Inicio TV Lucifer, temporada 2: La madre del diablo es una rubia sexy
TV

Lucifer, temporada 2: La madre del diablo es una rubia sexy

6 minuto leer
2
0

(Madrid, 7 de Octubre. Yakuza Webzine).- Al momento de escribir esta nota se han estrenado dos episodios de la segunda temporada de Lucifer, el show muy pero muy superficialmente basado en el cómic del mismo nombre. Ahora introducen a la mamá del diablo y es una rubia sexy. ¿Pero es interesante?

Al final de la primera temporada renunciamos a juzgarlo en base a su falta de fidelidad, después de todo ya no tiene caso. Hay que admitir que el Lucifer de Tom Ellis es divertido sin más y que tiene sus propios méritos, en especial cuando se aleja de ser el típico seriado de procedimientos policiales con un analista externo raro.

Esta encantadora pero extremadamente inmadura versión del regente del infierno, se ha sabido ganar su lugar y su segundo viaje al rodeo inició de una manera… particular.

El resumen de los dos primeros episodios está en el título, pues es así de simple. Luego de la revelación en el final de la temporada pasada de la existencia de «Mamá Morningstar», la esposa de Dios, tenía mis dudas de hacía donde iba el show. De momento luce como que tendrá más interés que la primera temporada. 

La rubia sexy en cuyo cuerpo habita un ser celestial no solo tiene un buen trasero -dicho por ella misma- también parece tener una agenda oculta. Lo cual no es raro, pero no acaba allí. El personaje parece amar genuinamente a su hijo y eso pone a Lucifer en una disyuntiva.

No es que su madre no siga siendo peligrosa y que tenga sus propios planes, pero su conciencia -por poca que pueda tener el Diablo- no le deja abandonarla. Lo mismo que su orgullo de nunca romper un trato -en este caso con su progenitor- no le permite el no enviarla al infierno.

La mamá del diablo trajo nuevas fuentes de humor al show, que al mismo tiempo ha ganado un poco de profundidad emocional. Mazikeen tiene dudas sobre su lugar en este mundo. Amenadiel está llevándose mejor con su hermano, pero sus propias emociones  humanas parecen estar afectándole.

Linda establece cada vez más lazos con la corte angelical, aunque para ella solo sean mortales y eso le ha llevado a sufrir por el poco avance en terapia de Lucifer y el engaño de Amenadiel. Al mismo tiempo Chloe Decker anda a mitad de camino entre creer y no creer en Lucifer, quien está evidentemente más y más interesado en ella… aunque no lo admita.

Estos dos primeros capítulos hicieron un buen trabajo en introducirnos al nuevo status quo del show, pero el avance de la serie depende sobre todo del saber introducir más elementos del mundo sobrenatural. El recurso de las dudas de Chloe tiene limite y eventualmente tendrán que hacerla creer. 

Por otra parte, la adición de la forense católica me ha parecido innecesaria y un elemento que no aporta mucho al show de momento. No obstante reconozco el potencial de la idea, si logran implementarla de manera orgánica y no como el momento incomodo del episodio.

El peso de la serie una vez parece que será sostenido por Lucifer, pero la supervivencia  de la serie y su calidad depende mucho de la mama del diablo. El uso de este personaje será vital para esto y la introducción eventual de Dios, será un reto de temer. Pero volviendo a estos episodios, teniendo en cuenta que los dos casos del día fueron un poco flojos, le doy a este inicio un 7 de 10.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En TV

Mira además

EXCLUSIVA – Kanata Yanagino, autor de Saihate no Paladin, nos cuenta que sintió al ver el anime: “Es increíble”

(Madrid, 22 de Octubre. O’kuroku).- Kanata Yanagino, el autor de Saihate no Paladin (The F…