Inicio Cine ¿A quién le importa Sansa Stark? O el nuevo drama de Game of Thrones

¿A quién le importa Sansa Stark? O el nuevo drama de Game of Thrones

9 minuto leer
0
0

(Maracay, 28 de Mayo. Yakuza Webzine).- ¿Acaso nadie ha estado prestándole atención a esta serie los últimos cinco años? Todo el drama detrás de lo ocurrido con Sansa Stark no es solo una bobada, sino injustificable si has estado viendo la serie y has leído los libros.

Game of Thrones no es una serie que edulcora nada. Es cruel y despiadada, como la vida misma en ocasiones. El destino de Sonsa Stark –no es un error, es una Sonsa- a nadie debería extrañarle. Si, se desvía severamente del argumento de los libros lo cual es cuestionable, pero no condenatorio. Después de todo no es la primera vez.

La mayoría de los fans de la serie que también son seguidores de “A Song of Ice and Fire”, la saga de libros escrita por George R.R. Martin, hace rato saben que la serie ha cambiado elementos del argumento de los libros, a veces con justificación cero y otras por motivos prácticos. Lo ocurrido a Sansa obedece a la necesidad de darle algo que hacer a Sophie Turner esta temporada, porque de hecho su personaje ha sido fusionado con otro, que quienes han leído los libros conocen.

¿Y es que acaso podía ser de otra manera? ¿Acaso esperaban que Ramsay fuera un dulce amante con la “última” Stark con vida? Ciertamente no y de hecho, Sansa ya se había salvado multitud de veces de una violación. La suerte tiene límites.

Hay que ser muy inocente para escandalizarse con Game of Thrones a estas alturas del juego, valga el juego de palabras. Las violaciones han estado a la orden del día desde el principio. Daenerys fue violada por Khal Drogo en su noche de bodas, Jaime violó a Cersei junto al cadáver de Joffrey, aunque en el libro dicha escena fue consentida.

Eso por nombrar las violaciones de personajes importantes, porque la violencia sexual es un aspecto integral en la serie, del mismo modo que las traiciones, asesinatos y toda clase de actos cuestionables.

Quizás todos se alarman por el hecho de que esta vez violaron a un personaje bueno, que no ha hecho daño a nadie. Se argumenta que no era necesaria la violación para que Sansa tuviera una evolución como personaje. Puede que sea verdad, pero no hacerlo era ir contra todo lo visto en los personajes involucrados: un sádico, una niña débil y un hombre roto (Theon Greyjoy).

Hay que saber jugar el juego

La verdadera razón por la que la gente empieza a reaccionar negativamente contra la serie –a pesar de no poder dejarla- es el hecho de que atenta contra lo que el lector/espectador espera. Tradicionalmente esperamos de nuestra ficción que nos proporcione una justicia que no encontramos en la vida real.

Esperamos que el bien triunfe sobre el mal, que los villanos sean castigados y que paguen por lo que han hecho. Una historia que premie al que hace daño y castigue al bueno es normalmente odiada, pero en Game of Thrones, hay un interesante balance.

Si, los buenos, los Stark, han sufrido toda clase de indignidades. En su mundo de ficción ya han desaparecido –aunque en realidad quedan vivos cuatro de los cinco hijos de Ned, excluyendo a Jon Snow- mientras que a los villanos les ha ido mejor. ¿Pero es eso cierto? No.

El show no premia a los buenos ni a los malos, pues todos reciben su merecido por no saber jugar el Juego de Tronos. Los personajes favoritos de muchos, Daenerys Targaryen y Tyrion Lannister, han ganado y perdido. Han tenido altas y bajas, sin ofender a la estatura de Tyrion. Pero en general, tanto los malos como los buenos caen, cuando les llega su hora.

Puede que los Bolton y los Frey aún no reciban su castigo, pero si la serie (y los libros) mantiene su coherencia, ambas familias la pagarán y no por sus actos malvados, sino por presionar demasiado su suerte. Lo mismo ocurrió con los Lannister, que parecían intocables y han caído como moscas.

Para quienes vieron The Gift, el más reciente episodio de la 5ta Temporada, ver caer a Cersei fue MUY satisfactorio, pero lo cierto es que ella cavó su propia tumba. Se llama separación de la Iglesia y el Estado y tiene una razón de ser. Por intentar dañar a otros del modo más rebuscado, terminó pagando el precio.

Lo contrario también aplica, ninguna buena acción queda sin castigo. El exceso de honor y moralidad de Ned Stark fue la causa de que su cabeza rodase. Eso y el hecho de que lo interpretó Sean Bean, eso nunca conduce a la subsistencia de un personaje.  En el fondo, el mensaje de Martin y de la serie, es muy maquiavélico en aquello de que el fin justifica los medios. Y, en el caso de los personajes como individuo es: “Engáñame una vez y será tu culpa, engáñame dos veces y es mía”.

Lo mismo aplica para los espectadores.

Por SenseiAgot (@SenseiAgot)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Cine

Mira además

13 de los señores Sith más famosos y relevantes de la historia

(Maracay, 4 de Mayo. O’kuroku).- En el Día de Star Wars, una celebración surgida de …