Inicio TV The Magicians cerró mal, pero fue un buen viaje
TV

The Magicians cerró mal, pero fue un buen viaje

10 minuto leer
0
0

(Madrid, 7 de Octubre. Yakuza Webzine).- Este review llega particularmente tarde, pero solo hace unos días nos pusimos al día con The Magicians, la serie de SyFy que ha sido llamada «Harry Potter para adultos». Debo decir que disfruté mucho el viaje a Brakebills y Fillory, la «Narnia retorcida», pero el final fue un poco… crudo, por decirlo de alguna manera. 

The Magicians es una serie de TV basada en la trilogía del aclamado escritor Lev Grossman. Una historia que toma conceptos de varias novelas de fantasía famosas, como las ya mencionadas Harry Potter y Las Crónicas de Narnia. Es la historia en paralelo de Quentin Coldwater y su mejor amiga, Julia Wicker, que son introducidos al mundo de la magia con el que soñaban desde niños.

Ambos eran fanáticos de una serie de libros sobre un mundo mágico llamado Fillory y como adultos, estudiantes de postgrado en sus veintes aparentemente, descubren que la magia es real. Quentin es aceptado a Brakebills una Universidad Mágica de élite y Julia no. Ella, obsesionada con la magia, busca las maneras de aprender e inicia un descenso a la oscuridad.

Una historia trepidante

The Magicians Quentin y Julia

La historia de The Magicians lleva un ritmo trepidante, aunque al principio sin una dirección aparente. El show de Syfy parecía más enfocado en mostrar lo adulto que era que en narrarnos la historia principal. Sin embargo, cuando al fin entró en materia aceleró sobremanera.

De hecho, al no conocer los libros no sabía que de hecho, esta temporada mezcló elementos que solo se descubren en la segunda temporada, en la forma de todo lo ocurrido con Julia. Pero ya hablaremos de eso. En principio nos presentaron las relaciones de Quentin en Brakebills con Alice Quinn, Elliot Waught, Penny Adiyodi y Margo Hanson, además de Kady Orloff-Diaz.

Allí se nos introdujo a la existencia de una entidad maligna que ingresa a la escuela, a quien llaman «La Bestia», antagonista de la serie.

En paralelo llevamos la historia de Julia, que se relaciona con Marina Andrieski y su grupo de magos. Eso no termina muy bien y eventualmente pasa a unirse al grupo de Richard. Curiosamente en ambos grupos se termina relacionando con Kady.

Ambas historias se entrecruzan en algunos puntos y sobre el final, se vuelven una sola para finalmente visitar Fillory, la tierra mágica, con la intención de derrotar a la Bestia. En solo 13 episodios se cubrió muchísimo terreno y además, la historia ya planteó un desvió temprano de las novelas. 

Haciendo esa salvedad, la historia, aunque lenta en algunos puntos y luego acelerada hasta la meta, estuvo excelente. Pero el final es cuestionable. Si, está bien concluir dejándonos con la duda de que ocurrirá, el cierre tan apresurado no dio tiempo a digerir lo que estaba ocurriendo. En espacio de dos episodios se aclararon tantos misterios y se respondieron tantas preguntas, que no hubo espacio a procesar la información. 

Aspectos técnicos

The Magicians Main Cast

Pero antes de dar un veredicto pasemos a una evaluación de los aspectos técnicos de la serie. Hay que destacar en primer lugar la calidad de su reparto. En general todos los actores de la serie hicieron un trabajo más que competente. Me quedo en especial con el trabajo de Stella Maeve como Julia y de Arjun Gupta como Penny. 

A nivel de fotografía la serie también tuvo una excelente calidad, tenía una cualidad bastante cinematográfica que sumada a un trabajo de efectos especiales competente, dejaba ver que estábamos ante un producto de calidad. En cuanto a la dirección, salvo en algunos episodios que tuvieron algunos baches que los hicieron dificiles de seguir -tema en el que también influye la edición- fue excelente.

En total 9 directores llevaron las riendas del show, con Scott Smith dirigiendo tres de ellos. En lo particular me quedo con The Writing Room, el noveno episodio a cargo de James Conway, como el mejor de la temporada.

La banda sonora de la serie también fue competente y ayudo a la atmósfera de la serie.

Veredicto

En resumen, The Magicians me pareció uno de los proyectos más ambiciosos de la pasada temporada, al nivel de las grandes series en muchos aspectos. Por ejemplo no tiene nada que envidiarle a Game of Thrones en cuanto a lo gráfico de su violencia física o sexual. Tuvo valores de producción altos y en especial, renunció a los clichés al tiempo que los presentaba.

¿A que me refiero? A la reversión de la dinámica del elegido. Por un momento la serie coqueteó con caer en el cliché, tanto en sus diálogos como en acciones concretas. Pero finalmente se contuvo. Quentin no es un predestinado, no es un gran mago ni tiene potencial en exceso. Es bueno, si, pero no tanto. Un hecho que reconoce a la hora de la verdad, cediendo el protagonismo a Alice.

Aunque quienes la vieron saben como terminó eso. Un giro argumental brutal que de seguro hará que muchos sintonicen la segunda temporada. Toca esperar a ver si la serie evita las trampas que siembra el romper con la obra original que le inspiró. ¿De momento? Un 8 y medio. Y no, no es Harry Potter para adultos, es otro animal por completo.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En TV

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…