Inicio Literatura Errores comunes de los escritores de Fanfiction y cómo solucionarlos

Errores comunes de los escritores de Fanfiction y cómo solucionarlos

18 minuto leer
0
0

(Caracas, 19 de Noviembre. Yakuza Webzine).- Cuando comencé a escribir fanfiction, lo hice partiendo de la idea de que escribiría como a mí me gusta leer. Claro, no iba a imponerle mi forma de pensar a cualquiera que leyera lo que escribía, pero si me puse como máxima de que si no les gustaba, no iba a ser porque la historia estuviera mal planteada o redactada, al menos.

Luego de algunos años en esto y casi dos con mi fic más largo hasta la fecha (50 capítulos y contando); me puse a reflexionar en medio de todo el fanfiction que he leído; algunos prometedores, otros… no tanto. Cuales son aquellos errores que se comenten con mayor frecuencia (todos los hemos cometido, no se hagan) y cómo podemos corregirlos de forma que podamos mejorar y ¿Por qué no? Pasar de crear historias maravillosas a partir de aquellas que ya existen, a crear las nuestras y pegarla como escritores.

Total… Si E. L. James lo hizo con un copia/pega de crepúsculo, nosotros también podemos… ¿no?

1. Escribir en formatos no adecuados:

Este es un punto sumamente importante; cuando uno va a aventurarse en esto tiene que tener en cuenta que mucha gente va a ver nuestro fanfiction (si decidimos publicarlo, claro está); y si queremos que lo lean y que no cierren la pestaña luego del primer párrafo y huyan despavoridos; tenemos que escribir en formatos que no resulten chocantes a la vista. Como los infames formatos de guion de teatro y mensajes de texto.

No es una regla, pero siempre el formato novela es mucho más cómodo de escribir y leer; además de que permite al lector tomar más en serio la historia que como un simple fanfic. Si queremos que quien lea se mantenga con nosotros desde el primer capítulo hasta el último; debemos captar su interés, cautivarlo. En vez de hacerlo así:

“Harry: (recostado de la pared con los brazos cruzados) ¿Entonces qué hago?
Hermione: (tratando de mantenerlo tranquilo) No, puedes ser tan severo, Harry… es solo un niño. Recuerda que tú eras igual o incluso peor en la escuela.
Harry: (arqueando una ceja) No es lo mismo, Hermione; en ese momento estábamos en medio de algo serio… No voy a justificar a James por ser un muchacho.
Hermione: (riéndose) No suenas como tú, Harry… suenas como yo.
Harry: (se une a ella en las risas) “Pueden hacer que nos maten, o peor… que nos expulsen” ¿recuerdas eso?
Hermione: Ron siempre dijo que tenía que replantear mis prioridades. (Continúa riendo) “

¿No se leería mejor de esta forma?

“― ¿Entonces qué hago?― preguntó Harry recostado de la pared y con los brazos cruzados como siempre que no hallaba como reprender a sus hijos sin parecer el villano de la partida.
― No, puedes ser tan severo, Harry… es solo un niño. Recuerda que tú eras igual o incluso peor en la escuela― Le recordó Hermione con el mismo tono maternal que siempre usó para aconsejarlo.
― No es lo mismo, Hermione; en ese momento estábamos en medio de algo serio… No voy a justificar a James por ser un muchacho.― arqueó una ceja justificándose. Ahora sentía que no tenía moral para reprender al mayor de sus retoños; quien había heredado la misma energía y sentido del humor de su abuelo, además de su nombre. Hermione no pudo evitar dejar escapar una risita
― No suenas como tú, Harry… suenas como yo.
Harry se unió a ella en las risas luego de ese comentario. De verdad pasar tanto tiempo con la castaña comenzaba a contagiarle su carácter.
―“Pueden hacer que nos maten, o peor… que nos expulsen” ¿Recuerdas eso?― le preguntó divertido.
― Ron siempre dijo que tenía que replantear mis prioridades.― comentó en respuesta y ambos continuaron riendo a la salud de los viejos tiempos.”

Al lector se le hace más familiar el segundo formato, puesto que es el mismo que usa la serie original y también le permite familiarizarse mejor con lo que sienten los personajes y el entorno donde se encuentran.

2. Uso erróneo de los honoríficos

Esto es algo que se ve más que todo en los fics que derivan de series de animé. No es algo que represente un error como tal, pero si es un poco… distractor leerlo.

Son los “chan”, “san”, “sama”, “kun”, “onee-sama”, “onee-chan”; etc. En fin, todos esos honoríficos japoneses que no tienen cabida en el español y que, por ende, deberían incluirse lo menos posible. Y menos si vas a incluir personajes originales y no estás muy claro de cómo usarlos.

Puede resultar un poco molesto para el lector estar inmerso en un diálogo para tropezar con un chan que no debería ir allí si los personajes apenas se conocen o uno de ellos no es del tipo de familiarizarse rápidamente o ser un poco irrespetuoso. Se los garantizo que va a perder la concentración y va a pasar el resto del capítulo pensando en que ese honorífico no va allí y que fácilmente pudo prescindirse de él.

Una sugerencia (y es algo que yo aplico en mis fics); es que, en la medida de lo posible sustituyan los honoríficos por equivalentes en español; llegará un momento en que podrán evitarlos del todo.

Aquí les dejo algunas opciones:

Sakura- chan puede cambiarse fácilmente por Sakura, sin honoríficos; puesto que es implícito que el personaje es familiar con ella y que la puede llamar por su nombre de pila.

Kirishima-sama puede sustituirse por señor o señora; dependiendo del género. Implica una relación un poco más formal o que el personaje es menor.

Yukina-kun puede sustituirse por señorito o señorita. En el caso de bocchan, podríamos usar Joven, seguido del nombre o apellido. O mi señor si se trata de una relación mayordomo- sirviente (¡no hay excusas, fickers de Kuroshitsuji!).

Y, naturalmente, onee-san, otou-san, okaa-san, onii-chan, ane-ue, haha-ue, pueden sustituirse por; hermanita, papá, mamá, hermana o madre.

3. No planificar la historia

Si lo que vas a escribir es un long-shot, o un fic de varios capítulos; es primordial, imprescindible y preponderante que lo planifiques primero. Si, igual que se planifican las películas, los videojuegos y obviamente los libros. Un fanfiction es una historia con personajes que ya existen, bien sea en su universo o no; por lo que igualmente requiere una planificación.

Cuando yo decidí escribir mi propio fanfic y ya tenía la historia en mi cabeza, el paso siguiente fue sentarme a planificarla. Qué personajes jugarían qué rol y cómo se iba a desenvolver hasta el final. Incluso escribí el final junto al primer capítulo; de esa manera tendría orientada la historia y podría definir con mayor exactitud como llegaría a ese final. Claro, no tienes que apegarte a ese final hasta el último momento, está permitido cambiar algunas cosas, pero siempre que mantengas un orden.

Las historias siempre se componen de un origen (el punto de partida del fic, donde están los personajes en el presente de la historia), un conflicto (todas las intrigas, dramas, chistes y cosas que harán los protagonistas), la solución de ese conflicto (la batalla final, la gran guerra, el cumplimiento de la profecía) y el final (el felices o infelices por siempre, eso depende de ti). ¿Recuerdas el qué, cuándo, quién y cómo que te plantearon en literatura? Tal cual.

Cuando establezcas tu plan, apégate a él. De esa forma evitarás lagunas y tramas sin cerrar al final del fic. Sobre todo si es muy largo.

4. Pérdida del entusiasmo

Es el error más grave. Muchos fickers creen que porque su historia no tiene cuatrocientos comentarios, no es buena. Tienes que creer en tu obra porque si tú no lo haces ¿quién más lo hará?

Si crees que tu historia puede mejorar en algo, entonces vuelve a leerla y edítala, o consigue un beta que te ayude a hacerlo. Los betas son personas (por lo general también escriben fanfiction) que ejercen la función de editores, es decir, leen tu historia y te comentan en qué partes puedes mejorarla. La elección de un beta es casi tan delicada como la de un confidente, porque esa persona lee tu historia primero que nadie; así que la confianza es primordial, pues lamentablemente; internet es una jungla y, puede que tu fic no sea el próximo Harry Potter… como puede que sí lo sea… pero en manos de otro.

Con respecto a la pérdida del ánimo, es importante que sepas que nadie nace aprendido y que todos tropeamos cuando estamos empezando, pero el sentimiento generado cuando lees que tu historia hizo reír a alguien en un mal día, o lo hizo llorar de emoción es gratificante. Así sea una sola persona que lo lea, nuestra historia deja de ser solo nuestra sino también comienza a pertenecer a aquellos que la leen.

Además, repito, si E. L. James convirtió un fanfiction de Crepúsculo en un Best Seller, ese universo tuyo donde Italia, Alemania y Japón son los Cazafantasmas tiene muchísimo potencial. Solo tienes que pulirlo un poco.

Espero que este artículo les haya ayudado a detectar esos detallitos que todos solemos cometer al momento de escribir fanfiction y si se me pasaron algunos (no puedo nombrarlos todos, el artículo sería muy largo), pueden dejarlos junto a cómo trabajar en ellos, en la sección de comentarios.

Por Kuro No Hatter (@kuronohatter)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por KuroNoHatter
Cargue Más En Literatura

Mira además

Dinard: El lado más musical y encantador de Iwan Rheon

(Caracas, 23 de Junio. Yakuza Webzine).- Para quienes no lo sepan; Iwan Rheon es el actor …