(Madrid, 1 de Diciembre. O’kuroku).- Ya se que el título hizo sangrar los ojos de muchos fans del mejor manga de baloncesto, Slam Dunk. Pero ya una vez expliqué por qué considero mejor anime a Kuroko no Basket. No repetiré esa diatriba. Lo que si haré será hablar de Kuroko no Basket: Last Game, el film que cierra la franquicia.

Last Game es la adaptación para cine de Extra Game, un pequeño manga de 8 episodios que Tadatoshi Fujimaki escribió para darnos mucho, pero mucho fanservice. No es un secreto para nadie que si amas el baloncesto como deporte y además te gusta el anime, la idea de un Dream Team con los personajes de KnB es demasiado tentadora. Y eso es lo que hizo Extra Game y su adaptación, Last Game.

Una bestia digna de matar: Team Jabberwock

La única manera de organizar un Dream Team en Kuroko no Basket es presentar a un rival que sea digno de ello. En el manga y la película este rival es el temible equipo de baloncesto callejero Team Jabberwock. Como curiosidad, el equipo debe su nombre al Jabberwocky, un monstruo que aparece en un poema de Lewis Carroll en su obra  Through the Looking-Glass, and What Alice Found There de 1871.

Este equipo, integrado por jugadores estadounidenses entre 18 y 20 años, es el campeón en su país de origen. Una especie de Harlem Globetrotters del street basketball. Sus integrantes tienen un nivel similar al de la NBA, lo cual ya es un reto. Pero dos de ellos, Nash Gold Jr. y Jason Silver, son nivel Dream Team de EEUU.

A su llegada a Japón para un partido de exhibición, derrotan y humillan a sus rivales, Team Strky, por un marcador apabullante de 86-6. Este equipo es integrado por jugadores universitarios que fueron parte del manga original de KnB. Se trata de Kasamatsu (ex miembro de Kaijou), Miyaji (ex miembro de Shutoku), Imayoshi (ex miembro de Toho), Okamura (ex miembro de Yousen) y Higuchi (ex miembro de Rakuzan).

Si, cada uno fue excompañero de algún miembro de la Generación de los Milagros.

Pero no contentos con darles una paliza aplastante en el juego, los miembros de Jabberwock se mofaron del baloncesto japonés y llamaron monos a los atletas nipones. Esto hizo estallar a Aida Kagetora, uno de los promotores del encuentro, quien les retó a una revancha en una semana.

¿Quién matará a la bestia? El Team Vorpal Swords, un conjunto integrado por La Generación de los Milagros más Kuroko y Kagami.  Bueno, y tres suplentes que no ven ni un minuto de juego.

El fanservice está servido, que comience el juego.

Kuroko no Basket: Last Game apela a todas sus fortalezas

Como anime, Kuroko no Basket está caracterizado por elementos que ya son marca de la casa. El primero es la sensacional y dinámica animación, apartado en el que Production I.G. no decepciona. Al ser un film estrenado en cines, el nivel es todavía más elevado que el de la serie de TV.

A eso se suma una paleta de colores vibrantes, que hacen que este film sea un deleite visual. La banda sonora recurre una vez más a temas de música electrónica y rock, no es particularmente brillante pero ayuda a acentuar la acción.

Con respecto al guión, es casi idéntico al de Extra Game. La novedad está en la inclusión de un flashback del pasado de Kagami que sirve de enlace con el final, que es muy distinto. El argumento es simple, está íntegramente centrado en el duelo entre Vorpal Swords y Jabberwock.

En el juego no faltan los momentos de fanservice. Aomine y Kise haciendo un doble equipo. Murasakibara disfrutando realmente del baloncesto. Kuroko dando pases invisibles a sus excompañeros de Teikou. Akashi y Midorima haciendo la conexión directa de los triples. El film tiene de todo.

Para el que sabe de baloncesto es un deleite imaginar las posibles combinaciones de jugadores en el tabloncillo y Last Game no decepciona. Si, se trata del baloncesto súper estilizado de KnB con chispas en los ojos reflejando la Zona o los lanzamientos absolutamente falsos de Midorima, pero sigue siendo genial.

Kurono no Basket: Last Game se creó con ese fin, para darnos un dulce a los fans. Pero lo hace con calidad, e incluso logra emocionar con su final. Además, se permite crear hype dejando la puerta abierta para el futuro. Uno donde una vez más todos sean rivales y jueguen el baloncesto que aman, tantas veces como quieran.

Conclusión

Sus 90 minutos pasan muy rápidamente gracias al gran ritmo que lleva tanto la animación como la edición. La única pega real que puede tener la película es el no dedicar un poco más de tiempo a los entrenamientos antes del juego, pero es un pecado menor.

Si eres fan de KnB este film, estrenado en marzo de 2017, es una obligación. Y si no lo eres porque amas Slam Dunk, dale una oportunidad, puede que te diviertas. Es una película de anime deportivo más que competente sin verdaderas debilidades.

Entendiendo que le evaluó como un anime de deporte y además, como epilogo a un largo manga, le doy un 9/10.

Imágenes: Web Oficial

Sumario
Kuroko no Basket: Last Game es un digno epilogo a este popular manga y anime deportivo
90 %
Excelente
Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Anime

¡Mira esto!

IWGP tendrá música de The Pinballs e INNOSENT in FORMAL

(Madrid, 17 de Septiembre. O’kuroku Webzine).- El anime IWGP (Ikebukuro West Gate Pa…