Inicio Cine Cine Asiático Live Action de Fullmetal Alchemist: Un insulto a la obra de Hiromu Arakawa

Live Action de Fullmetal Alchemist: Un insulto a la obra de Hiromu Arakawa

14 minuto leer
0
Live Action de Fullmetal Alchemist

(Madrid, 26 de Febrero. O’kuroku).- La verdad es que mis expectativas con el live action de Fullmetal Alchemist eran bajisimas desde el principio, y aun así, lograron superarlas. Es aun peor de lo que me esperaba. 

No llega a niveles de Dragon Ball Evolution. Eso es una tarea difícil. Pero este live action prueba, una vez más, que adaptar anime es una misión complicada. En la enorme mayoría de los casos, ni Japón ni Hollywood consiguen traducir el lenguaje del manga y el anime a la gran pantalla con actores, en especial en historias de fantasía pura y dura como esta.

El film, que se estrenó en Japón el pasado 1 de Diciembre de 2017, llegó a Occidente de la mano de Netflix, que la incluyó en su plataforma el pasado 19 de febrero. Este live action de Fullmetal Alchemist es dirigido por Fumihiko Sori y más que una verdadera película, parece una presentación de cosplayers con presupuesto de película.

Intenta replicar muchas de las escenas más importantes de la historia original de Hiromu Arakawa, resumiendolas en poco más de dos horas de metraje, pero omite una de las principales necesidades de una película: contar una historia cohesiva.

Hay una razón por la que Fullmetal Alchemist es considerado uno de los mejores manga shonen de la historia y sus dos anime figuran en muchas listas de mejores anime de la historia, en especial la segunda serie, Brotherhood. Esa razón es la gran historia que escribió Hiromu Arakawa a lo largo de 27 volúmenes, a pesar de que uno de nuestros redactores no esté de acuerdo. (No se preocupen, el resto de nosotros no está de acuerdo con él) .

Situada en una versión alternativa de Europa en la primera década del siglo XX, en la que la alquimia se desarrolló como la ciencia dominante, FMA sigue la historia de los hermanos Edward y Alphonse Elric, dos chicos de indudable origen europeo que viven junto a su madre en un pequeño pueblo.

Hijos de un alquimista, a temprana edad demuestran su talento para esta ciencia y arte. No obstante, al perder a su madre por una enfermedad, los niños caen en el mayor tabú de los practicantes de la alquimia: transmutar a un ser humano. En su intento por devolver a la vida a su madre, Al pierde todo su cuerpo y Ed una pierna. No obstante, este sacrifica su brazo para traer de vuelta el alma de su hermano y atarla a una armadura.

A partir de ese momento ambos emprenden un viaje para buscar la mitica piedra filosofal y recuperar sus cuerpos y sus vidas. Para ello, Ed se convierte en un alquimista al servicio del ejercito, con el objetivo de acceder a sus ingentes recursos. No obstante, en su búsqueda del conocimiento que restaurará sus vidas, deben enfrentarse a la oscuridad de su mundo y eventualmente enfrentar al mal que lo amenaza desde las sombras.

O eso debería ocurrir.

Live Action de Fullmetal Alchemist

En cambio, el live action de Fullmetal Alchemist pasa como una brisa sobre la historia y en lugar de buscar adaptar solo un arco o dos de manera coherente, busca incluir un montón de escenas que solo tendrán un significado real para los fans de la franquicia. Si nunca has visto Fullmetal Alchemist y tu primera exposición a la obra es esta película, dudarás del buen gusto de sus miles de fans, porque estamos ante un film francamente mediocre.

Si bien se agradece el esfuerzo de venirse a Europa a grabarla, es tan evidente que estamos ante una obra que no tiene claro que historia quiere narrar que casi termina siendo una total perdida de tiempo. En lugar de ser una historia sobre perdida, responsabilidad, crecer y saber valorar la vida, estamos ante una representación hueca de momentos dentro de una historia mucho más compleja. Si bien debo reconocer que el trabajo de Ryosuke Yamada como Edward Elric es decente, en general la sensación que queda es de insatisfacción.

Insatisfacción porque Ed es el personaje más maltratado por esta adaptación, pasando de ser un alquimista brillante que debe enfrentar situaciones imposibles, a ser guiado por la nariz y manipulado en todo momento de la historia. Mientras en la obra original, Ed es quien descubre con horror todo lo que ocurre, aquí sus avances son guiados invariablemente por otros personajes. Ya sea Shou Tucker, Maes Hughes o el Coronel Roy Mustang.

Mientras, si bien Al quedó muy bien logrado en términos de efectos especiales, se le excluye de escenas en las que es vital, en parte para ahorrar dinero. Así, ambos hermanos son devaluados y salvo la escena en la que ambos se enfrentan, no hay un verdadero peso emocional en su historia. En gran parte por el hecho de que todo ocurre a una velocidad que no da tiempo a sentir empatia por ellos y sus circunstancias.

Ni siquiera la escena de Nina logró despertar emociones en mi y teniendo en cuenta que me deshidraté tres veces entre los dos anime y el manga con esa escena, es penoso que la película no logre sacarme ni un atisbo de lagrimita.

Una historia que se beneficiaría de hacerse en Hollywood… o no

Creo que de más está decir que este film está condenado por su horrendo manejo del guion. Ciertamente es imposible adaptar bien Fullmetal Alchemist en un formato distinto al de una serialización. Pero si debían hacer una película, habría sido mejor no cubrir tanto terreno. Fuera de eso, la cinemetografía de Keiji Hashimoto fue muy correcta, con colores muy vivos.

Además, la insistencia de Fumihiko Sori en grabar en locaciones europeas se agradece, porque Fullmetal Alchemist transcurre claramente en el continente europeo, como puede desprenderse de personajes mayoritariamente anglosajones y con apellidos como Tucker, Hughes, Mustang, Marcoh, Hohenheim o Elric. No obstante, esta es una de esas historias que se habrían beneficiado de hacerse en occidente, porque justamente sus personajes principales son occidentales. No dejó de resultar raro ver un pueblecito italiano lleno de japoneses con el cabello teñido de amarillo.

Una adaptación medianamente fiel incluiría actores anglosajones, así como asiáticos para representar a los personajes del Imperio Xing y algunos de Oriente Medio para dar vida a los Ishvalanos. Obviamente Hollywood tampoco tiene un buen registro en esto de adaptar anime a Live Action, pero al menos en este caso no habría quejas sobre white washing, pues al final del día Ed y Al no podrían ser más de Europa Central… salvo por el hecho de la obra original es japonesa.

No obstante, el problema sería el mismo. O se adapta en exceso y deja de ser Fullmetal Alchemist, o se intenta repetir exactamente y nos quedamos con una historia tan comprimida que no funciona como película. Quizás es mejor ni intentarlo. O hacer una serie de televisión. Con actores japoneses u occidentales, Fullmetal Alchemist necesita el tiempo que proporciona una serie de televisión para poder recibir cierta justicia. Y ni eso garantiza que el resultado final sea bueno. Quizás sería mejor que no hubiera live actions, al final nunca quedamos satisfechos por completo. Solo unos pocos lo logran.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Cine Asiático

Comentarios de Facebook (0)

Comentarios Básicos (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mira esto!

Ampersand será creado en CGI y más detalles sobre la serie de Y

(Madrid, 8 de Agosto. O’kuroku).- Siguen apareciendo detalles sobre la producción de…