Inicio Literatura Retrato en Sangre: Cómo un final puede estropear un libro casi perfecto

Retrato en Sangre: Cómo un final puede estropear un libro casi perfecto

11 minuto leer
0
0
Retrato en Sangre Review

(Caracas, 26 de Octubre. Yakuza Webzine).- Muchas opiniones diversas existen en torno al escritor americano John Katzenbatch; muchos fanáticos de la literatura de suspenso lo llaman genio; los más extremos de sus detractores afirman que es una porquería que ha tenido éxito gracias a una pseudo cultura de supuestos lectores que nunca han sido impactados con suspense del bueno, e incluso sus admiradores son considerados los twilighters de esta excitante rama de la narrativa.

Yo, en lo personal debo admitir, con cierta culpabilidad, que soy particularmente vulnerable a su forma de narrar, es envolvente y hay momentos en que colocas el libro sobre la mesa y no puedes cerrar la quijada de la sorpresa mientras susurras un quedo “Mierda” pues hay momentos del libro que quedas perplejo del giro que pueden tomar las cosas.

En esta oportunidad en particular, voy a compartir mis impresiones acerca de Retrato en Sangre, escrito en 1987, pero, gracias al despegue vertiginoso de su autor, se ha reimpreso más de 4 veces, siendo la última en 2010.

La historia comienza con la detective Mercedes Barren (A quien amé, adoré y quiero ser como ella cuando sea grande), una entregada y talentosa detective de la policía de Miami, invicta en cuanto a resolución de asesinatos, caso que llega a sus manos, caso que resuelve sin darle la más mínima oportunidad al homicida si quiera de planear una coartada que lo saque del embrollo, analítica, intuitiva y asombrosamente calculadora y meticulosa; Barren es una de las joyas de la corona del sistema judicial americano hasta que un suceso transforma su vida, desgarrándola por completo y podemos decir también que la trastorna un poco. Convirtiéndola en el peor enemigo de la justicia, una mujer con sus talentos en busca de venganza al margen de la ley.

Por otro lado están Martin y Douglas Jeffers; dos hermanos un tanto disfuncionales a raíz de la forma tan indolente y violenta en la que fueron criados; abandonados cuando eran unos niños y criados por los primos de su madre, quienes de criar a unos niños sabían lo mismo que yo de bioquímica genética, crecen llenos de rencores y rabias que canalizan de formas muy diferentes. Martin convirtiéndose en un psiquiatra de renombre, solitario y aislado emocionalmente a todo lo que pueda romper su frágil equilibrio de vida y Douglas convirtiéndose en un fotógrafo de fama mundial, premiado y reconocido con el curioso hobbie de ser asesino en serie….

En medio de toda esta catástrofe familiar, está Anne Hampton, una fría y asocial estudiante de literatura clásica que fue arrastrada a esta serie de eventos desafortunados y reprogramada a punta de golpes y experiencias traumáticas para convertirse en la biógrafa personal de Douglas Jeffers, quien, con una retorcida percepción del mundo, piensa que matar es lo más sencillo en la vida y que incluso, nuestra sociedad nos inculca que el asesinato es algo normal y bien visto a través del sueño americano.

Debo decir que el libro es enganchante, es adictivo y es de esos que lees parado en el metro de Caracas e incluso te hace agradecer los retrasos porque puedes leer un poco más. Para mí que solo podía leerlo de camino al trabajo y de regreso a casa fue un detonante de ansiedad porque mientras trabajaba mis pensamientos estaban en mi cartera, vagando dentro de ella, intentando adivinar cuál sería el próximo movimiento de Mercedes Barren (a.k.a La detective más badass del mundo), cuál sería la reacción de Martin al enterarse de los horrores de los que su hermano era responsable, o cuando carajo se iba a revelar Anne Hampton e iba a ponerle a Douglas una bala entre las dos cejas, demostrando que la alumna podía superar al maestro, y que el opresor es fuerte, hasta que el débil quiere.

Pero…, que buena broma que nunca falta el condenado pero; una de las cosas que más condeno de este autor es su tendencia a escribir libros que te dejen pegado durante todos los capítulos para después darte un final tan… simple. Si, así como lo dije, aplaudo con fiereza y euforia el contenido del libro hasta las últimas 3 páginas, en uno de los finales más abruptos y desabridos que he leído, es más… si el libro no tuviera ese final tan detestable podría pasar a mi lista de favoritos… pero ¡No! Tenía que haberlo como en la Historia del Loco y como en Juicio Final. En uno de esos finales que te hace revolver las páginas en busca de más y quedas… desalentado.

Claro, no digo que el libro es malo, al contrario… es una maravilla, exceptuando el final. Hay momentos en que deseas que Mercedes encuentre a Douglas y le dé por fin el balazo que tanto se ha prometido darle y que tanto anhelas también que le dé; sufres con Martin y con su encrucijada entre la moral y su cariño de hermano y odias y compadeces a Anne al mismo tiempo porque cada día se pierde más a sí misma convirtiéndose más y más en la sumisa y obediente Boswell; pero el final es simplemente odioso…

Yo les recomiendo ampliamente que lo lean y se hagan su propia opinión, de esa manera pueden decir si tengo razón o no, sé de alguien que me comentó que estaba siendo muy severa con el libro… pero claro, es opinión de cada quien….

Le doy un 7/10.  Si, 3 puntos menos por el final… de no ser por ese… ese maldito final, tendría un 10 redondo.

¿Comentarios? ¿Preguntas? ¿Debates? Abajo está la sección de comentarios… Esta es mi primera reseña para este blog, en mi regreso (espero triunfal) a este mundo 2.0… espero haya sido de su agrado.

Por KuroNoHatter (@kuronohatter)

retrato en sangre

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por KuroNoHatter
Cargue Más En Literatura

Mira además

Dinard: El lado más musical y encantador de Iwan Rheon

(Caracas, 23 de Junio. Yakuza Webzine).- Para quienes no lo sepan; Iwan Rheon es el actor …