Inicio Destacadas Genjitsushugisha no Oukokukaizouki: Porque no todos los héroes son guerreros

Genjitsushugisha no Oukokukaizouki: Porque no todos los héroes son guerreros

14 minuto leer
2
Genjitsushugisha no Oukokukaizouki

(Lechería, 11 de septiembre. O’kuroku).- Tras leer los primeros 5 volúmenes de Genjitsushugisha no Oukokukaizouki no podía dejar de compartir con Ustedes mis impresiones de esta gran novela.

Tengo que admitir que tenía bastante tiempo sin que una novela ligera japonesa me gustara tanto (sin contar con las que ya tengo rato siguiendo). Después de haber sufrido lo indecible con princesos y sus escudos de virginidad capaces de detener explosiones nucleares, harenes con toneladas de ecchi que nunca llegaban a nada y montones de isekai, cada uno más ridículo que el anterior; decidí que había tenido suficiente y me dediqué a leer novelas chinas y coreanas cuyas tramas tenían mejor calidad y se acercaban mucho a lo que estaba buscando.

No obstante, la novela Genjitsushugisha no Oukokukaizouki era una deuda pendiente que tenía desde hace bastante tiempo. En su momento escuché muy buenas críticas y decidí leerla, pero por unas u otras razones terminaba posponiendo el asunto. Por suerte, hace unos días decidí dar el primer paso y vaya si fue una buena decisión. En cosa de horas terminaba cada volumen y no podía esperar a empezar con el siguiente hasta que leí los primeros 5.

Lo primero que tengo que decir es que esta es una novela que se sale de lo convencional. Sí, ya sé que mucho pensarán en esto punto “¿Cómo dice eso si esta novela es otro isekai de los que se quejó hace rato?”, pero a pesar de que el autor se escudó en la estructura narrativa más usada en los últimos años, no es menos cierto que su enfoque ha sido totalmente diferente al resto.

En primer lugar, no tenemos a un héroe que llega con un poder tan roto que termina siendo ridículo; en segundo lugar, no tenemos un desfile de mujeres matándose para que él les preste atención (sé que algunos podrían discutir este punto, pero luego lo desarrollaré en detalle); y en tercer lugar, no tenemos a un protagonista que resuelve todo venciendo en combate a sus enemigos.

En esta ocasión, el autor Dojyomaru nos trae a Kazuya Souma quien es invocado al reino de Elfrieden para ser entregado como ofrenda al Imperio del Gran Caos; sin embargo, sus grandes conocimientos de política y todo lo referente a manejar un estado le permiten eludir ese “nefasto” destino y por ciertas circunstancias termina siendo el monarca del reino donde fue invocado.

Nótese que aquí no se ha hablado de combates, batallas o peleas. Souma logró librarse de su problema… gobernando… Y aquí está la clave principal que distingue a estas novelas de las demás del género. Este joven de mente ágil y fan de Maquiavelo y Sun Tzu usando sus dotes de estadista y la filosofía de semejantes maestros como armas tuvo que enfrentarse al reto de dirigir una nación.

No quiero entrar en demasiados detalles para no caer en spoilers porque a pesar de que esta novela ya tiene sus años, si alguien que mira estas líneas aún no la ha leído quisiera que lo hiciera sin arruinarle nada.

Además, lo importante es que el solo hecho de empezar con este enfoque ya garantiza que el desarrollo no seguirá los típicos tropes de los isekai que actualmente dominan las temporadas del anime. Acá vemos muchas discusiones de política, economía, agricultura, ciencia y sí, magia, que no olvidemos que estamos en un mundo de fantasía.

Además, me pareció muy acertado cómo Souma logró encontrar la forma de usar artilugios mágicos para que cumplieran funciones de desarrollos tecnológicos del mundo moderno. Por ejemplo, en ese mundo hay ciertos aparatos que permiten la transmisión en tiempo real de imágenes y sonido; y ante esta opción, nuestro protagonista fue capaz de crear su propia Televisora estatal para no sólo divertir a las masas, sino para poco a poco guiarles sus pensamientos en la dirección que él deseaba.

Por otro lado, a pesar de que es una novela ligera y que el drama no es demasiado fuerte, el autor nos recuerda que siendo Maquiavelo y Sun Tzu los líderes filosóficos de nuestro protagonista, alguna veces Souma deberá tomar decisiones crueles que no son las que normalmente tomaría un héroe clásico en ese tipo de historias.

De hecho, hasta en el romance Dojyomaru busca marcar distancia respecto a la mayoría de sus colegas japoneses. Es verdad que la relación entre Souma y las mujeres de su harén no se desarrolla rápido; no obstante, tampoco se demora decenas de volúmenes y acá es donde nos queda claro que al ser una historia basada en cómo gobernar a una nación, el romance no puede estar desligado de ese punto.

Como todo monarca, es lógico que tenga varias parejas y es más lógico que algunas de ellas sean con fines políticos; por ello, buena parte de la historia nos muestra cómo Souma tiene que lidiar con ese tipo de circunstancias, cómo manejar la presión de tener varias mujeres, cómo manejar los tiempos cuando su gabinete le exige un heredero para ayer y cómo desarrollar sus relaciones para que haya armonía y amor en las mismas.

Es verdad que esto se ha visto antes en muchas series de harén, pero a diferencia de la gran mayoría, acá se maneja con más realismo y sobre todo seriedad. No voy a decir que no hay humor, pero no se usa al romance para hacer chistes. Simplemente, dentro de esa dinámica normal hay momentos graciosos; y entre ambos enfoques hay un mundo de diferencias.

Respecto al mundo, debo decir que el autor ha hecho un gran esfuerzo en describirnos un mundo vibrante con diferentes razas, culturas, modos de vida, costumbres, religiones y formas de gobierno. Además, el hecho de que la historia no siempre se cuente desde el punto de vista de Souma, nos permite tener varias ventanas desde las que podemos experimentar la historia.

Por otro lado, aunque el protagonista no sea un guerrero, ello no implica que no haya combates. De hecho, son varias las batallas que se han librado y Souma ha liderado casi todas. La diferencia es que en lugar de verlo combatir directamente, lo observamos como el estratega que dirige las operaciones no sólo durante la confrontación en sí misma, sino antes de que la misma inicie (lo cual es mucho más importante porque es en esta etapa donde se ganan estos enfrentamientos)

Me parece que en este punto Dojyomaru ha hecho un gran trabajo para mostrarnos secuencias emocionantes, manteniendo un gran realismo, considerando la premisa; además, me parece que ha sabido balancear los diversos poderes mágicos con las ideas modernas del protagonista.

Para finalizar tengo que decir que las ilustraciones de Fuyuyuki le vienen como anillo al dedo a la historia y es esa combinación de narrativa e imágenes las que terminan haciendo de Genjitsushugisha no Oukokukaizouki una gran novela. Si buscan salirse de la rutina, esta es una opción que no deben pasar por alto. Nos vemos en la próxima entrega.

Por Shougo Amakusa (@shougoamakusa)

Genjitsushugisha no Oukokukaizouki: Porque no todos los héroes son guerreros
Argumento / Trama 9.5
Personajes 9
Romance 10
Mundo 10
Escala de Poderes 10
Combates 9
Ritmo 9
Sumario
Una novela que toma una premisa trillada y la vuelve interesante usando un enfoque diferente
9.5
Nota Final
Puntuación de Usuarios 4.07 ( 5 votos )
Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Shougo Amakusa
Cargar más en Destacadas

Comentarios de Facebook

Comentarios Básicos (2)

2 Comentarios

  1. jose

    12/09/2018 en 5:04 pm

    lo leere

    Responder

    • Shougo Amakusa

      12/09/2018 en 5:07 pm

      Estoy por publicar el review de una novela china que también podría interesarte, en 5 minutos podrás leer el artículo (sin spoilers)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mira esto!

Reki Kawahara pide disculpas por último episodio de Sao Alicization

(Lechería, 11 de diciembre. Yakuza Webzine).- Las reacciones tras el episodio 10 de Sao Al…