Inicio TV Game of Thrones 6×02 «Homeward Bound»: La llamada del hogar
TV

Game of Thrones 6×02 «Homeward Bound»: La llamada del hogar

7 minuto leer
0
0

(Madrid, 2 de Mayo. Yakuza Webzine).- Game of Thrones es un show donde las personas suelen perder lo que más les importa. Su lugar en el mundo, sus seres queridos, sus sueños, su hogar. Pero en el segundo episodio de la sexta temporada, la conexión con el hogar fue palpable.

El propio título del episodio fue de todo, menos sutil con el tema del mismo. Homeward Bound llevó a varios personajes de vuelta a casa, bien sea de manera simbólica o literal. A otros les dio su lugar, o el que creen que es su lugar, así sea por la fuerza. El sentido de pertenencia es un tema central en un episodio en el que ocurren muchísimas cosas que debemos procesar.

No hay grandes spoilers en esta reseña, pero si no quieren ni siquiera una sugerencia de lo que ocurre, detengan la lectura ahora.

En principio, este episodio marca el regreso de Brandon Stark (Isaac Hempstead-Wright), después de un año sin dar señales de vida. En su primera escena se ve de vuelta en Winterfell, pero no en el de la actualidad, que pasa por un período negro en su historia, bajo el mando de los Bolton, sino en el de décadas atrás cuando su padre y sus tios eran niños.

Un joven Ned Stark entrena con un pequeño Benjen e incluso la casi mítica Lyanna está presente. ¡Hasta Hodor! O al menos Wyllis. Pero el Cuervo de Tres Ojos no le permite a Bran seguir viendo su hogar. En Kings Landing, las cosas también se mueven. Los Lannister empiezan a unirse como familia luego de la tragedia e incluso Tommen está más dispuesto a ser un verdadero miembro de su familia para recuperar lo que ha perdido. Un hogar que parece rehacerse, ante la impotencia de ser dominados por el poder del High Sparrow.

Incluso en Meereen, donde los problemas no son pocos para los fieles a Daenerys Targaryen, Tyrion se siente un poco más en casa. ¿La razón? La posibilidad de revivir sus fantasías de la infancia, de tiempos mejores, pese a que su vida nunca ha sido ninguna maravilla. Los actos del más pequeño de los hermanos Lannister -tanto en edad como en estatura- podrían ser fundamentales para el futuro de su nueva Reina.

La propia Arya empieza a encontrarle el sentido a su estadía en Braavos, luego de haber perdido el camino. Y aunque se le pida no ser nadie, es evidente que la niña no seguirá siendo una mendiga por mucho tiempo y que la Casa del Negro y Blanco será su hogar, al menos mientras encuentra su destino. Jaqen H’ghar sigue tan enigmático como siempre, pero es evidente que Arya le importa.

En Winterfell, el deseo de Ramsay Bolton de seguir en un hogar que no es el suyo, le lleva a tomar una determinación que cambiará el rumbo del futuro del norte. El habitual sadismo del bastardo dejará la mesa servida, en vista de la gran revelación al final del episodio, para una confrontación que muchos ansían.

En otros escenarios nos reencontramos, después de mucho tiempo con los Karstarks, que quieren llevar orden al norte. Pero no es como si los Stark estuvieran totalmente fuera de la carrera, con Sansa empezando a demostrar un poco de carácter.

Theon por su parte también parece haber recobrado algo de sentido de pertenencia, como indica su decisión de volver a casa. Un tema que también es evidente en su propio hogar, donde su tio Euron ha vuelto y Yara tendrá que enfrentarle para aspirar al liderazgo de las Islas de Hierro.

Pero es en el muro donde el mayor regreso a casa se produce, o al menos el preludio de un regreso. Uno que nos ha dejado sin aliento, por evidente que pudiera parecer. Game of Thrones definitivamente volvió con fuerza y Homeward Bound nos trae de vuelta a las emociones de un show que ya está más allá de los libros que le dieron origen, para bien o para mal.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En TV

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…