Inicio Cine Captain America: Civil War, o cómo Marvel nunca deja de sorprenderme

Captain America: Civil War, o cómo Marvel nunca deja de sorprenderme

13 minuto leer
0
0

(Caracas, 02 de mayo, Yakuza Webzine) Es una práctica común en mi caso personal, de salir de una película de Marvel elogiándola, con muy marcadas y contadas excepciones. Para Captain America: Civil War, mis expectativas estaban tan altas como para Captain America: Winter Soldier; y salí tan prendada de la película que, a tres días de haberla visto, siento una necesidad muy irracional de verla de nuevo.

Captain America: Civil War es una película que apuesta por una fórmula similar a las anteriores. Podemos equipararla con Avengers en calidad de humor y acción, y también en el amplio elenco que en cada película va en aumento. Sin embargo, este filme no deja de ser un estudio de personaje tras otro, enfocándose sobre todo en las emociones, pensamientos y posiciones de cada uno de los miembros opuestos de Team Cap y Team Iron Man.

La premisa es muy similar a Batman Vs. Superman en la superficie: La razón por la que los “equipos” se dividen, es porque deben firmar un tratado, aprobado por 117 países que propone regular a los superhéroes usando un comité de las Naciones Unidas.

Luego de los destrozos ocurridos en Washington, Nueva York, y Sokovia -y la escena introductoria de esta cinta que se desarrolla en Lagos, Nigeria- el gobierno de Estados Unidos y las Naciones Unidas se encuentran en una diatriba. O dejan a los súper héroes andar por ahí, sin supervisión, o comienzan a ponerles trabas para que desastres semejantes no ocurran, obligándolos a seguir instrucciones y obedecer a la burocracia, pidiendo permiso para realizar operaciones de rescate o cualquier otra índole.

Los hermanos Russo sin duda son una de las mejores cosas que le ha pasado al universo cinemático de Marvel. Luego de haber creado una de las más fantásticas entregas del MCU, El Soldado de Invierno, volvieron con tanta o más fuerza, tomando riesgos en enfocar esta historia en sus personajes y no tanto en lo que pasa a su alrededor.

Lo interesante del conflicto de la película es que se realizó de una forma muy delicada y bien explicada. Se comprenden las razones de cada bando y sus puntos de vista, y por qué están dispuestos a defenderlo. Tony, por ejemplo, que es un personaje imperfecto pero con buenas intenciones, quiere enmendar los errores que cometió  – Léase: Ultron, como el ejemplo más reciente – para expiar un poco sus culpas.

Captain America: Civil War es una película innegablemente épica, que está llena de batallas verdaderamente intensas de gran escala, pero también tiene un toque emotivo que no deja de sorprender, con muy buenas actuaciones de parte de los personajes involucrados.

El tono de la película tiene un balance perfecto entre lo serio y la comedia que siempre ha caracterizado a Marvel; hay peleas violentas, escenas donde tememos por la seguridad de nuestros personajes favoritos y muchas otras cosas que no debería abordar sin hacer spoilers. Sin embargo, las líneas de comedia están ahí para aligerar la carga, y cumplen su cometido a la perfección. No había alma en el cine que no se riera con ciertas escenas puntuales llenas de humor.

Robert Downey Jr. nos muestra a un Tony Stark mucho más serio, lleno de culpa y remordimiento. Es palpable su madurez a través de la saga. Steve Rogers, encarnado por Chris Evans, se desarrolla como un personaje cuyas convicciones de hacer lo correcto y su lealtad a sus amigos nublan un poco su juicio, y se denota que tal vez su ego sea un problema mayor que el del mismo Tony Stark.

Scarlett Johansson como la Viuda Negra tuvo excelentes escenas de acción y de desarrollo de personaje que compartió con Steve Rogers; Sebastian Stan (Bucky) y Anthonie Mackie (Falcon) compartieron un par de escenas que se transformaron en mis preferidas de Captain America: Civil War, Paul Rudd como Ant-Man, a pesar de su poco tiempo en pantalla se destacó en humor y en ejecución de su personaje, y Paul Bettany, Visión, nos mostró otro lado de su personalidad; sus intentos de parecer y ser más humano, a pesar de tener un poder escalofriante que dejaría paralizado a cualquiera que se atravesara en su camino.

Además, Tom Holland con su Peter Parker hizo un excelente trabajo en las escenas en conjunto a los demás actores, y su escena con Robert Downey Jr. quedará en los recuerdos de los espectadores como una de las más notables de todo el film. Sin embargo, todavía tengo que ver más de su trabajo porque aún no estoy convencida de que sea el mejor Spider-Man de toda la historia, teniendo en cuenta que Andrew Garfield era mi favorito. Y no quisiera olvidarme del trabajo breve, pero fantástico de Chadwick Boseman como Pantera Negra. Su presentación en Captain America: Civil War valió la pena para la mayoría de los fanáticos, igual que con la preciosa Emily VanCamp, como la agente 13.

A nivel técnico, también debo mencionar que los combates mano a mano fueron coreografiados de forma muy realista, y a pesar de alguno que otro corte poco convincente con cambios de escena algo obvios; esos momentos de pelea destacan muchísimo como uno de los altos de la película. La escena de pelea en el aeropuerto, aunque poco impresionante en el trailer, es creo que la mejor secuencia de demostración de súper heroísmo en toda la saga cinemática del universo Marvel.

La trama, aunque poco complicada, logra mantener a más de uno al borde del asiento y dudando de a cuál “equipo” apoyar. La historia fluye de una manera muy realista y orgánica, y cada conflicto tiene una razón de ser y una resolución adecuada, sin dejar cabos sueltos.

Lo más destacable de Captain America: Civil War fue su habilidad de balancear tantos personajes con una historia como un eje central, y no aburrir a nadie cuando dedicaban segmentos a historias secundarias de los personajes menos importantes. Creo que no hubo interacción aburrida en la historia, incluso si tomamos en cuenta el tinte político que toma desde un principio.

Captain America: Civil War se siente más que adecuada como una buena antesala a las cintas de las Guerras del infinito, y nos deja a todos esperando por mucha más acción y mucho más desarrollo de personajes. El filme era todo lo que esperaba de él, salí sumamente satisfecha de la sala con solo ganas de verla de nuevo. Ahora solo esperemos que las películas que quedan en esta cuarta fase del MCU logren superarla o se construya algo sobre la base establecida por el final de esta cinta tan entretenida.

Por Ana Victoria Fleitas (@VickyFleitas)

Fotos: Marvel Studios / Walt Disney Studios Motion Pictures

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por VickyFleitas
Cargue Más En Cine

Mira además

Lo mejor del K-pop en el 2018 – Solistas

(Madrid, 07 de enero, O’kuroku).- El 2018 parece haberse ido en un suspiro, pero vay…