Inicio Cine Godzilla cumple en grande ¿Sus coprotagonistas humanos? No tanto

Godzilla cumple en grande ¿Sus coprotagonistas humanos? No tanto

9 minuto leer
0
0

godzilla

(Maracay, 18 de Mayo. Yakuza Webzine).- Empecemos por dejar clara una cosa: Godzilla es una película sin pretensiones -más allá de hacer dinero, claro-. No busca redefinir la historia del cine, no pretende ser el mayor logro técnico de la historia ni mucho menos busca premios en festivales. Su objetivo es simple: entretener. Y eso, lo logra.

Puede resultar simplista, pero es la intención de esta saga fílmica con más de 60 años de historia en su nativa Japón, donde siempre ha funcionado muy bien. Ya el año pasado Pacific Rim nos había dado un vistazo en la tierra de los monstruos gigantes, pero Godzilla, después de todo, es el Dios de los Monstruos. Por ello la responsabilidad de Gareth Edwards (Monsters, 2010) era enorme y paradojicamente también poca.

Y es que el primer intento norteamericano de hacer a Godzilla solo dejó una sensacional banda sonora, pues por lo demás fue un fracaso monumental, así que la barra no estaba muy alta. Este nuevo film, hecho con mejor tino, supo ocultar al monstruo en la campaña de mercadeo previa al estreno, elevando el interés del público, maniobra que le salió de perlas, pues empezó con buen pie en la taquilla y ya se habla de secuela.

En el apartado técnico, el uso de la cámara que vibra en pleno desastre ya lo hemos visto en films similares como cloverfield o la propia Monsters, pero se usó en la medida correcta, sin llegar a ser una redundancia distractiva. Visualmente el film está, como casi todo lo de hoy en día, muy bien hecho y cuidado, sobre todo considerando la temática. Hacer un Godzilla realista y al mismo tiempo fiel al original era un imperativo y se logró con creces.

El punto flaco está en el guion. La intención del film siempre fue el darle un mayor peso a los protagonistas humanos, al alcance de la catástrofe que vive la humanidad, indefensa ante la amenaza de estos masivos y enormes monstruos, sin embargo se deshacen del personaje más interesante al principio del film.

La historia empieza en Japón en 1999, donde un físico nuclear, Joe Brody (Bryan Cranston), investiga una extraña actividad sísmica en la planta nuclea de Janjira, donde trabaja junto con su esposa Sandra (Juliette Binoche). Esta última sufre un terrible final cuando la planta colapsa en lo que parece un desaste natural, el cual se convierte en una obsesión para Brody y genera fricción, 15 años más tarde, con su hijo Ford (interpretado como adulto por Aaron Taylor-Johnson).

En el salto al presente, 15 años después, Ford, un experto en explosivos del ejercito que viene regresando de un tour de 14 meses, se encuentra con su esposa (Elizabeth Olsen) solo para verse obligado a viajar a Japón a reencontrarse con su padre. Este, ha descubierto un patrón que resulta relevante en la investigación de los hechos que mataron a su esposa y otros investigadores… sin embargo, el genial actor de Breaking Bad sale de escena con tal velocidad que no se permite espacio a la exploración de la relación con su hijo o con los hechos que se desarrollan.

¿En mi opinión? Un total desperdicio. Si el objetivo era dotar al film de emociones humanas, para no dedicarse por completo a Godzilla que termina siendo un actor secundario en su propio film ¿Por qué deshacerse del personaje más interesante y que habría establecido una dinámica relevante con el protagonista? Por eso, ante la obvia dilapidación de una oportunidad de crear un buen drama familiar y humano, se hecha en falta una mayor presencia de Godzilla, que solo en la última hora de film hace su aparición plena en toda su magnificencia.

El «depredador alpha» si logra cumplir con lo prometido, ser una visión impresionante que paradojicamente busca «restaurar» el balance de la naturaleza, volviendo al que era el verdadero rol, el de salvador no el de amenaza.

Finalmente, el film renuncia a sus seres humanos -que no logran conectar con la audiencia de todos modos- y nos da lo que fuimos a ver: monstruos gigantes golpeándose el uno al otro. Mención especial para Ford, que fue el único con sentido común en una escena particular del film. Un hecho que provocó la furia de un ser gigantesco hacia su persona.

Allí es donde el film cumple, la estrategia de ocultarnos a Godzilla lo más posible eleva la expectativa y hace que su aparición definitiva sea espectacular. Lo que me lleva a reiterar, un mejor uso de ciertos personajes habría hecho de este film un joya de su género. No obstante, el film cumple con creces su propósito de lavar la afrenta de 1998 y atraer a una nueva generación de fans occidentales.

Guion: 6/10
Actuaciones: 6/10
Cinematografía: 8/10
Dirección: 8/10
Aspectos Técnicos: 9/10
Puntuación Total: 7/10

Ahora, solo espero que se ahorren a Godzuki, no hace falta…

Godzilla-Godzuki
Antes de Jar Jar y Snarf existía Godzuki… no lo queremos en la secuela

Por SenseiAgot (@senseiagot)
Fotos: Warner Bros.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Cine

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…