Inicio Cosplay & Fashion ¡Exclusiva Yakuza! Antharez nos habla de su vida como cosplayer

¡Exclusiva Yakuza! Antharez nos habla de su vida como cosplayer

21 minuto leer
0
0

(Caracas, 24 de Diciembre. Yakuza Webzine).- En ocasión de nuestra entrevista con Isabella Lillo, tuvimos ocasión de matar los proverbiales pájaros de un tiro –ningún animal alado fue herido por esta expresión– y entrevistar a otra conocida cosplayer de la escena otaku/geek venezolana. Aunque conocemos su nombre real, preferimos –y ella también– identificarla por su identidad en la red: Antharez.

Desde hace varios años esta joven de veintipocos –ya que para mantener el misterio también prefirió no revelar su edad– es una asidua a las convenciones venezolanas y casi siempre la vemos en cosplay o crossplay con igual soltura. Personalmente la recordamos derrochando simpatía sobre la tarima de una Convención Avalancha durante un concurso de Pokemon Gijinka en su traje de Cubone.

“¿Cosplay? Yo quiero hacer eso”

anthacos1

Como la mayoría, Antharez ingresó al mundo del cosplay luego de ver como en otros países y aquí mismo, otros se atrevían a vestir como sus personajes favoritos de ficción. “Inicie en este mundillo en el 2007 en la Avalancha, cuando se hacía en el Concresa. ¿Cómo comencé? Fue porque en Venezuela llegaban unas revistas que eran Minami y Shirase, allí vi algo que me llamo mucho la atención que fueron los disfraces”, dice antes de aclarar, para no desatar la ira de sus congéneres.

“En aquel entonces les llamábamos así hasta que descubrimos la palabra mágica de cosplay y me dije ‘Yo quiero hacer eso’”, explicó. Luego de ver en su primera convención a varios de los primeros cosplayers del país, en 2007 se sumó a sus filas en ese mismo evento, Avalancha. Su traje debut fue como Solid Snake de Metal Gear Solid 3 en 2007.

Con mucha franqueza Antharez admite que aún necesita ayuda a la hora de realizar sus trajes, pues si bien una de sus ocupaciones actuales es hacer peluches, no se considera una experta en costura. “Es difícil vestir a una persona, hacer prendas es bastante complicado y los trajes que a uno le gustan empiezan a ser más elaborados y eso da trabajo”, explica.

Aclaró que cuando cose ella misma, avanza mediante ensayo y error como en el Mercader de Resident Evil o el de Cubone, pero reconoció cuando se complica recurre a amigas que si saben de costura. Recodó la anécdota detrás de su primer traje de Snake, que hizo con la ayuda de la mamá de una amiga cercana que justamente arreglaba trajes para militares.

“Ahora, con piezas de armaduras, antebrazos, partes de cuero como los trajes de Assassins Creed si me gusta hacerlos a mí. Lo que yo pueda hacer y meter la mano en el traje soy feliz, entre más pueda participar mejor, nada de que me siento y me visten, no, yo necesito hacer algo en el traje”, continua.

Pero no todo es color de rosas para los cosplayers, muchos no reciben apoyo en su casa. “Sí, hay veces que es un secreto. Que mi papá no vea, porque en mi casa no me dejan hacer esto, dicen que es infantil, que no es de mi edad, que es de niñito, que no es carnaval, que no es Halloween”, admite.

“En mi caso mi mamá la primera vez si se puso un poquito reticente”, recordó.

“Ese traje incluso lo hice en secreto, porque hablé con mi amiga y le dije ‘Villo (Virginia) necesito ayuda, porque mi mamá no quiere que haga el traje’”, recordó Antharez, pero claro, las cosas nunca salen como se planean y paradójicamente quien la acompañó a comprar las telas fue su mamá.

Sobre su evolución, la chica destaca sobre todo su mejoría en la elaboración de los props o implementos. “Son las piezas que de verdad digo, ‘wow, me he movido bastante’. Uno de parar al art attack, que era lo más sencillo de como uno hace las piezas y todavía lo seguimos implementando porque es súper útil, pase a buscar nuevas formas de hacer las cosas”.

Esa búsqueda incluye mejorar la comodidad, bajar el peso, aumentar la flexibilidad y claro, buscar un mejor acabado que asemeje más y más a los personajes. Y ese perfeccionismo nos lleva a preguntarle ¿Es una adicción el cosplay?

“Es inevitable, tú dices ‘bueno, este es el último’ y a veces uno mismo se termina mordiendo la lengua y dice ‘no, no es el último’”.

Jugando a ser otra persona y el “secretismo” entre cosplayers

anthacos2

Así, la máxima en la carrera de cosplayer de Antharez ha sido el superarse cada vez más y hace trajes en función de sus gustos, no buscando hacer cantidad de trajes sino comprometerse en la calidad de los mismos. Pyro de Team Fortress 2 es uno de los que está en la mira, así como Kardia de Saint Seiya Lost Canvas en traje de entrenamiento. Este último cosplay hecha luces sobre el origen de su nickname, el ataque final de la Aguja Escarlata… Si, ambos somos fans de los caballeros de Escorpio.

Y esto nos lleva al punto de verdadero interés para un cosplayer, el fingir ser el personaje. “Puedo ser otra persona o actuar diferente a lo que normalmente soy. Es tomar el papel de ese personaje que tanto te gusta, intentar ser él, que pasa, como te va a ver la gente. ¿Van a decir ‘mira, hablas igual a él? ¿O dirán ‘Que cómico’?. Es interactuar, ser ese ser traído a la realidad e interactuar con otras personas”, dice sobre su principal motivación para esto.

Recuerda muchas anécdotas en las que ha llevado el juego al límite, como en una ocasión vestida como Tony Stark y conversando con el Loki de Isabella tal como en la película de los Avengers. Esa misma fidelidad a la interpretación la lleva a la tarima, en concursos en los que todo puede pasar, desde espadas y pelucas que se caen a fallas de sonido. “Lo que tienes es que tratar que no te de un ataque de estrés o algo por el estilo (…) No es quedarte parado sino continuar. El público te está viendo y es inevitable el ataque de pánico”.

Sobre lo más difícil de este hobbie coincidió en que conseguir los materiales constituye un reto. “Para nosotros es trabajar con las uñas, ver que se puede cambiar. Que si no se puede hacer con un material buscar hacerlo con otro”, acotó. Mencionó que en una ocasión a falta de peluca compró dos de piñata, las desarmó y volvió a armar una con el material de las dos para tener más volumen.

También fue crítica de ciertos cambios en la comunidad cosplayer venezolana. “Antes no había ese secretismo de que ‘no te voy a decir con que lo hice’. Siempre hubo una rivalidad, pero una rivalidad sana. Tú y yo vamos a competir aquí pero somos panas, vamos a hacerlo mejor entre los dos”, comentó.

No obstante aseguró que ahora la situación no es igual y que hay un supuesto “secreto de cosplayer”, algo que considera egoísta. Por su parte dijo que no le molesta dar consejos a otros que empiezan, pero pide la cortesía de reconocer esos gestos. Parte del cambio en la actitud entre cosplayers lo achaca al tema de la popularidad.

“Es el tener tus 15 minutos de fama, ver que tu traje tuvo el efecto que querías, entonces en vez de ser humilde y dar las gracias se les infla un globo muy grande y se van fuera de lo que es realmente ser un cosplayer, lo que es ser generoso, dar las gracias a quien te ha ayudado”, criticó al tiempo que dice que de todos modos el feedback positivo es muy necesario para motivar al cosplayer.

Sobre el tema de la popularidad dice que a veces le asusta o le hace dudar si la reacción a un cosplay fue por lo bueno o por lo revelador, como cuando hizo de enfermera de Silent Hill. Asimismo consideró “un poco creepy” el hecho que a veces la reconozcan extraños en la calle o en las redes de videojuegos.

Alertó sobre el hacer cosplay por moda o por llamar la atención, antes que por verdadera pasión, lo que afecta la imagen del resto de los aficionados a este arte. No obstante admite que en alguna vez también fue afectada por el exceso de atención fama. “Estaba con Naru GT e hicimos de los Padrinos Mágicos y fue impresionante la cantidad de gente que teníamos pidiéndonos fotos. Por un momento me dije ‘les gusto, que fino, somos unos duros’, pero luego dije ‘ya va, bajate de la nube, todos conocen a los Padrinos Mágicos’”.

Recordó que en esa ocasión se le acercó otro cosplayer y le pregunto cómo hacer para ser reconocido por su cosplay y eso fue lo que necesitó para pisar tierra. “Hay otros personas que también quieren que les vean su traje y eso fue lo que me bajo a la tierra y dije, hay que ver la realidad, ver más allá de tu nariz”.

Influencias y el ser una chica gamer

anthacos3

Esto nos llevó al tema de la admiración por otros cosplayers, de los cuales mencionó a muchos, pero particularmente a Fevereon. “Es una cosmaker que hace piezas fascinantes, ella ha tenido problemas porque es morena y hace personajes blancos”, explico.

Entre los locales también tiene a muchos en mente, pero se decanta por Selene Ingrid como una primera influencia. “Para mí fue ver los trajes de Selene y pensar ‘yo quiero también hacer cosplay’. Sus trajes, a pesar de que ella dice que los primeros eran horribles, uno los ve y estaba reviviendo los personajes de mi infancia”.

Y hablando de esa infancia, Antharez, como todos, empezó con esos anime de los primeros años como Candy Candy, Heidi, Dragon Ball o Digimon ya más recientemente. “Lo que era Locomotion, todo lo que pasaron lo vi completo”. No obstante, hoy se considera más gamer.

“Soy más dada a lo gamer, Zelda, Metal Gear, actualmente estoy más pegada a Assassins Creed, estoy jugando Portal, me encanta Portal”, menciona. Dice haber descubierto a Link hace muchos años en un cartucho dorado de Zelda. De niña no le creían que jugaba videojuegos, hasta que empezaba a hablar y le decían “eres una cosa rara, vamos a ser amigos”.

“Aquí no es común que una mujer lea comics o juegue, en EE UU si se ve más, pero aquí eso es de niños, en mi casa siempre ha sido ley que si te gustan las Barbies y los carritos puedes jugar con ambos. Eso no te hace más niño o niña”, explica esta licenciada en dibujo técnico que actualmente se gana la vida trabajando como recreadora y confeccionando peluches.

Además, Antharez cuenta con el apoyo de un novio cosplayer que entiende perfectamente su adicción. Hace poco fueron juntos a una convención como Homero y Morticia de Los Locos Adams. Aún no entran en eso de confeccionar juntos sus trajes, pero el amor compartido al cosplay ha sido una forma más de conocerse para ellos.

Por Sensei Agot (@senseiagot)

Fotos: Facebook de Antharez, Caracas Freemind y Yakuza Webzine

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Cosplay & Fashion

Mira además

Free! -The Final Stroke- salta a la piscina en nuevo tráiler

(Madrid, 26 de Julio. O’kuroku).- La primera de las dos películas Free! -The Final S…