Inicio Manganime Anime Inuyashiki intentó ser madura, pero solo es diversión tonta

Inuyashiki intentó ser madura, pero solo es diversión tonta

11 minuto leer
0
Ichiro Inuyashiki First Impressions

(Madrid, 23 de Enero. O’kuroku).- Después de Gantz, Hiroya Oku, volvió a intentarlo. La obra con la que regresó fue Inuyashiki. La adaptación al anime, pese a un inicio cuando menos intriganteha sido una vez más una decepción.

No se puede culpar de esto al mangaka, después de todo su obra tiene una duración de 10 volumenes, tiempo más que suficiente para desarrollar su concepto. Pero la adaptación, de solo 11 episodios, luce apresurada y en consecuencia temáticamente es poco efectiva.

Como ya comenté en mis primeras impresiones, la idea tenía potencial ¿Como reaccionan dos personas diferentes a el adquirir superpoderes? O a ser convertidos en cyborgs superpoderosos en todo caso. Sin embargo, vistos los 11 episodios no puedo dejar de pensar que una vez más una obra del autor confunde los arboles por un bosque.

Inuyashiki promete ser una obra profunda y de análisis de la naturaleza humana pero jamas llega a serlo del todo. Está diseñada para que sintamos vergüenza ajena por el comportamiento de todos, menos de su protagonista. Esto está hecho para hacernos creer que la bondad intrínseca de Ichiro Inuyashiki es suficiente para cambiar al mundo, pero en ese caso ¿Por qué hacer a su familia tan detestable al principio?

Al final les vemos como una familia reconciliada, pero esos cambios de actitud son demasiado repentinos y no se sienten como momentos que la historia se ha ganado. En cuanto a su tono, la obra también sufre muchos problemas. Por momentos es casi hilarante por las circunstancias del anciano prematuro, pero luego se torna cruel y despiadada a niveles caricaturescos cuando es Hiro Shishigami el que aparece en pantalla.

Por una lado la historia intenta ser un cuento sobre la moral, pero por el otro recurre a escenas de mal gusto y a asesinatos hasta de niños, con la clara intención de causar impacto en el espectador. Incluso en sus dos protagonistas la dicotomía de sus caracteres y sentido de la moral es totalmente opuesta a un punto que resulta exagerado. Mientras a Ichiro la vida le ha dado la peor mano posible, Hiro tiene todas las cartas. Uno es más viejo, débil y enfermo de lo que debería y aun así se inclina a hacer el bien. El otro es joven, atractivo y con potencial y ante su nuevo poder actúa como un sociopata.

No digo que esto no sea posible, es solo que los personajes carecen de matices. Al menos matices creíbles, si consideramos la conclusión de uno de ellos. Me inclino a pensar que la culpa es de la adaptación, por no hacer una transición adecuada en el caso de Shishigami o la familia de Inuyashiki. Pero no me sorprendería que Oku hubiera vuelto a caer en los vicios de Gantz. 

Técnicamente es pasable

Si decimos lo malo hay que decir lo bueno. Y es que Inuyashiki, si bien tiene un serio problema de tono en su historia y de descarado apresuramiento, es técnicamente pasable. El anime estuvo a cargo de MAPPA, un estudio bastante joven y que ya nos ha dado series como Yuri!!! On Ice y Zankyou no Terror. Este es un paso atrás en lo técnico, pero se deja ver. Sin más.

Sus directores, Keiichi Satou y Shuhei Yabuta, tienen un curriculo nada desdeñable y esa experiencia no se nota en esta serie. Hiroshi Seko, guionista de la serie, trabajó en Shingeki no Kyojion y Kill la Kill, pero acá, quizás forzado por la poca duración de la serie, hizo un guion con muchas lagunas.

En cuanto a la animación, se usó una fusión de animación tradicional y gráficos por computadora, que puede resultar un poco chocante. No es nada nuevo en obras de Oku, pues el mismo recurre mucho a las computadoras para dibujar backgrounds superrealista en manga. Podría compararse con lo visto en la nueva Berserk, pero lo cierto es que está mejor realizada. Aunque siga estando extraña.

En cuanto al diseño de personajes, una vez más, estamos ante una obra del creador de Gantz. En consecuencia, es mucho más realista. Nada de ojos enormes o expresiones exageradas. Su estilo, desde Gantz, es bastante más naturalista que lo habitual en el anime. Lo mismo ocurre con su paleta de colores, bastante más apagada de la norma de la industria.

Los temas opening y ending son excelentes. De hecho My Hero de Man with a Mission estuvo en nuestra lista de candidatas a mejor tema de entrada del año. El ending, Ai wo Oshiete Kureta Kimi e de Qaijff, se centra más en la relación entre Hiro y Shion, con un tono más melancolico que funciona.

Inuyashiki es entretenimiento decente

En conclusión, estamos ante una serie que prometió mucho más de lo que nos entregó. Pese al potencial de la idea, los problemas de guion y tono son tan marcados que afectan la experiencia. El apartado técnico es aceptable y en algunas escenas, llega a brillar. No obstante, con su premisa entretenida y su ritmo trepidante, es díficil decir que Inuyashiki no es disfrutable.

Si vemos la serie sin mayores aspiraciones, de hecho puede ser bastante entretenida. No obstante, hay que insistir en que la experiencia es cuando mucho, mediocre. Podríamos decir que es una buena mala serie, si eso tiene sentido. Es decir, nunca será una joya y sus fallas son demasiado grandes como para darle una buena calificación, pero como entretenimiento, cumple.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Anime

Comentarios de Facebook

Comentarios Básicos (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mira esto!

El manga Shingeki no Kyojin: Before the Fall, concluye en marzo

(Madrid, 26 de Febrero. O’kuroku).- El manga que narra como era la vida tras los mur…