Inicio Manganime Manga Horimiya: De nuevo se demuestra que establecer a la pareja con rapidez es algo bueno

Horimiya: De nuevo se demuestra que establecer a la pareja con rapidez es algo bueno

14 minuto leer
4
Horimiya

(Lechería, 27 de febrero. Yakuza Webzine).- Cuando un autor rompe el cliché de establecer a la pareja en el epílogo siempre se agradece, y más cuando lo hace en gran forma como pasa en Horimiya.

Los defensores de esa figura nefasta de las parejas de epílogo siempre alegarán, cual disco rayado, que cuando los personajes se juntan antes del capítulo final (aunque sea el penúltimo episodio) todo fue muy rápido y no hubo desarrollo.

Sí, el famoso y manoseado concepto del desarrollo de personajes, creo que si hay un concepto que se ha invocado y saturado tanto al punto de banalizarlo es éste. Y conste que yo entiendo la definición original del mismo y sé que es necesario en una buena historia, pero cuando los autores abusan de él hasta el punto de usarlo como trampa caza bobos entonces el asunto cambia.

Señores, no hay mejor escenario para desarrollar a tus personajes que establecerlos como pareja, a no ser que nunca pienses juntarlos entonces en ese caso ni siquiera debería haber insinuaciones al respecto. En mi lista de parejas de anime que amo y odio explico esto en detalle.

Alguien en algún momento vio que unir a los protagonistas al final servía para mantener el interés de la audiencia y desde allí la gran mayoría de autores repite el patrón al dedillo. Pero ¿realmente con eso desarrollan a sus personajes? Eureka Seven es un claro ejemplo donde esta tesis se cae a pedazos.

Renton en el capítulo final sigue siendo el mismo idiota inmaduro que vimos en el primer episodio de la serie, pero entonces ¿por que tantas personas dicen que hay un gran desarrollo de personajes en esa serie?

Porque por desgracia, el concepto de desarrollo de personajes se ha mimetizado a tal extremo con las parejas de epílogo, que para muchos es sencillamente imposible imaginar al primero sin lo segundo.

Pero afortunadamente, cada vez son más las series que buscan romper con este paradigma al establecer a las parejas de forma temprana en la historia sin que ello implique que los personajes sean planos. Ya he hablado de otras series tales como Itazura na Kiss, Btooom!, Akagami no Shirayukihime, Rakudai Kishi no Eiyuutan, e incluso Ichigo no Gakkou y Akkan Baby… y ahora, en el marco del mes del amor y la amistad, le toca el turno a Horimiya.

Hori-san to Miyamura-kun, fue un webcomic creado por Hero que se publicó desde el 2008 hasta el 2011; luego, en el año 2012, se decidió hacer un remake del mismo en formato manga siguiendo la historia creada por Hero, pero con las ilustraciones de Hagiwara Daisuke, a este remake se le llamó Horimiya y aún sigue publicándose. Tanto el webcomic como el manga están enfocados a la demografía Shounen.

La premisa pudiera parecer algo fuera de lo común en lo específico, pero si se analiza en detalle al final no resulta tan extraña en lo general: Kyouko Hori es una chica muy popular en el instituto donde destaca por su apariencia impecable y bien arreglada, pero es una persona completamente distinta después de clases. Un día, ella conoce a alguien quien tampoco muestra su verdadero ser en el instituto, un chico tranquilo y taciturno llamado Izumi Miyamura. Luego de un encuentro fortuito donde Hori y Miyamura descubren sus secretos, finalmente los dos tienen una persona a la cual le pueden mostrar ambos lados de sus vidas.

A partir de este setting poco a poco se va desarrollando una trama divertida donde inicialmente se dieron ciertas vueltas para establecer a la pareja, pero que rápidamente mostró que su columna vertebral no estaría allí; de hecho, ya en el capítulo 20 sucede la confesión y en el 23 la unión se formaliza.

Considerando que la historia original tiene más de 100 capítulos (sin mencionar los omakes que son más de 300), es claro que las cosas sucedieron con bastante rapidez en el plano romántico, pero ¿se estancó la historia? ¿los personajes se convirtieron en zombies? Para nada, al contrario, es a partir de su unión cuando el manga empieza a elevar su calidad.

De inmediato queda claro que la idea en esta obra es mostrarnos el proceso de madurez de ambos protagonistas desde su realidad como pareja. Y acá es cuando el autor demuestra que no le tiene miedo a explorar el enorme abanico de posibilidades que brinda el hecho de que los protagonistas sean novios.

En este punto los eruditos de las parejas de epílogo dirán que ya no hay interés en la historia, que ya no hay nada que contar y que no habrá más desarrollo de personajes; pues estar más equivocado sería imposible.

Hero es capaz de introducir gran cantidad de conflictos para que Hori y Miyamura no sólo crezcan como personas sino para que aprendan a cultivar su relación; además, el humor se potencia y el interés se mantiene debido a que nunca se sabe qué va a pasar a continuación.

¿Que se cae en ciertos clichés? Sí, al inicio se dieron las típicas vueltas para establecer a la pareja, luego lo mismo para su primer beso e igual para la primera vez que tiene intimidad, pero nunca se abusó de esto por lo que jamás se sintió pesado o molesto. De hecho, los dos tienen intimidad en el capítulo 37, apenas 14 episodios después de formalizar su unión.

Además, para los que aman romances que se desarrollen a paso de caracol herido, el autor les hace un guiño con la pareja de Yuri Yoshikawa y Toru Ishikawa, tan lejos como en el capitulo 59 ambos siguen con el típico esquema Shounen de sí, pero no.

Sobre el arte, ciertamente fue un plus que se le pidiera a Hagiwara Daisuke trabajar en el manga porque la mejora visual es notoria, aunque como dijo alguien en un foro, los diseños de Hero son agradables a su manera.

Todavía no les puedo dar un veredicto definitivo porque la historia está lejos de terminar, pero hasta donde va me ha encantado porque no ha perdido la frescura ni el humor; a día de hoy sigo esperando con ansias cada capítulo para pasar un rato agradable con las vivencias de Hori, Miyamura y los demás.

Por cierto, para darle más mérito a la obra, les cuento que el cast es bastante reducido: los dos protagonistas, sus padres, el hermano de Hori, Yuri, Toru y poco más por lo que la dificultad de mantener la atención es todavía mayor. Eso sin mencionar que es una comedia romántica, es decir, el núcleo de la historia es el romance, no hay más apoyo. ¿Entienden ahora por qué odio esas series de acción/aventura/fantasía que pervierten el romance al usarlo como fanservice cuando tienen una trama que debería ser la que mantuviera el interés del público?.

Cuando el manga termine regresaré a darles mis impresiones finales, pero salvo que suceda un cataclismo creativo dudo mucho que sean muy diferentes a las que tengo actualmente. Una obra divertida, con personajes bien desarrollados a quienes es fácil querer, con un humor que se mantiene fresco en el tiempo y que no tuvo miedo de romper clichés. Mi puntaje final es de 10/10.

Por Jacinto Muñoz (@shougoamakusa)

Pueden unirse a nuestro Discord, haciendo clic acá.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Jacinto Muñoz
Cargar más en Manga

¡Mira esto!

Horimiya: Finalmente se conoce la fecha de estreno del anime

(Lechería, 18 de noviembre. O’kuroku).- El anuncio fue hecho hace unas horas desde la cuen…