Inicio Manganime Una conversación con Fujoshis: ¿Por qué les gusta el yaoi?

Una conversación con Fujoshis: ¿Por qué les gusta el yaoi?

54 minuto leer
4
1

(Madrid, 9 de Agosto. Yakuza Webzine).– En marzo de 2014 publicamos una nota que se volvió viral ¿Su título? La respuesta a la eterna pregunta: ¿Por qué a las mujeres les gusta el Yaoi? Entonces, una colaboradora intentó contestar esa pregunta.

El resultado fueron decenas de miles de lecturas (solo en el actual servidor que usamos unas 10 mil, a las que hay que sumar otras 50 mil en el anterior), casi 400 comentarios de lectores y una pregunta que sigue sin una respuesta definitiva.

El artículo de Verónica Abreu nos contó como entró al mundo del yaoi a sus 16 años. También nos ofreció algunos puntos bastante validos basados en su propia experiencia. Sin embargo, otros fueron recibidos de mala manera por una buena parte de las personas que comentaron. En particular algunos hombres (y mujeres), consideraron que en ese artículo se justificaba el gusto por el yaoi mientras se atacaba a los hombres.

Ante esa realidad, en Yakuza Webzine decidimos tomar un enfoque distinto y conversar con tres fujoshis. Se trata de tres jóvenes entre los 22 y 27 años, profesionales todas. Una de ellas fue nuestra redactora hasta hace poco, KuroNoHatter y la otra aún lo es, Vicky Fleitas. La tercera prefirió que no le identificáramos.

¿El cuarto elemento en esta conversación? Un hombre heterosexual que no tiene el más mínimo interés en el género y que sigue sin entender como mujeres heterosexuales disfrutan este particular género. Pero eso no quiere decir que no haya hecho mi tarea.

¿Qué es el Yaoi?

Zetsuai es un clásico de los primeros tiempos de este género

Antes de entrar en materia  tenemos que definir los conceptos para los no iniciados. El Yaoi o Boys Love, es un subgénero del manga y anime que muestra a parejas masculinas envueltas en una relación romántica. Pese a eso, está dirigido a mujeres heterosexuales, no específicamente a gays.

El género tiene dos fuentes. La primera son autoras de shojo que a inicios de los 70 escribieron historias de amor platónico entre dos jóvenes, lo que hoy es el Shonen Ai (Amor de Chicos), la versión “suave” del yaoi puro.

La segunda se puede atribuir a los círculos de dojinshi que parodiaban historias shonen, reimaginando a los protagonistas como parejas homosexuales.

La palabra yaoi es un acrónimo creado a finales de los 70. Viene de Yama nashi, ochi nashi, imi nashi. La traducción a eso es “Sin Clímax, Sin Resolución, Sin Sentido” lo cual es irónico, porque todo el chiste son los clímax. Después de todo hay sexo en el yaoi.

Se dice que la frase también la usaba Osamu Tezuka para criticar manga de baja calidad en general, pero el género se la apropió con orgullo. Lo mismo que el término fujoshi para hablar de las fans del yaoi, que literalmente significa “Chica podrida”.

Hay otros conceptos a conocer sobre el yaoi, como Seme (arriba) y Uke (abajo), que se refieren al rol de los miembros de una pareja en estas obras, como dominante y sumiso. También está el Bara, más dirigido al público homosexual masculino. Más recientemente se habla del Gachi Muchi, un subgénero emergente que busca atraer a ambos públicos, fujoshis y hombres gay, con diseños de personajes y situaciones a mitad de camino entre el yaoi tradicional y el bara.

¿Pero por qué y como?

La amistad de Touya y Yukito fue un punto de entrada para muchas fans del Yaoi

La pregunta sigue estando allí ¿Qué puede hacer que una mujer heterosexual le interesen estas obras? ¿Cuál es el atractivo? En su día, Verónica Abreu ofreció algunos puntos de vista con los que coinciden las tres mujeres que hoy toman la palabra. Sin embargo hay sus diferencias de opinión y las hacen notar.

Pero antes del por qué hay que hablar del como.

SenseiAgot: Lo primero que les preguntaría a las tres es lo básico ¿Como llegaron al yaoi?

KuroNoHatter: Alguien me pasó un manga koreano llamado Totally Captivated. Cuando lo terminé de leer, la misma persona me pasó Junjou Romantica. El resto es historia. Tenía 19 o 20 años creo. Llegué un poco tarde, pero en ese año me leí como 70 mangas del género, hice rol y empecé a escribir fanfiction. Fue un año muy productivo xD

Fujoshi 2: Creo que por Yu-Gi-Oh. El lado oscuro de fanfiction. «Ayuda mi abuelito está violándome» #neverforget. Tenía 14 años cuando eso.

KnH: o.O

F2: Ese fue un fic oscuro y loco

KnH: Ya veo… eso debió ser perturbador

F2: Un shock, pero bueno… ¡Estuvo buenisimo! Fue EL DRAMA

Vicky: Mi primera exposición al yaoi vino por Harry Potter y la existencia del slash, los Merodeadores y el multi-shipping con ellos era muy fuerte en el fandom. Luego, llegué a Gravitation por mis propios medios, esa fue mi primera serie shounen-ai. Tenía 11 o 12 años, estaba recién salida La Orden del Fénix.

SA: Todas llegaron a edades muy diferentes. Vicky aun era una niña, F2 una adolescente y Carlix empezando a ser adulta. ¿Cual fue su primera impresión de este género considerando sus edades y que todas son hetero?

F2:: Fue porque pensé «OMG, el romance prohibido es genial. A pesar de que son 2 hombres, superan los obstáculos porque se aman». Y luego está el porno. Los shojo retrataban siempre la misma cantaleta, y para aquel momento no me identificaba con protas tan forzosamente «femeninas», todo cachifeo, dulzura, cocina, faldas, flores. Yo me vestía de varón y los protagonistas de los yaoi, representaban esa fortaleza en la mujer que yo buscaba imitar, aunque eran hombres. Yo creo que los ukes de aquel entonces eran mujeres fuertes, pero tenían que tener pene para cumplir con el rol homosexual pues. Ahora se ve de todo, pero para el 2004, había estereotipos muy fuertes en la industria.

V: Igual que F2, me incliné mucho por la idea de que fuera un amor prohibido, algo que no se pudiera cumplir. Incluso imaginaba que siempre podía ser de un solo lado, más un amor no correspondido que otra cosa. Y en el caso menos emocional, era fácil emparejar dos personajes hombres que fueran mis favoritos y me gustaran bastante. Porque me gustaba la idea de imaginarlos besarse. En esa época estaba enamorada del concepto de los besos en general.

KnH: Creo que era porque estaba cansada de que el Shojo no me diera sexo. Siempre lo he considerado como parte natural de las relaciones y ese convencionalismo y salameria japones siempre me ha sacado de mis casillas. Además, las mujeres en el Shojo suelen ser demasiado tímidas y esperan a que el hombre de el primer paso… Eso me frustra mucho porque me grita que están frustradas sexualmente.

Ukes y Semes

Junjou Romantica, uno de los yaoi más populares

SA: Ahora que mencionan lo de los Uke. En el Yaoi están el Seme (dominante) y Uke (dominado). De hecho a este último se le considera la parte femenina. ¿En ese caso por que simplemente no buscar una historia de amor heterosexual? El elemento del amor prohibido también se puede ver en historias heterosexuales.

KnH: Precisamente porque a veces el yaoi me da sexo mas rápido. Es como un punto medio entre el Shojo y el hentai. Mientras las mujeres del hentai son muy exageradas y parece que todo el tiempo desearan que las violaran y el Shojo era demasiado remilgoso, en el yaoi veía que las cosas se desenvolvían mas rápido, pero sin la necesidad de exagerar. Aunque el recurso de la violación es muy frecuente.

F2: Si, pero la manera como los japoneses machistas retratan a la mujer es el problema que yo tenia con aquellos shojo. En los yaoi a un cierto punto el uke o el seme confronta a su pareja y le deja claro como es que se mueve el bote. En a Tyrant who falls in love, el seme si bien es quien se coje al otro, es también más calmado y amable mientras que el uke es un tsundere xD y es el seme quien sale sentimentalmente herido (Risas). Es un vacilón. Es un excelente yaoi, la historia es muy buena y la mangaka dibuja bello. Y no sé, hay yaoi que tratan temas mas oscuros como el chantaje, el que decir de la sociedad, la homosexualidad de closet. En «El juego del gato y el ratón» está todo eso. Otro manga terriblemente bueno. Hasta a algunos amigos que no leen yaoi, les gusto.

SA: Eso está interesante, porque es verdad. La sociedad japonesa es muy machista. Buscabas una relación más igualitaria en tus romances… pero igual en los yaoi hay mucho elemento de uno forzando al otro y tal como dice KnH, violaciones ¿No es cierto?

F2: Oh si, te digo, hay muchos estereotipos muy marcados. La mayoría incluso creo que son simplemente porno entre bishounens. Quizás porque en parte tu también te quieres  acostar con un bishounen (Risas)

KnH: Está presente casi el 90% de las veces. Al estar tan frustrados sexualmente, los japoneses dejan escapar por ahí su imaginación. Es un recurso terrible, pero han reducido su uso… Gracias a Dios. Por lo menos veo que las relaciones en los yaoi que leo ahora son más… Parecidas a una relación normal. Discuten, se ponen las cosas claras luego que superan toda esa zalamería japonesa. El forzamiento inicial puede resultar un shock, pero luego las mismas autoras enderezan el capote y se torna un poco más normal. Es cuestión a veces de fingir demencia.

V: Mi primera impresión con los ukes era muy estereotipada pero a medida que fui conociendo más el género, más me sacaba de quicio el concepto del uke ‘nena’. De hecho el primer uke en el que estuve invertida emocionalmente desde que tengo uso de razón era Yukito de CCS, y él a pesar de ser bastante delicado, me gustaba no por eso, sino porque lo consideraba caballeroso, gentil y muy amable y respetuoso con los demás, y la amistad (en ese entonces no estaba clara en la vida xD) que tenía con Touya me parecía en extremo tierna. También me gustaba que protegiera a Sakura como le fuera posible. Y como te he comentado antes, Amilcar, en mi caso yo entré al yaoi por el slash y en ese mundo no existían esas distinciones tan sexistas de que el que recibe era la mujer. Más bien siempre me gustaban parejas que, o ambos eran particularmente masculinos, o nunca se estableció quién tenía qué papel. Cuando estuve más grande fue que me di cuenta de que en Japón se suponía que el caso era que el uke fuera ‘la mujer de la relación’ y a pesar de haber empezado con Gravitation donde Shuichi Shindou era más dramático que novela venezolana, nunca lo vi cocinando para Yuki, por ejemplo. Luego busqué otros ejemplos y ya a los 15 descubrí Junjou, y repudié ciertas parejas que caían en eso justamente, el uke sumiso que no quiere que lo toquen pero igual le cocina al otro pana. Luego me di cuenta de que siempre me gustaba más cuando el uke o era un poco tsundere, o le gustaba el acto del sexo en general, ya hablando en cuestiones de yaoi cuando tenía como… 17/18 que fue que caí con Sekaiichi Hatsukoi y descubrí uno de los primeros ukes a los que de hecho le gustaba tener sexo con otros hombres pues.

SA: Ya veo, Vicky, explícame más de tu exposición al género en otras fuentes. Hablaste del slash, que es un género en fanficion.

V: Yo buscaba mi yaoi en otras fuentes y terminé descubriendo una pagina española de fanfiction de temática gay llamada Psychobrain, donde escribían historias de temática sci-fi, novelas negras y otros géneros así pero cuyos protagonistas siempre eran gay. Nunca me limité al manganime porque en mi opinión de adolescente fujoshi, no había suficientes animaciones decentes del género en ese momento. Y no leía manga. Porque no me gustaba. Como me gustan los hombres, siempre buscaba que las parejas fueran justamente eso, dos hombres que a mí me movieran el bote como dice F2 (Risas). Si a mí me parecían atractivos ambos, era incluso mejor. Me daba más morbo.

SA: ¿Y el tema de las violaciones?

V: Con respecto a eso pues sí, y yo me alejé de Junjou Romantica porque la mayoría de las parejas comienzan a estar juntas luego de un acto forzoso de parte del seme. Si estuviéramos en otro lugar del mundo o si habláramos de otros géneros todos condenarían eso, porque la mayoría empiezan con violaciones, en todo sentido de la letra.

La violencia sexual en el yaoi

SA: Tengo que insistir sobre eso. Las violaciones de plano están mal ¿Entonces por que las toleran en el yaoi?

V: Yo todavía no entiendo honestamente por qué esa es la norma de mangas famosos, o mangakas de yaoi en general. Pero terminé desensibilizándome al tema por el hecho de que fuera tan común. Y estoy clara de que no está bien, pero no sé, pues. Mi manga favorito de hecho lo mencionó F2, Koisuru Boukun, y es el ‘date rape manga’ por excelencia. El seme viola al uke drogándolo y todo.

SA: Eso me resulta confuso… esa es una experiencia que no le desearía a nadie y sin embargo, aunque la odias, es tu manga favorito.

V: Yo trato de no tolerar sino… Evitar mangas que comiencen así la historia en su mayoría, pero es excesivamente común en historias populares y famosas, siempre termino viéndolo. En ese caso me inclino más por el shounen-ai si puedo porque siempre los inicios de las relaciones son más orgánicos y naturales. Es extraño explicarlo, de hecho. Porque el seme en este caso lleva años esperando una ‘señal’ de parte del uke, quien constantemente niega su dependencia hacia el mismo seme porque lo quiere mantener a su lado siempre como amigo.

F2: Es muy bizarro la verdad. Y caemos en estereotipo además: el hombre consigue lo que quiere por la fuerza

SA: Debe generarles mucho conflicto en la cabeza todo eso… Porque todo está mal, muy mal si las cosas son así

V: No lo justifico en lo absoluto pero… Luego la historia cambia mucho, o sea, es como el primer y único desliz del personaje. (…) Por lo menos en ese caso a pesar de haber comenzado de una manera súper conflictiva e injustificada, ellos resuelven el problema hablando, siendo honestos y dejando atrás la idea de que eso es un estigma y no se vuelve a comentar. Ambos aunque son opuestos, al menos tienen una comunicación envidiable. Pero el uke es tsundere en la parte emocional y física, y tienen conflictos en ese aspecto

El factor Morbo

Free no es yaoi formalmente, pero despierta el morbo… y las opciones de ships para Fujoshis

SA: Por otra parte, el morbo parece tener mucho que ver en el atractivo de este género para ustedes como mujeres. Siempre he visto que le responden a los hombres «¿A ti te gusta ver a dos mujeres verdad? Pues es lo mismo» ¿Pero realmente es lo mismo? Porque el hombre si le gusta ver a dos mujeres, pero en general es porque desea estar en medio de dos, es la fantasía del harem ¿Es el caso de ustedes?

V: Eso también es difícil de explicar pero déjame ver si puedo ¿Creo que tiene que ver con el fetiche del voyeur? El vouyeurismo trata de que te gusta ver cosas que no deberías ver, a las que no te invitaron. ¿No? Por lo menos eso tengo entendido. En este caso, pues no es cuestión de entrometerme porque también sé que ellos no están interesados en mí. ¿Me explico? Yo no hago nada ahí. Pero esa soy yo. Sí hay casos de casos donde me gustaría estar en el medio, pero son casos excepcionales donde ambos personajes me provoquen demasiado, demasiaaaaaado morbo. Pero solo si me dejan. Si no, I’m fine with taking pictures (Risas)

KnH: Soy voyeurista. No lo voy a negar. El morbo que me causa es una de las principales razones que me hace leer yaoi. El yuri no lo leo por la misma zalamería femenina, pero como en el yaoi a veces es sexo duro, rudo y cochino pues… Me gusta más. No me gusta el porno en general. Me gusta el sexo espontáneo. Siento el porno exagerado y forzado. Incluso el gay. Además no hay bishounen.

SA: No puedo evitar hacer esta pregunta ¿Entonces por que no ver porno gay por ejemplo? ¿Por qué animado si, pero de verdad no?

V: Veamos ¿Quién dijo que no? (Risas)

SA: Ok (Risas)

V: Aunque déjame elaborar antes de cavar mi propia tumba. Lo que me pasa con el porno gay es siempre dos cosas. Una, los actores son muy falsos y muy forzados, y dos, el que recibe normalmente está flácido. De hecho es casi siempre. Y los actores porno en general no son mi tipo. O sea tengo que buscar con demasiaaaaaaado tiempo lo que me gusta en específico para encontrarlo. Y qué pasa con lo de la flacidez, bueno, que no le gusta la vaina. Si algo he aprendido de los hombres es que si está flácido, no le mueves el bote (Risas). Entonces como siempre los veo sufriendo ahí, me estresa, porque sencillamente siento que no les gusta.

F2: Exacto, el sexo gay no tiene el elemento fantasía bishounen.

V: Con respecto a lo de los bishounen a mí no me molesta ver parejas gay con actores de verdad. El caso más obvio es Klaine en Glee.

KnH: Es distinto, a mi tampoco me molestan, es el porno gay el que me frustra.

Vicky: Ah bueno es que el porno en general es una mierda (Risas)

SA: Tocas un punto interesante. El porno en general carece de historia y si la hay los actores son muy malos.

V: Exacto jajajaja eso justamente era lo otro… Si no hay sentimientos que lleven al sexo, pues nah. No me llama. Me gusta más si hay trasfondo emocional. Todo es forzado en el porno.

KnH: Please, todos hemos pagado al pizzero con sexo alguna vez…. Es cotidiano, todo el mundo lo hace.

F2: Aquí terminaremos pagando la renta (del teléfono) con sexo, fuera de juegos. (Risas)

Shipping en series no yaoi

SA: Hay algo que hacen las fujoshis que suele ser el verdadero detonante de la ira contra el género y las fans. Es esa tendencia a ver ships en series donde no las hay en series que no son yaoi. ¿Me explican eso?  ¿Y entienden el porque de las molestias que eso genera?

V: No la entiendo (Risas). Nadie está molestado a nadie en ese aspecto. Además, hay series que se prestan para eso con situaciones específicas donde meten a los personajes. Está hecho para complacer a las fanáticas mujeres y eso no me lo puede negar nadie. No hay sports anime que no tenga un episodio de un Onsen por ahí.

KnH: Es el mismo debate del fanservice. Lo hay porque las productoras ven el dinero que pueden producir en mercancía allí. Kuroko no Basket es una prueba de ello, igual que Free! Lo que puede molestar un poco al fandom es que hay fujoshis intensas que necesitan meterle sus ships a los demás por los ojos. Como si tuviesen la verdad absoluta y no es así.

F2: El morbo bro. Por eso es crackship (Risas)

V: Es fácil pensar que ciertos personajes pueden ‘tener algo’ si cumplen ciertas características. En mi caso, tengo debilidad por los mejores amigos, por ejemplo. Y sí, puedo escribir fanfics pero no sé, es como tan simple decir, si no te gusta no lo veas. No entiendo por qué sumergirte en un universo que no te gusta, si no te gustan los ships no busques cosas con ships.

SA: Pero hay casos donde en teoría no hay nada y lo inventan. No por nada hay yaoi de Dragón Ball

V: Ewwww

KnH: Eso va mas alla de mis terrenos. Es muy hardcore.

V: No puedo hablar por esa gente, pero es que es muy sencillo evitar ver vainas feas como esa. Existe, pero a mí, nunca me interesó la serie, y menos el yaoi de la misma. Demasiado Bara para mi gusto de paso. No sé, o sea, yo me agarro de lo que veo, trato de no inventarme nada muy difícil de entender o explicar al menos.

SA: Ya que hablamos, explíquenme los géneros de yaoi

V: Bueno, está el Shounen-ai, que es más suave y no llegan jamás al acto sexual. Se enfoca más en el romanticismo de la cosa. El Yaoi es más fuerte porque tiene elementos sexuales de todo tipo… y está el Bara, que está hecho para hombres gay. Los otros dos géneros están hechos para un público femenino en general. Y el Shota es con personajes menores de edad… por lo general pre-pubertos… tipo 12-13 años.

KnH: El shota es para enfermos

V: Es muy asquerosito y yo me alejo de ese género por siempre y para siempre, amén.

SA: ¿Por qué el bara es para hombres gay? ¿No le gusta a mujeres?

V: Está hecho para los hombres gay pero a las mujeres puede gustarle. A mí no me gusta (Risas). Son hombres muy musculosos y todos peludos y no sé. No son mi tipo, pues. El Bara es como más tosco, los hombres están diseñados para ser todos grandotes y musculosos y exagerados en sus facciones. En el yaoi se mantiene el elemento delicado del manga normal, pues.

F2: Whooooo Bara is shocking bro. Lo mismo que el futanari.

KnH: El bara es dibujado por gays, para gays… ya que ellos consideran que el yaoi no los representa como comunidad

V: No sabía que el Bara lo dibujaban mangakas hombres. Fíjate. Algo nuevo se aprende cada día (Risas)

KnH: Sí, es hecho para la comunidad gay como tal. Ellos tocan temas que son más intrínsecos de su comunidad. Como salir del closet, sexo casual, promiscuidad, etc. La beta (reader) que me edita el fic lee bara, pero yo no lo trago. Es como porno pero dibujado. Es realista, pero no es bonito

V: Eso, el diseño no es necesariamente estéticamente agradable y por eso tengo entendido que a muchas mujeres no les gusta

SA: Pero a otras si… ¿Quizás porque les gustan hombres así?

KnH: Creo que es porque les gusta la idea de ver a los hombres en toda su fortaleza y machismo, siendo dominados por otro hombre

V: ¿Será eso? Yo no sé (Risas)

KnH: pero esa soy yo la que lo piensa, no me crean (Risas)

F2: ¿Pero saben que si me ha dejado quieta y fría? Los yaoi psicológicos. Una amiga me traumó con uno que tenia incluso Sadomasoquismo y bondage. Mi mente suprimió el nombre pero tiene que ver con Sakura algo… Creo. Es terrible. Jamás me empuje a tanto y no volveré a ese lado me quedo por la zona happy (Risas).

Sus parejas y el Yaoi

Fujoshi Kanojo, una comedia hilarante sobre un hombre y su novia amante del yaoi

SA: Hay una película japonesa en la que una chica es fujoshi y sale con un hombre que no solo no sabe nada del tema, ni siquiera sabe nada de anime. ¿Como es su relación con sus propias parejas y este tema?

V: Dios mío, yo me gané la lotería desde hace años. Yo veo a mi novio por primera vez, con un cosplay de Naruto. Y nosotros teníamos una amiga y conocida que se disfrazada de Sasuke. En una convención lo vi a él y a esta chica posando tipo… ‘yaoi friendly’ y obvio que me metí a tomar la foto. Casualmente luego a él le dio la cola el amigo que me dio la cola a mí al evento y nos conocimos así. Luego cuando le comenté que era fujoshi no era ningún secreto porque yo era miembro de un grupo Otaku, Capital Otaku, y participaba mucho sobre el tema en el foro. Y bueno, él me comentó que una vez por curiosidad vio Gravitation que a mis 15 años de vida era mi shounen ai preferido y de una se ganó un poco de respeto y puntos conmigo (Risas). Ahora en el presente luego de 10 años de relación, comparte un poco conmigo la idea de las parejas o los ‘lentes de shipper’ como yo los llamo, tipo que ve alguna serie y dice ‘estos dos parecen muy unidos’. Le agregué esa profundidad a nuestra experiencia otaku conjunta y de hecho por primera vez luego de nueve años y medio me dijo para ver Super Lovers juntos, a ver qué tal. Es un santo en ese aspecto. A él no le da ni pena decirle a sus amigas o conocidas o gente que soy fujoshi, pues. Sobre todo cuando en su Facebook ve cosas de las series que a mí me gustan. Es sumamente noble con el tema porque es algo que es ya, parte de mí, pues. De mi personalidad. Y él me conoce desde hace 11 años atrás.

SA: Confieso que empecé a ver Gravitation inocentemente hace muchos años. Fue un shock.

V: (Risas) Él dice que era porque era musical y eso le llamaba la atención y tal pero no engaña a nadie.

SA: Yo lo empecé a ver y no me gustó obviamente (Risas)

KnH: Mi novio vio todos los capítulos de Junjou Egoist (de Junjou Romántica) para «entenderme». Sin embargo me deja ser, siempre que no me ponga muy explicita. Es demasiado antiparabolico.

F2: El mio odia el género. Me hecha vaina pero a él no le gusta. Así que eso lo disfruto yo sola, como el disfruta de sus pornos en privado.

Conflictos de opinión con respecto a nuestro post original

Una vez concluida la conversación con las tres chicas les consulté sus problemas con nuestro post original de 2014. Y es que si bien hay muchas coincidencias con las opiniones expresadas por la autora de esa entrada, hay conflictos de opinión tanto de forma como de fondo.

Eso de que hay una identificación con los ukes, al menos en el caso de estas chicas es incorrecto. Para ellas un Uke demasiado femenino les desagrada, de hecho esperan que muestre alguna fortaleza. Si bien entienden la necesidad de que exista un dominante y un sumiso, no buscan ver a este último como la mujer de la relación. Si les gusta el yaoi es porque son dos hombres.

Tampoco consideran que esta pueda ser una ventana a ver como es la vida de los gays, tema que es cada vez tratado con más naturalidad en la ficción y que poco tiene que ver con muchos yaoi típicos, como lo definen estas chicas.

De igual forma les desagrada el punto del personaje heterosexual que tiene “una excepción” con un solo hombre que le gusta. Consideran que los yaoi con ese elemento son frustrantes porque intentan introducir luego a una mujer en medio de la pareja de hombres.

La generalización sobre el tema del Bara también causó controversia, pues si bien ninguna de las chicas que participaron en esta larga conversación les gusta, no negaron que hay mujeres que puede gustarles.

Otro punto de contención al respecto del artículo es como para defender sus argumentos atacaba a los hombres con frases como “no somos tan básicas como los hombres”. Curiosamente en los comentarios de ese artículo algunas mujeres apuntaron contra ese comentario, en defensa de los hombres.

No obstante, las chicas coincidieron también en muchos puntos con el artículo de Verónica, como en la frustración que les puede causar el Shojo tradicional.

En todo caso, pese a lo largo que pueda ser este artículo, la conclusión final es bastante simple:

A las mujeres que les gusta el yaoi es simplemente porque les gusta un romance con sexo, sin tanta pacatería como un shojo ni con un argumento pobre como un hentai… y si es entre dos hombres tanto mejor, pues al menos a nuestras tres participantes no les gustan las mujeres.  

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Manganime

Mira además

La segunda temporada de Kimetsu no Yaiba no tendrá censura

La Gerente de Programación de Fuji TV, Yuriko Nakamura, habló con la prensa japonesa hoy p…