(Caracas, 5 de noviembre de 2013. O’kuroku Webzine).- Hay una realidad innegable, todos estamos influidos por los medios de comunicación y lo que exponen. Partiendo de esa premisa, hoy cambio la dinámica para abordar un poco más en serio el tema ¿Nos transculturizó el manganime? Esa es una pregunta que respondí en una investigación que hice en 2007 y la respuesta es un si.

Para mi trabajo especial de grado como Comunicador Social, decidí estudiar el proceso de transculturación del manganime en Latinoamérica. Elegí una metodología cualitativa y seleccione a 5 informantes clave que entrevisté en varias ocasiones. Dos de ellos formaron parte del equipo de este sitio web años más tarde. Pero entremos en materia.

El manganime es cultura

genshi-culture
¿Cultura Otaku? Genshiken era un muestra de eso, al menos en Japón

El manganime es una expresión cultural y artística. El manga es un arte cuyo vehículo es el medio impreso en las diversas variantes que requiere este producto, y que, en tanto que obra literaria y gráfica contiene un mensaje y una fuerte carga de intencionalidad.

El anime por otra parte es una producción audiovisual cuyo medio es la exposición televisiva, cinematográfica o en video. También está cargado de una serie de mensajes que fueron concebidos en el contexto de la cultura asiática, más concretamente la japonesa.

Tanto uno como el otro (y en conjunto) generan toda una gama de subproductos culturales: música, juegos, mercancía, etc., elementos que a su vez se expanden a través de todos y cada uno de los medios de comunicación.

Ante ese escenario ¿Cómo no estar influidos por eso? ¿Cómo algo a lo que nos exponemos constantemente por horas, días, meses y años no va a influirnos? Hoy en día vivimos en un entorno globalizado mundial en el que las diferencias culturales se hacen cada vez más pequeñas y construimos una “macro-cultura” global.

En casos individuales incluso construimos “culturas de bolsillo” para cada individuo. El manga y anime se ha difundido tanto y su exposición ha crecido tanto, que tiene un peso especifico tremendo en la cultura de cada persona que lo disfruta.

La «culpa» es de Internet

anime_computer
Internet, culpable de fomentar el vicio otaku

Les tengo un reto. Escriban anime o manga en Google ¿Cuántos millones de resultados aparecen? Escriban el nombre de una serie en especifico. ¿Ahora cuantos fueron? Internet es el medio por el cual los aficionados a esta subcultura tienen el acceso más rápido y directo a información sobre manganime.

También es donde pueden compartir sus experiencias con otros aficionados y expresar su gusto por ello, llegando incluso a convertirse en creadores de contenido.

Si bien la causa del éxito del manganime está en las preferencias individuales de cada quien y el como satisface ciertos intereses, el atractivo de estas obras subyace en algo curioso: las similitudes y las diferencias de nuestros patrones culturales y los japoneses. El contacto con el manganime de las generaciones mayores fue gracias al televisor y luego el Internet fue quien nos reveló que esto se llamaba anime. Hoy en día quizás es Internet es el primer medio de contacto.

¿Por qué nos gusta el manganime?

whyanime
El animé nos atrapó en la niñez. Este montaje lo hice para mi tesis en 2007

La transculturación del manganime en nuestro lado del mundo es una consecuencia directa de la exposición mediática de estas obras en las televisoras latinoamericanas. ¿Pero que es lo que nos atrae de este mundo?

Les diré lo que descubrí por experiencias propia y con mi estudio. Aquellos que aprecian la secuencialidad de las historias son los primeros en quedar amarrados. El anime suele tener un principio y un fin, no son series que continúan indefinidamente, aunque hay excepciones ojo.

Otros que caen en la afición son aquellos que valoren la individualidad y la motivación al logro, dos temas habituales en estos trabajos y en la cultura japonesa. Otro factor es la increíble capacidad del anime y manga para abordar cualquier tema y llegar a cualquier grupo de edad o género.

Otro factor son las creencias exaltadas en el anime: La energía o espíritu interno, el destino (construido o fijado), la trascendencia espiritual; todo esto puede resultar muy atractivo y se que para mi lo fue. El anime y manga puede ayudar a enriquecer el bagaje cultural de cada quien o al menos despertar la imaginación. Lo que nos lleva a otro punto.

La afición al anime y manga nos suele poner creativos. Algunos escriben fanfics, otros hacer fanarts, algunos van más allá y se vuelven autores de dôjinshi. Hay quienes se aventuran a lo audiovisual, los que hacen fanzines o, claro, los que son cosplayers. Sin olvidar a los youtubers de anime o anitubers.

Recapitulando, el manganime es una subcultura transferida por los medios y asumida por sus aficionados, por ser parte de su infancia y por contener elementos que les atraen intelectualmente.

La transculturación que se produce por el manganime es un proceso natural, y la misma premisa puede aplicarse a todos los contenidos que se exponen en los medios sin importar su procedencia.

Si esta influencia es negativa o no depende enteramente de cómo se perciba la experiencia y del entorno familiar y social de cada quien. ¿Mi caso? La afición al manganime enriqueció mi cultura y agradezco cada día de mi vida el haber crecido viendo Mazinger Z, Astroboy, Robotech, Dragon Ball o Samurai X.

Por Sensei Agot (@senseiagot)

Con información del estudio titulado: ANÁLISIS DE LA TRANSCULTURACIÓN MEDIÁTICA DEL MANGANIME EN LATINOAMÉRICA. UN ESTUDIO DE CASOS

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Manganime

Mira además

Free! -The Final Stroke- salta a la piscina en nuevo tráiler

(Madrid, 26 de Julio. O’kuroku).- La primera de las dos películas Free! -The Final S…