy fe, me pasó en un pueblo perdido de la mano de Dios en Izu haciendo una ruta samurai). No se lo toméis en cuenta, y si podéis cuando les pilléis mirando, sonreírles. Eso les hará sacar su lado amable y, u os dejarán de mirar, o irán a deciros algo y ya tendréis una anécdota más del viaje.

Aunque este no es artículo para hablar de normas de educación que deberíais respetar en Japón, quiero ya dejar claro algo al respecto de los trenes que me parece básico. Quiero que sepáis que hablar alto o simplemente hablar más de la cuenta dentro del tren, está mal visto en Japón y es una falta de educación. Hablar por teléfono también está prohibido. Si tenéis que hacerlo por alguna urgencia o lo que sea, mantened la voz siempre muy baja y tratad de no molestar. Muchos japoneses usan los largos trayectos en tren para relajarse y/o dormir las horas que no pudieron dormir durante el día, por lo que suelen respetar escrupulosamente esa norma. Y creedme sienta muy mal cuando viene el típico grupo de extranjeros de turno y se ponen a gritar (os lo digo yo que muchas veces quería levantarme a decirles algo…). Si lo hacéis, esperad miradas de odio o alguna llamada de atención de algún japonés valiente.

¿Las mujeres extranjeras están seguras viajando solas a Japón?

Sí. Tokyo es orgullosa la ciudad más segura del mundo y su seguridad se extiende a todo el país. Da igual hasta qué hora estés en la calle, o qué vayas a visitar sola. Te tratarán como una reina y no tendrás nunca el más mínimo problema por ser mujer.

11793141_10207045343512879_492414718_n

Vagón para mujeres poco antes de que acabe el turno de solo para ellas.

Me preguntaréis entonces por qué de los famosos vagones para mujeres ¿verdad? Aunque es cierto que los «chikan» (pervertidos), abundan por el metro de Tokyo y por ello hay vagones sólo para mujeres al final de los trenes, no os preocupéis. A las extranjeras no les suelen poner la mano encima porque no saben cómo vamos a reaccionar (y además saben que no nos cortamos un pelo si hay que dar un sopapo a alguien en medio de un tren). No obstante os recomiendo ir en el vagón de mujeres en las horas en las que sólo está permitido el acceso a las féminas, huele mucho mejor y se va más tranquila.

¿Xenofobia?

¿Son los japoneses xenófobos? Sí y no. Nuevamente hay contrastes, como vengo diciendo en los artículos anteriores que he publicado (pueden verlos haciendo click acá y acá).

El japonés de normal, tiene una identidad nacional muy marcada, están muy seguros de su patria y de su raza. Sin embargo, con respecto a la xenofobia os encontraréis 3 clases de japoneses:

El japonés xenófobo, que vive en la era Tokugawa odia a los extranjeros y los quiere eliminar de la faz de Japón (empezando por las bases norteamericanas); el japonés que se siente muy japonés pero está como entrando todavía en la era Meiji y siente curiosidad y respeto por los extranjeros (aunque no quiere mezclarse mucho con ellos); y por último, el japonés que adora todo lo extranjero y quiere convertirse en uno (sin perder su identidad japonesa).

11798061_10207045370033542_1677621307_n

Recinto de Nikko donde está enterrado Ieyasu Tokugawa.

Si os encontráis con el primer ejemplo, seguramente oiréis a vuestro alrededor frases del estilo de: «自分の国へ帰れ!» (Jibun no kuni e kaere!) o lo que es lo mismo, «¡vete a tu país!». Estas frases os las dirán en el metro, en la calle, a vuestro lado en una tienda, o la comentarán simplemente esperando que la oigáis. No os preocupéis, son gente inofensiva, y también bastante cobarde. No suelen enfrentarse a nosotros. Si lo hacen y empezáis a ver la cosa mal (que no sería lo normal), buscad una comisaría de policía cerca y reportadlo. La policía está preparada para asistir a los extranjeros en cualquier problema que podáis tener (desde el simple: «me he perdido», hasta el: «me están molestando»). Los policías son además muy eficientes y amables con los extranjeros.

El segundo tipo es el más habitual y os podéis imaginar que es totalmente inofensivo. Aunque a veces incomoda un poco que te estén mirando como si fueses un animal del zoo (sí, todos los extranjeros que conozco y me incluyo, han tenido esa sensación alguna vez). Con respecto al tercero, suelen ser los más vivaces y los más abiertos a todo tipo de contacto con los extranjeros. Son una minoría, y generalmente son los que mejor inglés tienen de todos.

¿Se nota la diferencia del trato al extranjero entre Norte y Sur de Japón?

Sí, y mucho. A poco que conozcáis Tokyo, Osaka y Okinawa, veréis que cuanto más al sur, más abiertos son de carácter y en consecuencia más abiertos a los extranjeros. Esto tiene su razón de ser cultural e histórica también que explicaré en futuras notas en el caso de que estéis interesados. No obstante, quedaros con el dato de que, aunque todos son igual de amables por cultura, la gente del sur siempre la encontraréis mucho más abierta, vivaz y alegre (más de uno me ha comentado que los tokyotas son muy serios en comparación con los osakeños)

11798175_10207045382753860_633811661_n

Para terminar mi nota de hoy y como resumen, quiero que os quedéis con el dato de que Japón es un país con gente muy amable, que os hará sentir como en casa y en el cual no tendréis ningún tipo de problema. En el caso de que queráis saber cómo son los japoneses en cuanto al trato con un extranjero que vive o estudia allí, os dejo con el gusanillo de saber que en breves escribiré también una nota a ese respecto. Por lo demás ¿preguntas, sugerencias para algún otro tipo de artículo? No dudéis en dejar todo en vuestros comentarios. Estaré encantada de leerlos todos.

Por Maho C
Fotos: Maho C

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Maho C
Cargue Más En Descifrando Japón

Mira además

Lucifer ha vuelto (y de qué manera)

(Madrid, 21 de Agosto. Okuroku).– Hoy se estrenó la temporada 5 de Lucifer, el «demo…