Inicio Cosplay & Fashion ¡Exclusiva Yakuza! Carlos Betancourt, un cosplayer en la búsqueda de la perfección

¡Exclusiva Yakuza! Carlos Betancourt, un cosplayer en la búsqueda de la perfección

20 minuto leer
0
0

(Caracas, 7 de Enero. Yakuza Webzine).- Hay cosplayers que se caracterizan por buscar nuevo proyectos uno tras otro, evolucionando en la calidad de su trabajo conforme emprenden retos. Carlos Betancourt, nuestro primer cosplayer masculino entrevistado, apunta a otra dirección: el constante perfeccionamiento de su obra. Conocido como uno de los mejores Ironman de Venezuela, este estudiante de antropología nos habla de su afición por la confección de armaduras y su visión del particular mundo del cosplay.

En diferentes eventos a lo largo de los años, Carlos ha repetido su traje del alter-ego heroico del multimillonario Tony Stark. Sin embargo, no es lo único que ha hecho, ni lo único que piensa hacer. Confiesa ser más fan de Batman que de Ironman, pero el reto de reproducir al detalle las armaduras diseñadas en la ficción por Stark, le ha atrapado, pese a que en algún momento fue crítico de la actividad del cosplay.

“La lengua es el castigo del cuerpo”

carlos-cosplay1

El refrán dice que “la lengua es el castigo del cuerpo” y Carlos da fe de ello. Contrario a otros que se vieron fascinados por el Cosplay desde un principio, él admite que en su primer contacto con un montón de muchachos “disfrazados”, pensó que era cosa de niños. Hoy la afición lo tiene atrapado.

Sin ser demasiado aficionado a la animación japonesa y más pendiente de los cómics americanos, empezó a ir a convenciones y a hablar con sus amigos. “Empecé a ver a la gente disfrazada con estos trajes, algunos elaborados, otros no y me causo bastante curiosidad. A raíz de la carrera que estoy estudiando, hay un parte donde te dicen que si tú quieres conocer un poco más del asunto ve y participa”, comenta al respecto.

Así, en 2008, con la salida de Assassins Creed, se sintió atraído por el traje de Altair y con la ayuda de su madre, a quien llamó una “experta en la costura”, logró experimentar por primera vez lo que es el cosplay. “No entre con más nadie, decidí yo solo ir y me dije ‘vamos a ver cómo es esto’ y muy pocas personas conocían el juego y las pocas fotos que tuve fue por eso, pero si hubo algunos que dijeron ‘oye es Altair, que chévere, está muy bueno’”, recuerda de esa primera experiencia.

Pero su camino no eran los trajes confeccionados y pronto se dio cuenta de ello. “Me llamaban mucho la atención las armaduras de Halo. Empecé a buscar información por Internet preguntándome si habrá gente que lo empezó a hacer. Busque por YouTube, allí me refirieron a una página que se llama la 405 una legión de Halo y conseguí los patrones y empecé a construir el traje. Ese traje me llevó más o menos 6 meses porque era mi primera incursión en lo que era armaduras”, explicó Carlos.

Entre la miríada de materiales disponibles, la poca experiencia de Carlos en el momento lo llevó a decantarse por lo más sencillo, la cartulina y la pintura. Así, debutó como constructor de armaduras en el Comic-Con de 2010, la primera edición. Como detalle, hay que añadir que Betancourt asistió a este evento como artista, a bautizar una revista en la que participó como dibujante. Con su armadura de Master Chief dio una ponencia sobre el proyecto, lo cual fue una experiencia diferente para él.

“En esta ocasión la gente si conoce al personaje y la cantidad de fotos fue impresionante, uno se siente orgulloso y más allá de las fotos, del trabajo que tú haces, que lograste hacer eso”, acotó.

Dentro y fuera del cosplay

carlos-cosplay2

Estas primeras experiencias llevaron a Carlos a experimentar con otras técnicas y materiales. El uso de patrones en 3D de las armaduras empezaron a facilitarle un poco la vida. “La evolución en mi caso fue más con respecto a los materiales, empecé a trabajar con foami por primera vez. Después empecé a trabajar con láminas de PVC. El primer traje con foami lo hice en el 2010 en Avalancha, en 2011 fui al segundo Comic-Con con el mismo traje y lo que hice fue colocarle PVC encima, fue la primera vez que empecé a trabajar con él. Me gusto por el acabado más no por ciertos detalles”, explica sobre sus inicios con Ironman.

En 2012 llevó el Mark VI a Avalancha, donde mostró una mejora sustancial con respecto a su traje de 2010. “Siento que he evolucionado pero aún me queda un largo camino si deseo seguir en lo que es el cosplay, pero pienso que he llegado a un punto en que puedo hacer este tipo de trajes complejos, sin miedo al material. Incluso, con tus compañeros que tienen ganas de hacer un traje, ya puedo ayudarlos con consejos, visualizar como hacer los trajes. El foami es el material que más conozco y con el que más me gusta trabajar hasta este punto”, añade.

Entre sus proyectos tiene en mente hacer el Mark VII de Avengers de nuevo, pues no quedó satisfecho con el resultado. Parte de su búsqueda de la perfección en el personaje en el que se ha hecho un especialista. No obstante no piensa estancarse en Ironman y planea hacer una armadura de Halo: Reach. “De hecho comencé a hacer el pecho y la espalda, lo pausé para hacer el Mark 42 para Comic Con”.

Asegura que su afición a las armaduras de Ironman radica en la dificultad de las mismas, sin embargo no descarta incursionar con trajes de Gears of Wars, el nanosuit de Crisis e incluso ¿Por qué no? Un Evangelion.

Con respecto a lo que considera más difícil del mundo del cosplay, consideró que es importante saber trazar una línea entre el hobby y el vicio. “Llega un punto en que cruzas la línea…. Pero no se siente tan mal. Al fin y al cabo las dificultades las pone uno mismo. El tiempo uno lo puede manejar, la cuestión de los materiales si uno sabe que hay piezas complejas puede comprar materiales adicionales”, comenta Carlos de buen humor.

Pero finalmente, en su opinión lo más difícil es controlar el ego. “Cuando uno empieza a constituirse como cosplayer está el tema de la fama y el darse a conocer en este mundo que es bastante difícil (…) tener fama y mantenerse humilde es una de las cosas más difíciles en este mundo del cosplay”.

Carlos considera que su carrera en el cosplay ha sido “un constante entrar y salir”, pues opina que adentrarse demasiado en cualquier grupo o subcultura acarrea el riesgo de quedarse allí, por eso le gusta ver este mundo desde dentro y desde fuera “para ver lo bueno y lo malo”.

“Realmente conozco muy poco, porque no me he insertado tan bien, he visto que parte de la premisa de ‘vamos a hacer cosplay porque nos gusta, no importa si no nos queda bien pero haremos el mejor esfuerzo para pasarlo bien en las convenciones’, porque uno va entre amigos para eso, pero ahorita se está empezando a hacer más complejo el asunto por las competencias ya hay más personas que quieren hacer mejores trajes que otras personas para tener más fama, o ganar en las competencias”.

Ese destacar ante la multitud es lo que lleva a muchos a adueñarse de personajes como si fueran suyos, pero responsabiliza de eso no solo a los cosplayers, sino al público también. Esto ha alimentado egos en su opinión y ha hecho que muchos se cierren a los consejos que puedan darles para mejorar su trabajo.

“La fama da poder y uno es un ser humano, en cierta forma se aspira a tocar ese punto, esa cúspide y uno se siente bien, te dejas llevar por los admiradores que tienes. En mi caso no he llegado a tal punto”, aclaró respecto a este tema. No obstante, consideró que un poco de orgullo no es malo. “Si uno es bueno en algo, se humilde. Está bien que presumas de tu trabajo, si eres bueno, pero la idea es que si te piden ayuda darla, si te hacen una crítica aceptarla, que no se te suban los humos a la cabeza”.

Sobre el mundillo y la vida

carlos-cosplay3

Antes de abordar otros temas, Carlos aclara que respeta mucho a los cosplayers del país, pues considera que hay un alto nivel, pero por ser parte de un campo menos explorado como las armaduras, no tiene influencias de cosplayers venezolanos, sino extranjeros. No obstante dijo admirar a Isabella Lillo, Shun Arnoldo y María Sandrea, entre otros. “De mi área en Venezuela son pocos pero son muy buenos”, afirma.

En cuanto al anime, dice que creció con la programación de Televen y luego con la de Locomotion. “Veía Caballeros del Zodiaco, uno como hombre dice que veía Sailor Moon para ver Dragon Ball después pero aun así era inevitable verlo. Samurái X, evangelion, Pokemon, Digimon. Después llegó Locomotion”, comenta.

“En ese tiempo yo veía parte y parte, animación japonesa y comics. De hecho mucha gente me pregunta si mi personaje favorito es Ironman, por las armaduras, pero de hecho es Batman. No haría cosplay de Batman porque no me adapto al personaje”, continuó Carlos, que explica que empezó a dibujar a temprana edad y considera más cercano el estilo del comic que el del manga.

“El manga nunca me llamo la atención leerlo, es como decir que prefiero ver la película que leer el libro, yo prefiero ver el anime”, apuntó.

Se consideró a sí mismo un friki, particularmente si se refiere a Batman. También es un gamer amante de las buenas historias como Bioshock, shooters como Gears of War o la aclamada saga de Batman Arkham Asylum, City y ahora Origins. Además, no ha dejado de lado el dibujo, pues trabaja en la creación de un comic, tema en el que preferimos no ahondar de momento. Publicado tres veces en la revista Venezuela en Comics, Carlos tiene un innegable pasión por el dibujo.

Su familia tiene una actitud ambivalente con respecto a su afición al cosplay, pues si bien lo apoyan, a veces le preguntan si no es suficiente ya. “Uno se cohíbe porque son cuestiones que ellos no llegaron a hacer y no lo entienden, lo ven como yo lo vi una vez, como una cuestión de niños”. No obstante, tanto su padre como su madre han demostrado orgullo por la receptividad que ha tenido el trabajo de su hijo en las convenciones.

Este futuro antropólogo, en su último semestre de carrera, puede que no se considere adicto al cosplay, sin embargo el esfuerzo que pone en su trabajo y las penurias que a veces pasa para llevar y ponerse sus armaduras dicen otra cosa. Como el mismo ya dijo “no se siente tan mal”.

Por Sensei Agot (@senseiagot)
Fotos: Cortesía de Carlos Betancourt

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Cosplay & Fashion

Mira además

¡La boda de Kenshin y Kaoru tendrá una nueva novela!

(Madrid, 14 de Mayo. O’kuroku).- Los lectores del manga de Rurouni Kenshin nunca pud…