Inicio Manganime Política, moralidad y humanidad: El mundo de Magi

Política, moralidad y humanidad: El mundo de Magi

27 minuto leer
0
0

(Madrid, 9 de Marzo. Yakuza Webzine).- Desde hace tiempo he querido hablar de Magi: The Labyrinth of Magic y Magi: Sinbad no Bouken, dos manga escritos por Shinobu Ohtaka y adaptados al anime por Studio A-1 y Lay-duce, respectivamente.

Pero esto no se trata de un review tradicional. Despues de todo Magi aún no concluye y su spin-off/precuela Sinbad no Bouken mucho menos. Pero valga decir que, pese a que hace uso de muchos lugares comunes del Shonen de Lucha, ambas obras constituyen un imaginativo Shonen de Fantasía/Aventura con muy bien empleados elementos de Lucha.

Publicada en la Shonen Sunday de Shogakukan desde junio de 2009, Magi ya tiene 28 volumenes compilados a Enero de 2016 y figura en la lista de manga más vendidos en Japón con frecuencia. Lo mismo ocurre con Sinbad no Bouken, que se publica como un webcomic en el portal de Shogakukan Ura Sunday, con guion de Ohtaka pero ilustrado por Yoshifumi Ohtera.

Magi, como sabrán todos los aficionados a la obra, está inspirado en gran parte en los cuentos de «Las Mil y Una Noches». La mayor parte de los personajes provienen de ese compendio de historias folkloricas arabes, aunque, curiosamente, Aladdin y la lampara maravillosa, Ali Baba y los 40 ladrones y Los Siete Viajes de Sinbad el marino originalmente no formaban parte de las noches.

Pero no vengo a discutir las peculiaridades de esta obra y universo, tampoco vengo a evaluar su plot, arte o ejecución, sino a elaborar sobre los dilemas políticos, morales y profundamente humanos que permean la historia y que la sacan del común denominador de la industria del manga y anime, al menos entre las obras mainstream.

La política de Magi

Magi Balbadd Cassim Alibaba Saluja
Dos rostros de una revolución

No es habitual que el tema político tenga tanta importancia en una serie shonen dirigida al gran público como lo es Magi. E incluso, las series que nos plantean problemas políticos no se adentran tan a fondo en el tema del funcionamiento de las naciones bajo distintos sistemas políticos.

La obra de Shinobu Ohtaka hace un trabajo excepcional al mostrarnos, en un entorno que se puede asumir como medieval, distintas formas de gobierno de la antigüedad y la modernidad, además de profundizar sobre la manera como funcionan.

La primera locación de la serie, Qishan, es una Ciudad Estado rodeada de un desierto y gobernada por un Sheikh, Jamil, que ejercía el control administrativo y político de la ciudad. Controlaba el comercio de mercancía y personas. Se trata de una jefatura de personas gobernada por un autocrata.

Luego pasamos a Balbadd, un reino concebido como un estado unitario, gobernado por una monarquía absoluta con 23 generaciones en el poder. Sin embargo, en el curso de la historia vemos como un golpe de estado intenta convertir al antiguo reino en una República con un gobierno democrático. Alibaba dice que algunas ciudades estado del desierto funcionan como democracia e intenta instaurar una. Sin embargo, termina siendo en un protectorado del imperio Kou.

Después conocemos Sindria, un reino de reciente creación gobernado por el Gran Rey Sinbad, quien funge como líder de la Alianza de los Siete Mares, una confederación de diferentes estados, con diferentes formas de gobierno cada una, pero que coinciden en que tienen un líder a la cabeza en la forma de un monarca, autoridad religiosa o militar. Si bien cada estado miembro tiene su gobernante, dentro de la alianza funcionan como una junta, presidida por Sinbad y que está en contra de invadir territorios de otros países.

Del otro lado de la acera está el Imperio de Kou, una monarquía absoluta con una política expansionista que se basa en la invasión y anexión de otros países. Funciona como un Estado unitario y apunta a dar homogeneidad a todos sus territorios conquistados, en oposición a la heterogeneidad por la que apuesta la Alianza de los Siete Mares.

Magi Magnostadt Aladdin
Estudiantes de Magnostadt, el país donde los magos son la oligarquía gobernante

También existe Magnostadt, anteriormente el reino de Musta’sim. Antes fue una monarquía, pero bajo su actual forma como el país de los magos es una meritocracia, donde se segrega a las personas de acuerdo a sus capacidades, en este caso mágicas. Con cinco niveles de ciudadanía, el país aparentemente funciona bien, pero oculta ciertas situaciones cuestionables.

Luego tenemos otro imperio, el de Reim. En este caso nos encontramos con un sistema de gobierno mixto. Si bien tiene un emperador, que se supone tiene el máximo poder político, su presencia en la obra es mínima, cediendo mayor protagonismo a una figura que funge como consejera y sacerdotisa en el mejor estilo de una teocracia. Se trata de Scheherazade, quien además es Magi.

Por último, aunque existen otros países, tenemos a Parthevia. Un pequeño país que solía ser muy poderoso y que cambió de reino a imperio, y que funciona como una monarquía absoluta.

Todos estos territorios están inspirados en la vida real, tanto en sus formas de gobierno como en sus características culturales. Arabia Saudita, Líbano, India, las islas Griegas, China, Israel/Palestina, Roma y Persia se encuentran representados de alguna forma.

Otros territorios solo referenciados o vistos solo brevemente también tienen contrapartes reales. Heliohapt claramente es Egipto, Artemyra es un claro cruce entre la tierra de las Amazonas y Grecia, Imuchakk tiene mucho de los Ainu pero también de los pueblos nórdicos, Sasan es un cruce entre Esparta y una ciudad fortificada europea y el Reino de Kina es claramente Japón.

Reparto principal junto a Sinbad, el líder carismático de Sindria

La forma como todas estas diferentes culturas y modos de gobierno conviven y se enfrentan, tiene un claro reflejo en la realidad y nos permite analizar las ventajas y desventajas. De hecho, mucho más adelante en la historia, el mundo evoluciona a una confederación de países que funciona como una empresa, con una junta de directores y un presidente. Nos encontramos ante unas Naciones Unidas supercargadas, con mucho más poder efectivo. De este modo se conserva la paz y las diferencias culturales, pero se pecha a la poca capacidad de adaptación de algunos países, como el caso de Kou.

En la obra vemos desde mandatarios benevolentes e inteligentes, hasta liderazgos altamente destructivos. También se nos presentan -si bien de manera somera- temas económicos, en particular la falacia del papel moneda.

El caso de Balbadd es muy particular, porque vemos como un país prospero y con recursos, cae en una espiral inflacionaria e hipoteca su futuro para sostener el estilo de vida de la aristocracia y la nobleza, mientras el pueblo cae en la pobreza más extrema. Si, Balbadd es Venezuela.

No quiero profundizar en ciertos detalles específicos, particularmente del último arco de la historia, pero Magi, por debajo de la historia de sus personajes, es un estudio de política y económica, insisto, con las limitaciones propias del hecho de que es simple entretenimiento.

Los dilemas morales, sociales y humanos de Magi

Magi Main Cast
De izq a der: Morgiana, Alibaba y Aladdin

Otro punto que capta el interés del lector/espectador en Magi y su spin-off son los numerosos conflictos humanos que enfrentan sus personajes. Uno de ellos es la noción del destino, que en Magi toma la forma de la voluntad del Ruhk, la energía espiritual universal que sigue un cierto orden determinado y ascendente de moralidad y virtud.

Por contrapartida nos presenta el concepto de la depravación, que consiste en ceder a los impulsos negativos y usarlos como fuerza para oponerse al orden determinado por la voluntad del Rukh. En primera instancia puede verse como un simple conflicto del bien contra el mal, pero conforme avanza la serie vemos personajes que han caido parcialmente en la depravación y no por ello son malvados… que si maquiavelicos en el sentido que para ellos el fin justifica los medios.

Así, tenemos a personajes depravados, usuarios del Rukh negro que buscan generar conflictos y alimentar emociones negativas para destruir el mundo moldeado por la voluntad del Rukh blanco. Tenemos a personajes claramente buenos que buscan una manera de llevar al mundo a la virtud siguiendo la voluntad universal y tenemos a personajes cuyas motivaciones no resultan tan claras y en cuyo interior habitan tanto el rukh blanco como el negro.

La idea del destino es un constructo que para muchos puede resultar una forma de prisión. Enfrentar dicho destino puede ser visto como una lucha por la libertad y el libre albedrío, lo cual no es malo en si mismo, siempre que los métodos para conseguirlo no impliquen dañar a otros.

Magi Kou Principes y Princesas Judal
Los príncipes de Kou, los «villanos», junto al Magi oscuro Judal

En Magi se hace un gran trabajo de presentarnos personajes con distintas ideas y formas de pensar, que piensan que están haciendo lo correcto a su manera. Aladdin es el compás moral de la historia en tanto que tiene una experiencia de vida nula, no comprende las normas de la sociedad en un principio y va aprendiendo sobre la marcha. Si bien es un claro ejemplo de bondad y se establece desde temprano que su lucha es contra la depravación y la injusticia, conforme ve las realidades del mundo comprende que no hay una verdad absoluta.

El arco de Balbadd es un claro ejemplo de ello. Alibaba pretende cambiar al país sin sangre y sin violencia. Su respuesta es la correcta desde un punto de vista utópico, pero falla en darse cuenta que las heridas de los oprimidos no se van a curar fácilmente.

Intenta que todos renuncien a sus querellas de un modo idealista que obvía el desprecio que las clases altas sienten por las bajas y el resentimiento de las bajas por años de sufrimientos. Cassim, su mejor amigo, entiende esto y lo aprovecha para generar una revuelta popular. Afortunadamente la crisis se resuelve con un saldo relativamente bajo de victimas, y tanto el manga como el anime hacen un claro énfasis en mostrarnos que la solución pacifica siempre fue posible pero que las manipulaciones tras cámaras de Al-Thamen son la causa real del conflicto.

Tal como en la vida real, la desigualdad de clases genera fricciones en la sociedad. Si bien es tonto pensar que no habrá siempre distinciones de clases y de origen, el verdadero problema está en lo amplias que pueden llegar a ser las brechas. Magi hace un gran trabajo, dentro de las limitaciones del medio y en el entendimiento de que se trata solo de un manga, de mostrarnos esto.

Más notorio aún es el caso de la sociedad de Magnostadt, donde los oprimidos y explotados magos se revelaron y tomaron el poder. ¿Su solución? Crear una sociedad meritocratica de clases donde los más hábiles y capaces magos gobiernan, los magos en formación van en un segundo nivel, los familiares de magos sin poder mágico y profesionales especializados en un tercer nivel, luego vienen los ciudadanos comunes que tienen roles establecidos y por último los ciudadanos de quinta categoría. Estos no tienen un rol útil en su sociedad y están ocultos a los ojos del mundo. Pese a ello no están tan mal como esclavos o como los pobres de otros países del mundo de Magi, al recibir comida, vestido y atención mínima, pero por contrapartida son usados como «combustible».

No es el único ejemplo, en Kou también dividen a la sociedad en clases preestablecidas y con roles específicos, pero garantizan una vida digna y en paz a quienes se convierten en sus ciudadanos, en especial si es de modo pacifico. El plan de Kou es acabar con los conflictos del mundo estableciendo una uniformidad absoluta.

Magi Sinbad Sindria
Sinbad y sus 8 generales, un grupo que ha experimentado lo peor y lo mejor del mundo

El tema de la esclavitud es otro tema recurrente digno de interés y el como la identidad puede ser afectada para quien vive como esclavo. Pero más que eso, Ohtaka no escatima en esfuerzos para mostrarnos a personajes de distintos orígenes y como reaccionan a las situaciones que enfrentan.

Está Alibaba, un chico que nació y creció en un barrio pobre, que de la nada es llevado a un palacio y educado como la realeza y que termina huyendo. A su regreso a su nación se enfrenta con el reto de cambiar un país, mientras madura él mismo.

De entrada tenemos a Morgiana, una chica de una raza especial que se convierte en esclava a muy corta edad y que no sabe que hacer cuando recobra su libertad. Eso hasta que consigue un proposito: luchar contra las injusticias del mundo.

Ren Hakuryuu es parte de la realeza y tuvo una infancia feliz, hasta que pierde a su padre y hermanos mayores. En su búsqueda de venganza sale al mundo y conoce la amistad y las realidades de otros, pero siempre arrastrando su oscuridad.

También tenemos al hombre que se hizo a si mismo, Sinbad. Empezó como un niño pobre pero con el llamado a ser grande. En el camino lo vemos convertirse en aventurero, hombre show, comerciante, esclavo y Rey. Dispuesto a todo por lograr lo que aparentemente es el bien mayor, el conocer donde recae finalmente su sentido moral resulta fascinante.

Por su parte, Aladdin desconoce su lugar en el mundo. Abstraído de todo, al haberse criado en otra dimensión, emprende un viaje para descubrir el significado de su existencia y ver el mundo con sus propios ojos.

En definitiva nos encontramos ante una obra con personajes fascinantes, dilemas morales interesantes, un trasfondo político/económico bien construido y sobre todo ante una historia entretenida. Definitivamente recomendada si eres una persona que puede apreciar esas sutilezas que van más allá de sus claras raíces shonen mainstream, las peleas con poderes mágicos y una inusual obsesión con los senos en su protagonista principal.

Ya le haremos un review formal, más corto que esto, cuando concluya.

¿Quieren otro análisis similar de otra serie, viendo más allá del simple plot? Mencionala en los comentarios.

Sobre In-Depth: Yakuza In-Depth es una nueva serie de artículos de análisis en profundidad que iniciamos con este trabajo sobre Magi de Shinobu Ohtaka. No se tratará de reviews tradicionales, sino de arañar la superficie de historias, sin importar su forma (anime, cómics, películas, series, discos) y estudiar los temas de trasfondo más que el simple plot o la calidad de la ejecución de una obra. 

Por Amilcar Trejo Mosquera (@senseiagot)
Imágenes: Shogakukan / Shonobu Ohtaka / Studio A-1

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Manganime

Mira además

Free! -The Final Stroke- salta a la piscina en nuevo tráiler

(Madrid, 26 de Julio. O’kuroku).- La primera de las dos películas Free! -The Final S…