Inicio Manganime Cosas que pueden arruinar un anime (3): Los Personajes

Cosas que pueden arruinar un anime (3): Los Personajes

13 minuto leer
0
0

(Madrid, 14 de Agosto. Yakuza Webzine).- Los buenos personajes son el alma de una serie. No todos los episodios de un anime son estelares, puede fallar el guión o la animación, entonces solo pueden salvarlo los personajes.

A la hora de escribir lo más importante puede que no sea la premisa. Puede que incluso ni siquiera la ejecución sea lo más vital. Lo más importante son los personajes. Por cierto, antes de seguir, si desean ver la primera parte de este análisis hagan clic aquí. Y si desean leer la segunda parte, entonces hagan clic acá.

Una historia obligatoriamente necesita un plot para saber que los personajes están haciendo algo interesante y que se trata de un argumento que nos interesa seguir, pero lo que narras es importante porque le ocurre a alguien ¿A quien? A tus personajes.

Un personaje puede gustarte o no gustarte, pero tienes que sentir que está bien escrito, que es un individuo con distintas facetas. Si sentimos que un personaje es real, el argumento y su desarrollo nos importará mucho más.

Hay anime que sobrevive solo porque sus personajes nos interesan, resuenan emocionalmente con nosotros o les tenemos cariño. Incluso si todo lo demás se ha ido a la mierda…

Un personaje puede agradarte o no, lo importante es que esté bien construido, que sea interesante. No obstante, muchos personajes de anime son de todo menos interesantes. ¿La razón? Desde el primer momento en que se van a concebir se meten en una caja.

¿De que caja hablo? Los famosos “Dere”

¿Qué son los tipos de Dere?

Mako Fujisaki Yandere
Cuando un personaje Yandere es solo eso es aburrida
Primero expliquemos un poco que son los Dere. Actualmente se le consideran arquetipos de personajes, pero el origen del termino proviene de “deredere” (デレデレ), una onomatopeya que representa el estar enamorado.

Usualmente se aplican a los personajes femeninos, pero también pueden usarse en personajes masculinos. Básicamente se refiere a la manera en que un personaje se comporta con aquellos que le interesan, ya sea de manera romántica o como amigos.

Ya sea que se comporten de manera grosera pero en realidad tengan un buen corazón, que sean fríos y distantes pero en realidad si tienen sentimientos, que sean callados pero que en realidad ocultan su timidez, o que se muestren amables pero en realidad son violentos y un poco locos.

Neon Genesis Evangelion fue la serie por excelencia para presentar a dos de los tipos más comunes de Dere, las Tsundere y las Kuudere.

En el caso de las primeras, el gran ejemplo es Asuka Langley. Las Tsundere son engreídas y con aires de grandeza, pero cuando desarrollan sentimientos por alguien muestran su lado amable y tierno, es decir “Tsun-tsun” “Dere-dere”.

La Kuudere de libro es Rei Ayanami. En este caso se trata de alguien de apariencia calmada, siempre bajo control. “Cool” en cierta forma y de allí sale lo de Kuu. Parecen no tener sentimientos, pero por debajo del caparazón allí están.

Luego están las Dandere, que surge de danmari (silencio). En este caso son personajes muy silenciosos, un poco antisociales. Un ejemplo podría ser Hyuuga Hinata de Naruto. Quizás quieren ser sociables y hablar con otros, pero están muy avergonzados.

Por último están las Yandere. Parecen dulces, normales y bien adaptadas, pero en realidad son Yuno Gasai.  Unas completas psicópatas que no quieres ver ni en pintura.

¿Y cual es el problema con eso?

Biba Amatori
¿Kuudere quizás? El problema en su caso es la falta de desarrollo coherente
Entrar en alguna categoría de “Dere” no es ningún problema en principio. De hecho se han creado muchas más para tratar de meter a cada vez más tipos de personalidades en una caja especial.

Ahora  se habla de los personajes Tsuntsun, Tsunshun, Boudere, Darudere, Hinedere, Kanedere, Sadodere, Deredere, Himedere o Oujidere, Kamidere, Mayadere, Undere, Hajidere, Yangire, Tsunpure y Utsudere.

Hay de todo un poco, pero el problema surge cuando la caja, el arquetipo, es todo lo que es el personaje.

Su personalidad es completamente unidimensional y por lo único que se distingue es por su arquetipo de turno o su Dere. En ese caso tenemos a personajes poco interesantes que no tienen más faceta que la que les define en primer lugar y cuyo desarrollo personal está predeterminado en la hoja de ruta habitual para su tipo de personaje.

Son tantas las series en las que se ve este fenómeno que hace que los personajes sean perfectamente intercambiables entre shows y su rol sería el mismo, casi ni lo notarías y eso es absolutamente penoso.

Es vagancia por parte del escritor, es simplismo, mediocridad. Básicamente estamos ante basura. Y si a eso sumáramos un arte genérico la posibilidad de intercambiar personajes entre series se maximiza.

¿Y entonces que sentido tiene ver anime? Si todos los personajes entran en un patrón tan fácilmente definible y no tienen más características que las de su patrón de turno ¿Para que ver anime?

Entre todos estos arquetipos de personajes los que personalmente me sacan más de quicio son las Yandere, por eso no es sorpresa que odie Mirai Nikki o School Days. Y no es porque el personaje, femenino en este caso, sea una loca psicópata, es que son todo lo que son. No tienen más que ofrecer como personaje y eso es vergonzoso.

Personajes 101

Baccano
Un muy variado e interesante reparto, una de las mayores fortalezas de Baccano
Como escritor y como espectador/lector me permitiré explicarles un poco como identificar un buen personaje. En principio, los personajes deben tener una base en la realidad pero tener un elemento de originalidad o al menos algo único en ellos. Obviamente no todos pueden serlo, pero usar una historia de fondo puede ayudar a ello.

Deben tener cualidades, actitudes y aptitudes que les distingan, algunas de ellas negativas (o positivas si se trata de un villano). Los extremos, es decir, personajes totalmente buenos o totalmente malos, son más difíciles de construir convincentemente.

Es verdad que es casi imposible escapar de caer en un arquetipo, pero a la hora de caer en un trope de personaje, hay que intentar al menos que se salga un poco de la norma. O que tenga más facetas más allá de lo que define al arquetipo de turno.

Lo mismo ocurre con el diseño del personaje y su ropa. Evidentemente llega un punto en que no hay mucho que hacer en términos de variedad de diseños, pero hay que tratar de introducir algún elemento diferenciador que le de un carácter único.

Así, al sumar todos estos elementos tienes una personalidad construida, definida por la suma total de los aspectos físicos, mentales, emocionales y sociales del personaje que has construido.

Cuando en tu serie tienes un reparto de personajes completamente diferenciables y que tienen una dinámica interpersonal que luce natural, lógica y que evoluciona como lo haría una en la vida real, ya lo lograste. ¿En caso contrario? Tienes un anime producido en masa que no vale la pena ver.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Manganime

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…