Inicio Manganime Manga GE Good Ending: Un Final Feliz, pero ¿Bueno?

GE Good Ending: Un Final Feliz, pero ¿Bueno?

34 minuto leer
18
0
Good Ending

(Lechería, 31 de octubre. Yakuza Webzine).- GE Good Ending es un manga escrito e ilustrado por Sasuga Kei. Consta de 16 volúmenes y fue publicado desde 2009 hasta 2013 por la Weekly Shônen Magazine y Kodansha. Como ya es evidente, su demografía es Shônen y su género es romance / drama, sin perder de vista el humor… Pues bien, de este trabajo les voy a estar comentando en esta entrega así que espero me acompañen en este viaje.

Empezaré esta reseña diciendo que Good Ending es una muy buena serie para mostrarle a las fanáticas (y fanáticos) de culebrones que en Japón se hacen dramas muy buenos; de hecho, algo que me pareció interesante en esta serie es que no hay una villana (ni un villano, bueno al final hay un intento de malo, pero es tan patético que de casualidad clasifica como intento)

Para los que no han visto nunca una novela dramática latina les comento que en las mismas siempre está la buena sufrida, el galán que se acuesta con la buena y la villana (una moralidad medio dudosa allí… pero en fin), y la villana que es mala, malota. Claro, luego hay variaciones, que si hay varias malas, que si la buena tiene amigas, etc. Sin mencionar que muchas veces se usa el esquema del Conde de Montecristo donde la buena pobre es humillada y desaparece para volver rica y poderosa con otra identidad (la tipa es igualita, pero maquillada y nadie nota que es la misma pobre de antes… aunque si nadie se da cuenta de que Clark Kent es Superman supongo que es posible)

Pero cortando la divagación, el punto es que casi siempre el triángulo amoroso es entre la buena (y protagonista), el galán (y protagonista) y la mala (antagonista); por ende, uno ya sabe el final desde los trailers. Buena y Galán juntos, Mala sola y muchas veces con desenlace trágico. Esta fórmula, que es realmente bien simple, se ha repetido una y otra vez desde que se inventaron las novelas dramáticas latinas por lo que no entiendo por qué sigue funcionando, bueno, será porque lo que importa es el viaje y no el destino…

Sin embargo, GE Good Ending rompe ese esquema y opta por un triángulo amoroso, pero con dos buenas (y protagonistas) y un ¿galán? que es medio despistado al inicio, pero que va madurando. Ya este pequeño cambio que pareciera insignificante le dio una perspectiva distinta a la serie, dado que no había una mala a quien odiar y una buena a quien apoyar incondicionalmente. En lugar de eso, se crearon dos bandos, el de Shou y el de Yuki y créanme que ambos grupos se declararon la guerra nada más formarse por lo que cada capítulo era toda una batalla para demostrar por qué Seiji debía elegir a una y a otra.

Y conste, ambas hicieron méritos para ser la elegida, pero también para ser rechazadas. Shou de entrada deja a Seiji en el aire para irse con Kento (su primer amor); pero Yuki también le dio sus golpes bajos a Seiji y en más de una ocasión, parte por su trauma (del cual hablaré más adelante) y parte por su inmadurez, porque curiosamente, Yuki tiene un caso único tipo Benjamin Button porque a medida que avanza la serie se va haciendo más inmadura, al punto de que su dibujo se va tornando más childish, ¿no me creen? Les dejo estas muestras:

One Shot

Capítulo 1

Capítulo 71

Si han leído el One Shot que sirvió como episodio piloto y que eventualmente le dio origen a la serie, verán que Yuki siempre fue dibujada de forma adulta y su carácter estaba bien formado con una madurez notable; de hecho, en los primeros capítulos esos rasgos se hacen evidentes. Pero a medida que la trama avanzaba, su inmadurez fue aflorando y quizás para que no pegara esa personalidad nueva con su dibujo, la autora decidió modificar el arte para mostrar a la chica más acorde a su nueva mentalidad.

El hecho es que la serie se desarrolló alrededor de este triángulo amoroso que eventualmente se vuelve pentágono al aparecer Kento (ex de Shou) y Touru (ex de Yuki) en la ecuación e incluso hexágono al incluir a Riza (una enamorada de esas radicales de Seiji) Manteniendo a los lectores en vilo porque cuando parecía claro que Seiji estaría con una, sucedía algo que sembraba la duda… y si era obvio que quedaría con la otra, entonces había otro punto de giro que enredaba el asunto.

Incluso cuando parecía que no se podía tolerar tanta inmadurez y tanto suspenso, siempre surgía el pilar de toda esa historia, Izumi, realmente el chico era ese personaje ideal (un poco Canon Sue quizás) centrado, exitoso con las chicas y maduro que lograba encarrilar las cosas para que las tragedias se solventaran con pérdidas mínimas… El otro bálsamo era la pareja de Kouno y Eri que sí fue de las clásicas con todos sus clichés, pero que su desarrollo bonito, pausado y sin mayores dramas nos hacía tomar un respiro para poder aguantar la tragedia griega de los protas. Incluso admito, que esa pareja fue mi razón para seguir avanzando en la serie cuando estaba cerca del final.

Y miren que hubo momentos memorables con estos supuestos personajes secundarios; Izumi llegando al rescate para evitar la violación de Riza, mostrando que además de galán, maduro y centrado, el chico era un experto en defensa personal… Kouno declarándose con el tren pasando en medio de él y Eri… Kouno cantando el himno de la escuela en plena vía pública para mostrarle su amor a Eri y así podría citar muchas más. Pero no me negarán que esas tres fueron de antología.

Ahora volviendo a la razón de este post, esa fórmula que ya expliqué en los párrafos anteriores le sirvió a Sasuga Kei para que transitara sin mayor contratiempo durante 14 tomos y 130 capítulos y ojo, eso no es poca cosa. No obstante, a partir de allí es cuando muchos de los lectores comenzaron a pensar que ya era tiempo de cerrar el asunto y que ya se estaba abusando de las vueltas de tuerca constantes (soy ingeniero, prefiero decir vuelta de tuerca a punto de giro) Y conste, yo siempre fui del bando de Yuki, pero llegado a ese punto había aceptado su derrota y la victoria de Shou y su gente.

¿Qué motivó ese cambio de actitud en los lectores? La muestra de inmadurez más grande de toda la serie y extrañamente vino del personaje que supuestamente era el más maduro. Cuando ya todo estaba en paz y cuando parecía que ya sólo quedaba hacer el epílogo, viene Yuki y le suelta a quemarropa a Seiji que a pesar de que lo había dejado, todavía lo seguía amando por lo que no podían ser ni amigos… Y todos los lectores nos quedamos con expresión de WTF… Y no era porque no lo supiéramos, porque estaba clarísimo, sino porque ya no venía a cuento decirlo.

Vamos a ver, Yuki acabó solita su relación con Seiji debido al trauma que ella sufría. Y mira que es irse al límite tener un trauma tan grande para tener relaciones sexuales sólo porque tu ex pareja divulgó tu primera vez en video. Ojo, no le quito gravedad al asunto, que la tiene y mucha (por algo es delito), pero siento que pusieron esa experiencia al mismo nivel de una violación; y, con todo el respeto a los lectores y personas que han sufrido la horrible experiencia de ser expuestos en video en momentos íntimos, ambos escenarios son distintos y no están al mismo nivel.

Pero bueno, aceptemos que el trauma está… siendo Yuki la chica más madura del cast (tenía 17 años en ese momento, si mis cuentas no fallan) ¿no era más sensato buscar ayuda? Me refiero a ayuda profesional. Si tanto amaba a Seiji, creo que esa era su mejor opción. Sin embargo, la chica se fue por lo fácil, dejar al chico y permitir que fuera feliz con la otra. Ok, genial, la chica tiene complejo de mártir y quiere ser la sufrida de la historia, hasta allí no hay rollos. Pero entonces, cuando el chico ha superado aquella montaña rusa de emociones y está estable con Shou, viene la sufrida y decide que ese papel de mártir no le gusta tanto por lo que decide entrar en el juego… de nuevo y de una forma poco elegante.

Obviamente que esas palabras marcaron a Seiji tanto que fueron las que pusieron en marcha los engranajes para su eventual ruptura con Shou. Y ojo, que la rubia tampoco fue que se portó como la novia ideal, porque mira que con la inestabilidad que ya demostraba en su relación con Seiji irse a visitar a Kento al Hospital era jugar con fuego estando bañada en gasolina. ¿Resultado? La frase célebre e icónica de la serie: “In the end, we are just licking each other’s wounds” (al final, tú y yo sólo estamos lamiendo las heridas del otro) la cual paradójicamente no fue dicha por Izumi, sino por Seiji, y lo que la hace más lapidaria es que fue dicha sin peleas y sin gritos, sino con mucha amargura, parsimonia y convicción. En resumen, Shou se quemó.

Evidentemente, luego de decir eso, no había otro camino que romper, pero no olvidemos que todo eso surge por la jugada sucia de Yuki producto de su ambivalencia e incapacidad para sostener una resolución. Eso incluso a mí, defensor de ella, me hizo pensar que era un error si quedaban juntos; sin mencionar que la ruptura de Seiji y Shou fue de esas que te sacan la vena más sensible, es imposible ver esa escena sin que las lágrimas luchen por salir de las orbes. De verdad que en ese punto de la trama admito que Shou merecía más a Seiji, cuando pones todo en una balanza, la rubia hizo más por él que Yuki…

Y finalmente, llegamos a lo que la da título al post, el final. Bien, críticas y opiniones aparte, era claro que Seiji quedaría con Yuki, pero entonces vino una secuencia que para mí sólo buscó darle más capítulos a la serie para exprimirla al máximo… El secuestro de Yuki por Touru fue claramente forzado porque no venía a cuento, Touru era un chico obsesivo, pero nunca con un perfil violento; además, ¿Cómo hizo para obligar a Yuki a irse tan lejos? Porque no tenía ni una hojilla de afeitar para decir que la forzó. Imagino que sería algo como “Yuki, vine porque no puedo vivir sin ti, así que por favor, vente conmigo para poder llevarte a una casa en el medio del bosque lejos de acá y entonces mantenerte prisionera” y en respuesta “Ok, Touru, me voy contigo, pero descuida que no avisaré a nadie para que no nos puedan encontrar” O.o Muchos dirán que él le muestra a Yuki evidencia de que golpeó a los culpables del video, y que golpeó salvajemente a Seiji por lo que sí tiene perfil violento; mi opinión es que eso fue colocado posteriormente para poder darle algo más de veracidad a un secuestro que no tenía ni pies ni cabeza; además, no olvidemos que Seiji tenía las manos destrozadas por trepar por la cuerda por lo que esa pelea no fue justa. Seiji en condiciones normales hubiera barrido el piso con Touru.

Ya luego lo del papá de Yuki es más razonable dado su perfil y lo que ha pasado, lo cual permite que suceda la secuencia cliché del rescate y el final feliz que todos conocemos. No obstante, allí no acaba el asunto porque viene el famoso epílogo donde hay dos cosas, bueno dos y media, que de verdad me hacen decir que no fue un buen cierre. Primero, pudiera llegar a entender (y mira que tengo que flexibilizar mucho mi criterio) que en 10 años Seiji no haya pasado de ser un simple asistente de fotografía y que ahora es cuando hará su primera exposición. Pero, ¿Cómo se explica que no haya visto a sus amigos ni sabido nada de ellos de forma directa en ese tiempo? De Shou pudiera entenderse dada la forma como terminaron (aunque no justifica que no sepa que está con Kento y que tiene un hijo, hay muchos amigos en común) Pero ¿Eri y Kouno? ¿Sólo supo de él viendo algunos juegos por Internet? ¿Nunca hubo tiempo de una visita? ¿Y los teléfonos, mensajes de texto, whatsapp, pin, LINE (que es japonesa)?

Lo anterior le resta mucha credibilidad a lo que estamos leyendo y nos hace pensar que quizás la autora empezó a mostrar plot holes por tener apuros para cerrar la serie (siempre hubo rumores de que la cancelaron), pero la guinda del pastel, la gota que derrama el vaso es la escena entre Shou, Kento y Seiji. Esto es una oda a lo innecesario. ¿Diez años después Shou no ha sido capaz de superar su ruptura con Seiji? Y peor, ¿El trauma está tan vivo que no tiene reparo en humillar a Kento delante de su rival? Y si es así, ¿Por qué tuvo un hijo con él y está embarazada del segundo? Me pareció que sobraba toda esa secuencia, cierto que Kento no se portó bien en el pasado, pero es evidente que al final el chico hace méritos para recuperarla y no hay señas de que la haya hecho sufrir posteriormente (al contrario, parece más un perrito faldero que una pareja) por lo que ya sus culpas se expiaron y no merecía semejante vejación. Además, eso deja muy mal parada a Shou, realmente en ese punto sí es para agarrarle rabia a la rubia (¿sería esa la intención de Sasuga?)

Ahora, yo dije que eran dos cosas y media, ¿Cuál es la media? Yuki es mostrada como una especie de adicta al trabajo que luego llega a casa agotada sin tiempo para su familia y Seiji lejos de reclamar más bien se siente culpable por molestarla. ¿Alguien más detectó lo insano de esa rutina? De hecho, lejos de mostrarlos felices, se ven como una pareja con viaje directo a terapia o a divorcio en el corto plazo. Incluso cuando Yuki lo abraza y le dice que lo ama mucho y cuando ambos ven la foto que muestra su “felicidad” siempre parece rondar en el ambiente la sensación de que algo no está funcionando.

Y por eso, mis queridos lectores, mi opinión es que a pesar del final feliz que fue que el chico quedara con la chica que yo apoyaba, las razones por las cuales quedan juntos y la forma en que son mostrados después me deja un sabor agridulce, primero porque tiene fallas argumentales y segundo porque pareciera ver que pudiera haber una nueva vuelta de tuerca donde Seiji se divorcie de Yuki y vuelva con Shou; y si ya se veía forzado el final, esa puerta abierta es aún más surrealista… Sin mencionar que después de todo el lío que causó el trauma de Yuki, luego no hay ni una mención por error para indicar cómo lo superaron… dada la envergadura que la autora le dio a ese problema (ocasionó la ruptura de la pareja) al menos debió indicar cómo habían logrado vencer ese obstáculo.

Pero en fin, todo quedará para los fan fics y para debates así que espero sus comentarios y opiniones sobre estas líneas; por lo pronto, vamos a la evaluación técnica.

Arte: Muy bueno y agradable a la vista, es algo que motiva la lectura y la evolución regresiva de Yuki le da un toque curioso al mismo lo cual le hace más interesante, de hecho, es algo que en principio pasa desapercibido, lo ves cuando te lo hacen notar 9/10.

Personajes: Yuki, Shou y Seiji con tantas confusiones, inmadureces y dudas existenciales (por no mencionar las ambivalencias) no son esos personajes que uno vea sólidos; pero en contraste, Eri y Kouno sí muestran esa evolución realista de madurez a medida que avanza la historia y ello se refleja en su relación. Y claro, Izumi que es un personaje genial por donde se mire y quien es el encargado de balancear toda la ecuación al punto de que mi nota está muy influenciada por él. Le doy 8/10.

Argumento (Trama): Muy interesante que no hubiera mala sino dos protagonistas buenas y un desarrollo impecable durante 14 tomos, pero los puntos de giro finales y el epílogo le restaron bastante a este apartado. No obstante, le daré el beneficio de la duda al pensar que lo último se debió a una cancelación no programada. Le doy un 7/10.

Final: Acá caemos en el título del post; el final es feliz, pero Yuki queda con Seiji por una jugada sucia y situaciones forzadas por la autora, no fue algo fluido. Aparte, el epílogo deja mucho que desear y muestra fallas argumentales impropias de Sasuga considerando lo que venía haciendo, lo siento, pero sencillamente no me agradó. Le doy 5/10.

Opinión General: Una serie interesante con detalles atractivos y una idea poco común que gusta; sin embargo, hacia el final pierde la frescura y comienza a mostrar las costuras, no obstante, la recomiendo para pasar el rato y salir de los típicos culebrones. Mi puntaje final es 7,3/10.

Por Shougo Amakusa (@shougoamakusa)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Jacinto Muñoz
Cargue Más En Manga

Mira además

“Sí”: Un corto que invita a reflexionar sobre las relaciones humanas

(Lechería, 1 de octubre. O’kuroku).- Tras mirar el corto “Sí”, dirigido por Martín Ponferr…