Inicio TV GoT S6-08, No One: Cambiamos, pero seguimos siendo los mismos
TV

GoT S6-08, No One: Cambiamos, pero seguimos siendo los mismos

9 minuto leer
0
0

(Madrid, 13 de Junio. Yakuza Webzine).-  La noche del domingo nos enfrentamos al episodio 8 de Game of Thrones. Varias lineas argumentales estancadas empezaron a moverse, pero en No One, una cerró por completo.

Este fue un episodio de preparación, una última pausa antes de un final que promete ser frenetico con un episodio 9 que muestra maneras y un décimo que debe seguir la misma linea.

En “No One”, evidentemente el foco estuvo en Arya y su enfrentamiento con la temible Waif, que por un momento se comportó como un implacable T-1000 de Terminator, persiguiendo sin pausa a la niña, que decidió que si tiene un nombre.

Las teorías de los fans respecto a la lucha entre ambas chicas terminaron cayéndose, eliminando toda posibilidad de que el descuido de la semana pasada fuera otra cosa más que eso, un descuido. Centrémonos en Arya Stark de momento, después de todo el episodio está nombrado en su honor. O al menos en honor de la niña que no es nadie, algo que ella definitivamente no pudo aceptar.

Esta semana de nuevo sus descuidos fueron pagados por alguien más, en este caso por la actriz que no pudo matar y que igual terminó muerta de una manera cruenta, en manos de la letal Waif. Luego, en lo que debe ser la recuperación más rápido en Westeros sin la intervención de un Sacerdote de R’hllor, Arya huyó como si no hubiera mañana, logrando llevar a la asesina del Dios de Muchos Rostros a un terreno donde su pasantía por la ceguera y Needle, probaron ser eficientes.

*inserte música de Terminator 2*

Luego, como toda una residente de la Casa de Blanco y Negro, dejó el rostro de su victima en la pared y confrontó a Jaqen, quien parecía un poco muy satisfecho de que la niña lograse alcanzar el nivel de alguien sin identidad, pero decidiese recuperar la suya y con ella su determinación de volver a Westeros e ir más allá.

No One también llevó un poco de movimiento a la historia de Tyrion, últimamente paralizada. Una vez más reafirmaron el vínculo de respeto y amistad que le une a Varys, quien partió presumiblemente camino de Westeros para preparar el regreso de Daenerys.

En el episodio Trillón aprovechó para profundizar su relación con Grey Word y Missandei, a quienes logró convencer de beber y hacer chistes, antes de que los Amos atacaran Meereen. Pero no duró mucho la tensión, pues Daenerys la de las entradas improbables llegó con Drogon, así que podemos presumir que los esclavistas no les queda mucho tiempo de vida.

De vuelta a Westeros, vimos apenas empezar el episodio la brutal venganza de Sandor Clegane contra quienes asesinaron a sus amigos el episodio pasado. Además, se reencontró con Beric Dondarrion y Thoros de Myr, quienes pretenden reclutarlo para las luchas por venir en el norte ¿El Dios de la Luz les dio información sobre lo que viene?

Estos dos ya son besties

También pudimos ver al zombie de Gregor Clegane hacer de las suyas por última vez, al menos por ahora, pues en una genial maniobra el High Sparrow convenció a Tommen de dejar a su madre sin salidas. No habrá juicio por combate y las esperanzas del Cleganebowl se desvanecen.

Otro detalle destacable fue la misteriosa conversación entre Cersei y Qyburn sobre sus “pajaritos”. De alguna forma esa conversación puede conducir a una tragedia en Kings Landing, o al menos eso presumo. Si es así, no me sorprendería que la profecía de que perderá a todos sus hijos se le cumplirá muy pronto a la Reina Madre.

Por ultimo, vimos el reencuentro entre Jaime y Brienne. La ahora protectora de Sansa Stark es la única persona que logra sacar los vestigios de humanidad y decencia que aun existen en el Matarreyes, que en este episodio caminó sobre la cuerda floja entre ser un completo villano y ser un anti-héroe. Pero no termina de redimirse. Por un lado amenaza al cobarde de Edmure y lo usa para adueñarse de Riverrun sin que se pierda ni una gota de sangre…salvo la de Blackfish, pero por el otro no puede más que dejar que Brienne y Podrick se vayan sin problemas.

El veredicto para No One, es que fue un episodio competente, con muchos grandes momentos pero que dejó con ganas de más. Muchos personajes demostraron cuanto han cambiado, pero al mismo tiempo siguen siendo los mismos, desde Arya hasta Sandor, pasando por Jaime.

El sitio de Riverrun terminó siendo muy anticlimatico, en especial la muerte del Blackfish, pero no deja de parecer una estrategia de los productores de Game of Thrones para no distraernos de lo bueno: El Bastardbowl entre Ramsay y Jon.

Estamos más que listos para el episodio 9 ¿A que si?

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En TV

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…