Inicio Cine Leal: Cuando un libro mediocre se transforma en una película aún peor

Leal: Cuando un libro mediocre se transforma en una película aún peor

13 minuto leer
8
0

(Caracas, 14 de Marzo, Yakuza Webzine).- Veronica Roth no supo terminar la saga Divergente, con su última entrega: Leal, de forma decente, y al parecer, el escritor de la película se tomó el trabajo bastante en serio, porque no solo entregó una película terrible, sino que tampoco le dio un final satisfactorio para obligarnos a sentarnos dos horas más el próximo año a ver cómo termina este chiste…

Debo comenzar este artículo aclarando algo de una vez: Fui la más ávida fanática de Divergente. Honestamente, me lo devoré en tres días sin parar. Lo leía durante las clases. Lo leía en la biblioteca. Lo leía hasta en la ducha. Me fascinó.

Además, debo decir que disfruté moderadamente de las dos primeras entregas de la saga de películas y estaba esperando que esta arreglara el inevitable choque de trenes que se volvería la saga luego del segundo libro, pero creo que entregué mis expectativas demasiado pronto.

Cuando salió el libro de Insurgente me lo compré, en Estados Unidos, víctima del hype absoluto por saber más sobre el destino de Tris y Cuatro. Y me decepcioné en sobremanera de un libro sumamente largo y repetitivo que no me dio lo que Divergente me había dado. Así que apenas salió Allegiant/Leal, no esperé mucho para leerlo, y los leí ambos casi juntos. Demás está decir que fue como una sobredosis de algo malo… sencillamente no quise leer mucho tiempo después de eso.

La decepción del final y de la explicación en general fue tal, que podría decir que Leal fue uno de esos libros que me terminé por compromiso, y no me da vergüenza decir que ni siquiera leía algunas páginas porque me parecían aburridísimas. Cuando llegaba a una especie de clímax o explicación importante, volvían a decepcionarme, así que apagaba mis ojos de manera consciente. Siento, prácticamente, que leí ese libro dormida.

Ojalá y hubiese estado dormida durante la película…

Las infinitas fallas de Leal

Leal es la tercera entrega de la saga Divergente, luego de su segunda película, Insurgente. Dejamos a nuestro grupo de Tris, Cuatro, Peter, Christina, Tori y Caleb en malas manos: Evelyn se apoderó del poder y pretendía hacer lo mismo que Jeanine, básicamente.

El film está lleno de fallas de argumento por doquier, sin contar las cantidad exorbitante de escenas banales, como Cuatro practicando con unos drones y la existencia de unas burbujas flotantes y ascensores flotantes… y edificios de forma fálica flotantes. Aparentemente, en el futuro, todos flotamos. En burbujas anaranjadas de bajo presupuesto.

Ya, de por sí, esta entrega iba a ser una carga: Cayó en la moda que instauró Harry Potter y ahora todos imitan. Necesitaban dividir la última entrega cinematográfica en dos películas. Ya, esto era cuestión de ambición, puesto que el libro tiene tan poco contenido que una sola película bastaba para llegar al final del asunto.

Esta decisión cavó la tumba de Leal, ya que en principio deciden complicarlo todo demasiado, cosa que cansa a la audiencia, y dejan muchas cosas sin explicar lo suficiente para que la confusión al menos pase. Además, ninguno de los acontecimientos importantes tiene la trascendencia necesaria para que la audiencia se haya invertido previamente y le importe un comino lo que está pasando.

Los conceptos de la saga Divergente siempre fueron interesantes, pero desde un principio, tanto Veronica Roth, la autora del libro, como los guionistas de la película, no supieron cómo aprovecharlos y terminaron desperdiciando todo lo que tenían porque no lo desarrollaron lo suficiente.

Tratan de entregarnos una intriga para justificarlo con un simple «porque sí», haciendo inconsecuentes ciertas escenas que deberían ser motivo de polémica para unos personajes tan moralistas como lo son Tris y Cuatro. Tratan de darle importancia a ciertas cosas que no la tienen, o que por lo menos no son prioridad ahora, y además, lo que se construye para el clímax final de la película, queda totalmente corto puesto que la última escena es simplemente cursi.

El final de la historia, o lo que quieren mostrarnos como tal, es anticlimático. Mientras nuestros protagonistas la están pasando bomba del otro lado del muro, en su hogar hay una terrible guerra donde se discute el uso de armas biológicas… y no llegan a intervenir sino hasta el último momento, a pesar de que tenían a una persona que podía hacerlo desde un principio con un poco de violencia para coaccionarle, porque se supone que Cuatro es James Bond al igual que Tris, pero no, era mejor enfocarse en cosas de sci-fi sin sentido y ridiculeces sobre pureza y genética. ¿Alguien me explica por qué Tris es pura? No, nadie, porque absolutamente nadie lo entiende. Se supone que Cuatro tiene 99% de pureza, ¿qué faltó en ese uno por ciento? ¿Le preguntamos a Veronica Roth? Nah, es que ni ella sabe explicarlo. ¡Vamos!

Los efectos especiales son mediocres hasta decir basta, y la cinematografía es sosa. Hay momentos injustificados de shaky-cam, malos enfoques de personajes y transiciones de edición que no tienen sentido.

Finalmente, lo poco rescatable de la saga son sus actores. Miles Teller ha comentado infinitas veces lo mucho que le incomoda rodar esta película, porque sencillamente no le gusta, y su personaje, Peter, siendo el más doble-cara y desagradable de la saga, sigue incomprensiblemente vivo, aunque Cuatro y Tris lo hayan visto traicionarlos centenares de veces sin razón aparente y, cabe destacar que Tris ha matado a otros personajes por menos.

Sin embargo debo decir que Theo James y Shailene Woodley, por más protagonistas que sean, entregaron una actuación floja, por no decir simple. Hay una escena en particular que me llamó la atención donde Christina y Tris estaban disparando, y Shailene como Tris no estaba apuntando a ninguna parte, solo corría con el arma en la mano y hacía que disparaba. Vamos, al menos podía esforzarse un poco con ello. Ansel Elgort como Caleb fue una especie de amigo gracioso en esta película, igual que las tonterías de Miles Teller con su Peter, pero de resto, no hay nada salvable.

Es una absoluta lástima que el talento de Tove Lo se haya desperdiciado para hacerle la canción a esta película tan nefasta. Al menos puedo decir algo bueno; la canción de los créditos escrita e interpretada por Tove Lo era excelente. Se las dejo más abajo con el tráiler de este circo para ver igual qué les parece. Si salieron tan asqueados como yo, dejen su comentario más abajo para odiar la película juntos.

Moraleja: Si uno de los actores odia la franquicia en la que está trabajando (véase Robert Pattinson en el caso de Twilight), tienes que saber que algo estás haciendo mal, y tomar notas para cambiarlo.

Lo peor de todo, amigos, es que todavía queda una película. No olviden eso.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por VickyFleitas
Cargue Más En Cine

Mira además

Lo mejor del K-pop en el 2018 – Solistas

(Madrid, 07 de enero, O’kuroku).- El 2018 parece haberse ido en un suspiro, pero vay…