Inicio Manganime Anime Dragon Ball Super #7, #8 y #9: De la humillación de Vegeta a la deificación de Goku

Dragon Ball Super #7, #8 y #9: De la humillación de Vegeta a la deificación de Goku

10 minuto leer
0
0

(Maracay, 6 de Septiembre. Yakuza Webzine).- Han sido varias semanas sin nuestras reseñas de Dragon Ball Super, así que esta vez es un 3 por 1 que nos permite ponernos al día, luego del episodio de este domingo, donde Goku alcanzó la deidad.

Debemos decir, luego de la terrible animación de los episodios 5 y 6, que la serie levantó un poco el nivel, si bien no lo suficiente como para que dejemos de levantar las cejas por momentos con lo barato del producto final. Habrá quien diga que en los Blu-Ray mejorarán la calidad, pero eso es una falta de respeto: en los 90 no había Blu-Ray y la calidad era más consistente.

Sin embargo divago, vamos a lo que interesa.

#7 Vegeta se pone furioso y le vale de poco

Vegeta Beerus

En el séptimo episodio vemos finalmente la secuencia que hizo felices a los Vegetaliebers en Kami to Kami, el como una bofetada de Beerus a Bulma hace que el príncipe se enfurezca y consiga conectar un par de buenos golpes al Dios de la Destrucción.

En esta ocasión la secuencia de hecho fue un poco distinta, y luego de ver a Vegeta lamerle los zapatos a Beerus en el sexto capítulo, en este vemos como el Dios machaca a todos los guerreros sin despeinarse. Desde un correctivo al poderoso Gotenks (que por alguna razón no se transformó en SSJ3), hasta noquear a Gohan Místico usando a Majin Boo de improvisada almohada, para de un “almohadazo” sacar de circulación al, hasta estos momentos, guerrero más poderoso sin fusión.

En serio sorprende que Vegeta con su forma SSJ2 haya sido el primero en tocar a Beerus, pero una teoría muy difundida durante el tiempo de Kami to Kami en la comunidad es que el Dios ajusta su nivel al de sus rivales para vencerles con el mínimo necesario y en ese momento Vegeta sobrepaso sus estimaciones.

Aún así, el resultado fue una vergonzosa derrota más para todos los guerreros Z y un episodios regular tirando a bueno.

#8 Oolong toma el escenario o ¿Qué demonios pasa aquí?

Oolong Beerus

Es evidente que en la clara intención de estirar lo más posible el argumento de la primera película, se incluyen en Dragon Ball Super secuencias completas que no aparecieron en el film, pero lo del octavo capítulo fue una burla. Todo el episodio se dedicó a ver si Beerus se decidía a destruir el planeta mientras Whis se atragantaba a sushi y el “héroe” en esta ocasión terminó siendo Oolong.

En uno de los peores episodios en términos de argumento en lo que va de la serie, vimos un intercambio francamente poco divertido entre el famoso cerdo secuestrador de chicas inocentes y el Dios de la Destrucción que no aportó absolutamente nada a este nuevo producto de la Toei.

Pese a ellos, el capítulo fue tolerable, pero la paciencia tiene límites y por suerte no se agotó antes de cerrar el episodio. La secuencia final con el regreso de Goku fue lo único digno de verse con una toma bastante decente de nuestro protagonista en el mástil del masivo yate donde están ocurriendo los acontecimientos.

#9 el ascenso de Goku al panteón

Goku God

La mesa estaba servida para el episodio de esta semana y sinceramente, debo reconocer que valió la pena la espera. Una espera que se extendió incluso hasta los últimos minutos del noveno episodio, en el que vimos aparecer a Shenlong y una versión prolongada de su intercambio con Beerus y además una explicación un poco más plausible sobre como el Dios Dragon sabía de la existencia del Super Saiyajin God.

Aparentemente los nameku, una raza mucho más antigua que la humana y por palabras de RoKaiohShin mucho más evolucionada que la nuestra, tienen un libro de leyendas en la que aparece la historia del Dios de los Saiyajin, un ser que incluso el príncipe de esa raza, Vegeta, parece desconocer.

Y es que claro, el requisito para que aparezca tal Dios era casi imposible de cumplir en tiempos del Rey Vegeta. ¿Cinco saiyajin de buen corazón? Eso era como buscar una aguja en un pajar, incluso en una raza con tan pocos habitantes como los saiyajin. Para extender aún más las cosas, Toriyama nos presentó una de sus ya infames transformaciones fallidas, que aunque no tan ridícula como la fusiones gorda y flaca de Gotenks, permitió prolongar más nuestra recompensa.

Cerca del final, en un episodio donde apenas si paso nada, la revelación del embarazo de Videl dio paso a una secuencia extendida que, de haber tenido más presupuesto, habría sido impresionante. Una bruma dorada rodeó a nuestros héroes y un aura dorada calmada pero poderosa fue sustituida por una azul, más violenta, que provocó un pilar de luz que rompió la bruma dorada.

En el claro que se formó se vieron pasar todos los climas del planeta y cambiar el cielo por la noche una y otra vez, hasta que todo se calmó y surgió: Goku, el Dios de los Saiyajin. Una nueva forma cuyo cambio fue menos drástico que en Kami to Kami, apenas cambiando el volumen del saiyajin, pero si rejuveneciendo su rostro y dotándole de un cabello magenta reminiscente al infame SSJ4 de Dragon Ball GT, con ojos con iris rojos.

¿Y ahora? Bueno, empieza la golpiza entre dioses y por mi parte espero que le pongan un poco de corazón. Si nuestros cálculos son correctos, este arco concluirá en el episodio 13, justo a mitad de temporada.

En conjunto los tres últimos episodios fueron una mejora, pero finalmente llegamos a lo interesante, la conclusión de Kami to Kami.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Amilcar Trejo Mosquera
Cargue Más En Anime

Mira además

13 de los señores Sith más famosos y relevantes de la historia

(Maracay, 4 de Mayo. O’kuroku).- En el Día de Star Wars, una celebración surgida de …