Inicio Manganime Anime ReLIFE: Un final épico y genial para un gran manga

ReLIFE: Un final épico y genial para un gran manga

13 minuto leer
5
0
ReLIFE

(Lechería, 27 de marzo. O’kuroku).- Tras 5 años siguiendo esta genial historia, finalmente ReLIFE llegó a su final el pasado 16 de este mes; y lo hizo como lo merecía, a lo grande.

Por mucho tiempo estuvimos siguiendo la historia de amor de Arata y Chizuru; y a medida que se acercaba el final estuvimos sumidos en la tensión e incertidumbre de no saber si al final ellos podrían estar juntos o no.

Sí, es verdad que esta es la temática de casi todas las historias donde el romance es protagonista o un actor relevante; sin embargo, en esta ocasión no era un rival amoroso, un duelo de familias, diferencia de clases o una trama de venganza lo que podía evitar el final feliz.

En ReLIFE, el gran “villano” era la consecuencia de participar en dicho experimento, es decir, la pérdida de los recuerdos. No voy a ahondar mucho en esta parte porque ya hablé en profundidad de ello hace algún tiempo; y en esta ocasión quiero centrarme exclusivamente en el cierre. Por cierto, a partir de aquí se vienen Spoilers.

Ya en el último tercio del manga estaba más que claro que Arata y Chizuru se amaban; incluso lograron confesarse y aceptar sus sentimientos. El problema era que él no se atrevía a ir más allá por el temor de estar con una adolescente; y ella ya estaba haciendo un esfuerzo titánico al entender y seguir sus sentimientos. Pedirle más era una locura.

Y el asunto no terminaba allí, al ser ambos sujetos de ReLIFE, los dos perderían los recuerdos del otro una vez que finalizara el proceso. Y acá Yayoiso logró evitar caer en el cliché de hacer que la «malvada» corporación detrás de ReLIFE buscara separar a la pareja; de hecho, sucedió todo lo contrario, cuando Ryou y An empezaron a buscar una forma de preservar los recuerdos de sus supervisados, se enteraron de que el equipo científico ya había agotado todas las posibilidades sin éxito.

Para la corporación detrás de ReLIFE el mejor escenario era que la pareja se terminara estableciendo gracias al experimento, ¿Qué mejor publicidad para mostrar el éxito de la iniciativa de rehabilitar a sujetos NEET? Por esa razón, ellos buscaron una forma garantizada de preservar los recuerdos de Arata y Chizuru, pero al final sólo llegaron a la conclusión de que la única forma yacía en la voluntad de ambos.

Por supuesto, que al no poder encontrar una forma garantizada de que ambos se recordaran, el protocolo de no permitir que ambos supieran que el otro era un sujeto del experimento se mantenía en pie; y gracias a esto tuvimos la primera de las escenas emotivas de este desenlace.

Cuando Chizuru se escribió en su mano que ella amaba a Arata nunca pensó que An vería la nota; y nuestra animada supervisora, quien siempre apoyó a la pareja, se vio en quizás el peor dilema de su vida profesional hasta ese momento pues tuvo que debatirse entre seguir las líneas de su trabajo o ir en contra de todo para apoyar la relación de los dos supervisados.

Al final, con todo y su profundo dolor, ella decidió seguir el protocolo y tuvo que borrar ese mensaje. Sé que muchos fans de la serie la odiaron por eso e incluso la llamaron hipócrita, pero creo que hay que hacer un poco de empatía con ella. Era su trabajo y si ese desliz se sabía era muy posible que la despidieran; además, esa nota por sí sola no garantizaba nada. Quizás si hubiera sido algo contundente, An habría corrido el riesgo.

Y entonces entramos en los 6 capítulos finales. De entrada diré que la autora usó un Deus ex Machina para que la pareja quedara junta, pero el mismo no sólo fue pequeño sino que fue perfectamente lógico. Entre las opciones de empleo ofrecidas a Arata y Chizuru, Ryou y An incluyeron la corporación ReLIFE.

Sí, era una jugada arriesgada, pero a mi modo de ver esa opción tenía muchas más probabilidades que el mensaje en la mano de Chizuru. ¿Por qué? Porque al trabajar juntos, era más fácil que los dos se relacionaran (con la ayuda de los dos supervisores) y que pudieran volver a desarrollar sentimientos por el otro aún sin recuperar sus recuerdos.

Claro, que si uno, o los dos, hubiera elegido otro puesto de trabajo el final habría sido distinto; sin embargo, ¿No es así la vida? Una decisión diferente en alguna parte nos cambia todo nuestro futuro. Obviamente, cuando ambos deciden trabajar en el mismo lugar, Ryou y An no pierden tiempo y empiezan a hacer todo lo posible para juntarles.

Hacer que se sienten juntos en la fiesta de bienvenida, decirles que ambos fueron sujetos del experimento para picarles la curiosidad y lograr que conversaran; y hacer que Chizuru esperara a Arata para llevarlo al siguiente sitio de reunión y así asegurarse de que ambos tuvieran tiempo a solas, fueron medidas lógicas y mucho más contundentes que una simple nota escrita en una mano.

Por supuesto, que al final esos esfuerzos no fueron en vano y cuando ambos empiezan a hablar a solas pudimos ser testigos de una de las escenas más memorables de este manga. El capítulo 220 es de esos que son difíciles de olvidar. La forma en que se dieron los hechos, la poderosa narrativa que fue capaz de transmitirnos los sentimientos de ambos; y el desenlace final fueron espectaculares.

Esos adornos de celulares seguramente deben ser enmarcados en un museo porque gracias a ellos Arata y Chizuru recuperaron sus recuerdos en una forma enormemente emotiva; incluso, los simbolismos usados por Yayoiso fueron geniales. Por eso es que aborrecí la manera tan patética en que esta escena se adaptó en las Ovas finales.

Y lo mejor fue que Yayoiso escapó al cliché de terminar el manga en esa escena, cliché que arropó por completo a las Ovas; y en lugar de eso, nos regaló varios momentos especiales en los dos últimos capítulos.

El primer beso de ambos, verles compartiendo juntos como pareja en su lugar de trabajo; y sobre todo, esa escena de Arata, Chizuru, Ryou y An tomando unas cervezas juntos fueron un cierre magistral para una gran obra.

En primer lugar porque tanto en la escena del beso, como en la de ambos trabajando Yayoiso supo agregar esos típicos momentos cómicos que tanto amamos a lo largo del manga; y en segundo lugar, porque la escena de los 4 tomando juntos fue prometida varias veces por ellos durante la historia y fue un bonito gesto permitir que todos la viéramos.

En resumen, un gran manga de principio a fin y una historia de lectura obligada para todos los fans de las obras enfocadas en el romance y la comedia con un ligero toque de drama. Mi nota final es un rotundo 10. En lo personal, disfruté muchísimo de este viaje y espero poder leer el siguiente trabajo de Yayoiso muy pronto. Nos vemos en la próxima entrega.

Por Jacinto Muñoz (@shougoamakusa)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Jacinto Muñoz
Cargue Más En Anime

Mira además

Mushoku Tensei: se ha revelado el tráiler del Segundo Cour

(Lechería, 21 de septiembre. O’kuroku).- La página web oficial para la adaptación al anime…