Inicio General Hollywood y su «incapacidad» para adaptar bien un manganime

Hollywood y su «incapacidad» para adaptar bien un manganime

12 minuto leer
0
0

(Maracay, 23 de Septiembre. Yakuza Webzine).- En general, los intentos de Hollywood de adaptar éxitos de manga y anime dan francamente asco. No sabemos si es falta de imaginación o simple desdén, pero salvo contadas excepciones, las adaptaciones son un desastre.

De esto ya hemos hablado alguna vez, enfocándonos en los problemas de hacer live actions. Porque ni los japoneses se salvan, con poquísimas obras alcanzando las cotas de calidad que los fans esperan.

Son antecedentes de temer cuando se nos viene una avalancha de adaptaciones en los próximos tiempos. Por ejemplo, Scarlett Johansson fue confirmada para el rol de Motoko Kusanagi en la adaptación de Ghost in the Shell dirigida por Rupert Sanders.

También han surgido fuertes rumores de que nada más y nada menos que Christopher Nolan estaría vinculado a un proyecto para adaptar Akira en una trilogía. Pero no son los únicos proyectos que revolotean por allí o que tienen años en planificación. ¿Saben cuales más?

Death Note (Warner Bros.), Voltron (Relativity Media), Bleach (Warner Bros.), Robotech (Warner Bros.), Cobra (Valhalla Entertaiment), Pluto (Universal Pictures), Black Jack (Entertaiment One) y otras como Space Battleship Yamato, Mardock Scramble o Lobo Solitario y su Cachorro.

Otros proyectos tienen años en el congelador, como Battle Angel Alita. Los derechos de esta última están en manos de James Cameron. También sonó por mucho tiempo una adaptación de Cowboy Bebop, que el propio Keanu Reeves protagonizaría, pero que luego dijo que sería muy costoso.

Razones para temer

Las principales razones para temer estas adaptaciones vienen de las que ya hemos visto en el pasado. Algunas tan terribles que provocarían emociones que van desde la pena ajena hasta la furia desmedida.

El problema suele surgir de la total falta de respeto al material original. ¿Para que vas a pagar por los derechos para adaptar una propiedad si luego no la vas a tomar en cuenta en lo absoluto? Modificaciones innecesarias a los personajes y al espíritu mismo de las obras son la causa de su posterior fracaso estrepitoso, porque alienan a los fans y además alejan al público normal.

Pareciera como si Hollywood dudara del potencial real de estas propiedades, pese a que han demostrado una y otra vez que generan mucho dinero y son bien recibidas.

Jaume Collett-Serra, quien en algún momento estuvo vinculado al proyecto de Akira tuvo la brillante idea de decir que los personajes no son interesantes y que la cultura japonesa no produce «personajes fuertes». ¿Estaba bromeando o solo era frustración porque el proyecto no avanzaba?

Esta falta de respeto al material es lo que provocó desastres de la magnitud de Dragon Ball: Evolution, el millonario fiasco de 20th Century Fox, que se ha recobrado del descalabro gracias a los films animados de la saga.

Es como si Hollywood no considerara al material como algo serio o que esperara que los fans fueran a ver cualquier porquería. Esto nos lleva a recordar basura de la que quizás nunca oyeron hablar, como la adaptación de Guyver protagonizada por Mark Hamill.

Y no queremos someterlos a porquería aún peor, como la adaptación de El Puño de la Estrella del Norte. No es específicamente anime o manga, pero la terrible adaptación de Street Fighter protagonizada por Van Damme también dejó mucho que desear. Lo cual nos lleva a la Meteoro de los Hermanos Wachowsky, otro desastre.

Más recientemente estuvo la terrible adaptación de Kite que impulsó Samuel L. Jackson, quien es fan confeso de la obra, pero que aparentemente no pudo reunir suficiente dinero para hacerle justicia.

Motivos para el optimismo

Pero no todo es tan terrible. Hay motivos para pensar que Hollywood es capaz de hacer un buen trabajo. Ya lo dijimos en su momento con Edge of Tomorrow, un film que fue universalmente alabado por la crítica, aunque le faltó suerte en la taquilla.

De hecho, el film protagonizado por Tom Cruise, pese a todos sus cambios con respecto a la obra original, fue tan bien adaptado que llegamos a considerarlo el mejor Live Action en su momento.

La película, realizada con un cuidado impecable, mantuvo el espíritu tras la idea original si bien el tono, previsiblemente, era un poco más optimista que la novela gráfica o el manga. Otro tanto puede decirse de obras que no son adaptaciones directas, pero que tienen un «feeling» anime innegable.

Hay films que han demostrado que se puede «imitar» el espíritu de la narrativa de obras japonesas y uno de los casos más emblemáticos viene de la tradición cinematográfica, no del anime. Akira Kurosawa era un creador admirado en todo el mundo, por eso no es raro que Shichinin no Samurai (Los Siete Samurai) fuera adaptada, en una película igual de admirable: The Magnificent Seven, una de vaqueros de 1960 con un reparto estelarisimo.

También lo hicieron bien los Wachowski en 1999 con The Matrix, un film más que inspirado en los motivos de la ciencia ficción japonesa, específicamente en Ghost in the Shell, film de 1995. Esta influencia es claramente admitida y el resultado, como todos recordamos, fue excepcional.

No tan buenas, pero igualmente entretenidas, fueron las dos secuelas, Matrix Reloaded y Revolutions. Donde se pudo ver otro tipo de influencias de anime con unos cuantos mechas y una pelea que parece una recreación cuadra a cuadro de cierto combate de Dragon Ball Z. Matrix fue tan lejos que hizo una serie de cortos precuela: The Animatrix.

Más recientemente Pacific Rim tomó un par de lecciones del libro japonés, pues sus monstruos eran declaradamente Kaijus y quienes les enfrentaban eran mechas totalmente. ¿Lo mejor? Que tendrá secuela próximamente.

Del mismo modo, el remake reciente de Godzilla, otra franquicia japonesa, tuvo un resultado bastante respetable. Al menos mucho mejor que la versión de los años 90 hecha en EEUU.

Ni hablar de Quentin Tarantino, un fanático tan declarado de lo japonés y del manganime que dedico todo un segmento de la inolvidable Kill Bill a revelar el pasado de un personaje en anime y todo el film en si mismo puede pasar por una serie de anime.

Estas cosas son motivos para creer. Que un tipo como Christopher Nolan pueda estar involucrado en nada menos que una trilogía de Akira me hace tener cierto grado de fe. Después de todo se trata de uno de los realizadores más creativos de la actualidad y que logró hacer una de las mejores adaptaciones de Batman. Con Nolan se que al menos habrá respeto al material.

Pero, ¿Finalmente los estudios tendrán confianza en que una adaptación respetuosa y con presupuesto tendrá éxito? Espero que si pero si no es el caso, al menos nada puede ser peor que esto:

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En General

Mira además

La segunda temporada de Kimetsu no Yaiba no tendrá censura

La Gerente de Programación de Fuji TV, Yuriko Nakamura, habló con la prensa japonesa hoy p…