Inicio Manganime Anime Macho que se respeta ve Yuri on Ice sin complejos

Macho que se respeta ve Yuri on Ice sin complejos

8 minuto leer
2

(Madrid, 23 de Diciembre. Yakuza Webzine).- Antes de que siquiera se estrenara, incluí a Yuri on Ice en el conteo de mejores anime deportivos por disciplina. No me equivoqué al hacerlo.

Review de Yuri!!! on Ice
Lecciones de amor que podemos aprender de Yuuri y Viktor

En ese momento lo hice basado en un clip de un minuto que mostraba un nivel de animación superlativo. Por eso tuve fe en que sería un gran anime deportivo incluso sin conocer ni un poco el argumento. Ahora, una vez concluido, sé que muchos hombres no se han decidido a ver el que posiblemente sea el mejor anime de la temporada.

¿Por qué razón? Por su aparente hedor a yaoi. Y digo aparente porque Yuri On Ice no es un anime yaoi, es un anime deportivo en toda la regla.

Si, cuenta con varios personajes de orientación sexual dudosa o claramente homosexual. Si, tiene descarados momentos de fanservice para las chicas. Pero lo que es bueno es bueno, sin importar cuan gay se ponga por momentos.

El “secuestro” de los anime deportivos

De unos años para acá, en su afán de capturar a espectadoras femeninas, los anime deportivos se han llenado de personajes masculinos guapos. Es un anzuelo obvio, en especial para las fujoshi. Por eso el fandom de Kuroko no Basket o Haikyuu!! está tan lleno de chicas. Tipos guapos y relaciones de amistad tan cercanas que permiten hacer shipping. Caldo de cultivo para atraer féminas enloquecidas.

El ejemplo más descarado es Free!, cuyas cotas de fanservice y subtexto homosexual son tan elevadas que muchos hombres huyeron de ella como de la peste y me incluyo. Eso a pesar de su también excelente animación.

En cierto modo el anime deportivo ha dejado de ser cosa de los hombres y ha sido “secuestrado” por las mujeres. Yuri on Ice ha subvertido esto, convirtiéndose en una apuesta atrevida. Este no es un anime que haga «Queer Baiting», este es un anime decididamente Queer, pero nunca Yaoi.

Incluso con ese elemento gay que puede espantar a muchos hombres, Yuri on Ice es un anime excelente. Tiene una animación de nivel película un 20% de su duración. Y eso es mucho para una serie de anime televisiva.

Su guion es por lo general excelente, salvo por ciertos problemas en el último arco. Su arte y diseño de personajes tiene un alto nivel y su banda sonora es amor del bueno. ¿Suena bien no? Solo hay que quitarse los complejos y ver su encanto como anime de competencias deportivas, algo que a todos los hombres nos gusta. Su aspecto de deporte es 100% competitivo. De hecho, el 70% de este anime es deporte puro. Y del bueno.

La historia de un underdog

Yuuri Katsuki es un underdog de libro. Un tipo con talento, pero que no cree en sí mismo. Compite en una dura disciplina deportiva y no tiene la fortaleza mental para enfrentarse a sus rivales.

Y ahora entramos en el terreno de spoilers.

A lo largo de este anime vemos a Yuuri ganar confianza gracias a su entrenador, Viktor Nikiforov. Este genio ha dominado el deporte del patinaje artístico por años y se retiró para ayudarle. Pero la situación le pone más presión encima y por momentos parece que cederá.  

Además, tenemos a Yuri Plisetsky (Yurio), un talento emergente quien pese a su mala actitud, es su admirador. En este entorno vemos avanzar a la historia hacía un duelo final donde compite con:

  • Un atleta carente de plasticidad, pero determinado (Otabek Altin)
  • Un eterno segundón lleno de talento y que recuperó su ambición (Christophe Giacometti)
  • Un amigo carismático que carece de temores o dudas (Phichit Chulanont)
  • Un pretencioso patinador que parece ser perfecto (Jean-Jacques Leroy)

En paralelo tenemos a Viktor, quien había perdido el fuego que necesita un atleta para competir. El no tener rivales o no verlos como tal fue fatal para él. Es en su experiencia como entrenador y coreógrafo de los dos Yuri que su pasión renace.

En Barcelona Yurio rompe su récord mundial en el programa corto. Y luego, Yuuri finalmente demuestra de lo que es capaz y hace lo propio rompiendo su marca en el programa libre. Su pupilo/interés romántico y su sucesor le “derrotan” y le llaman a volver al hielo.

¿Qué hay más emocionante para un hombre que una competencia con un final de infarto? Acá tenemos rivalidades, esfuerzo, amistad y triunfo. Yuri On Ice de pronto deja de oler a yaoi y se convierte en un anime deportivo. Uno que los mismos atletas reales de la disciplina ven con respeto. Y macho que se respeta no huye de una competencia.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Anime

¡Mira esto!

Los hermanos Hargreeves suben la barra en The Umbrella Academy 2

(Madrid, 3 de Agosto. O’kuroku).- La segunda temporada de The Umbrella Academy llegó a Net…