Inicio Manganime Anime Primeras impresiones de Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu

Primeras impresiones de Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu

10 minuto leer
4
NanatsuNoTaizai2

(Madrid, 8 de Marzo. O’kuroku).- Con muchísimo retraso, finalmente concluyo las primeras impresiones de Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu , la sexta serie que estoy siguiendo de esta temporada de invierno, que ya va bastante avanzada.

Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu o “La Resurección de los Mandamientos” es la secuela del anime basado en el manga original de Nakaba Suzuki ambientado en la Gran Bretaña medieval y parcialmente inspirada en la Leyenda del Rey Arturo. Y digo parcialmente, porque si bien Arthur Pendragon es parte de la historia, quienes hayan leído el manga o visto el anime, saben que no es el protagonista… pese a los recientes acontecimientos del manga.

Lamentablemente no hicimos en su momento un review de Nanatsu no Taizai, pero valga decir que pese a su fanservice y su aparente superficialidad, le considero un buen Shonen de Batallas. Su protagonista Meliodas es del tipo de personajes que desde el principio es demasiado poderoso, pero lo que le hace interesante es su personalidad. Aunque aparenta ser un tipo relajado y un poco pervertido, de hecho es mucho más profundo. Su pasado es un gran misterio en la primera temporada, así como el origen de su poder y todo está por ser revelado en esta nueva serie.

Dicho esto, aunque el anime fue entretenido, sus valores de producción no eran realmente altos. La animación no fue particularmente brillante y la adaptación es correcta, sin llegar a igualar la calidad general del manga. No obstante, tal como el manga, en su segunda mitad, esta primera serie mejoró mucho en su ritmo y terminó de forma bastante épica. Al momento del cierre de esa temporada ya conocíamos a 6 de los 7 Pecados Capitales. Meliodas el Pecado de la Ira, Diane el Pecado de la Envidia, Ban el Pecado de la Codicia, King el Pecado de la Pereza, Gowther el Pecado de la Lujuria y por último Merlin, el Pecado de la Gula.

Nos queda uno por conocer, y vaya que quiero ver eso. Pero pasemos a lo importante.

¿Que tal es Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu?

Si eres un amante de los Shonen de Batallas, esta serie es una parada obligatoria. Vistos los primeros episodios, debo decir que la serie continúa siendo bastante común en cuanto a su calidad técnica. No es una serie que sorprenda por su animación. Sin embargo, su calidad se mantiene bastante consistente con respecto a la temporada pasada. 

Takeshi Furuta sustituye a Tensai Okumura y Tomokazu Tokoro como director para A-1 Pictures. Takao Yoshioka asume el trabajo de adaptar el guion original de Suzuki. Sigue a bordo Keigo Sasaki en el diseño de personajes, y afortunadamente, Hiroyuki Sawano sigue involucrado con la banda sonora, junto a Takafumi Wada. A ellos se suma también Kohta Yamamoto.

El primer episodio retoma donde nos dejó Signs of a Holy War, el especial de cuatro episodios que siguió al anime original de televisión. La Princesa Elizabeth de Liones tiene un sueño en el que ve a Meliodas enfrentar a unas sombras, pero todo parece ir en paz. Hay una ceremonia donde se condecora a los Siete Pecados, o al menos a los 4 que están presentes (Ban y King se fueron antes de la ceremonia). Es allí donde se nos introduce un nuevo elemento en el anime que será muy familiar para los fans de Dragon Ball: los niveles de poder. 

Si, Nanatsu no Taizai tiene medición de poderes. El sistema es simple, cada personaje tiene un número de poder que se extrae de la suma entre el poder mágico, poder físico y espíritu o fuerza de voluntad. Hawk será el encargado de ahora en más de darnos esas cifras para que tengamos un claro quien es quien en este mundo.

El propósito de esto es simple desde el punto de vista argumental: es para meternos el miedo en el cuerpo. Básicamente, esta fue la forma más simple que encontró Nakaba Suzuki de ayudarnos a establecer una jerarquía, ahora que los Diez Mandamientos son la nueva amenaza.

En todo caso, tanto en el manga como en el anime se mantiene cierta coherencia con este tema y los inevitables powerups de los protagonistas están justificados. En algunos casos porque de hecho su poder real era mayor que el conocido hasta ahora y en otros con entrenamientos, como es habitual.

Por último, un detalle. El opening, una colaboración entre FLOW y GRANRODEO titulada Howling, es de hecho bastante decepcionando. Considerando el trabajo previo de ambos grupos, lo único que cabía esperarse era un opening histórico y de hecho me dejó bastante frío. No es una mala canción, ojo, pero pudo ser mejor. Además, su vídeo no le favorece, demasiado mediocre y poco imaginativo. Es una pena.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Anime

Comentarios de Facebook (0)

Comentarios Básicos (4)

4 Comentarios

  1. jose

    08/03/2018 en 11:00 pm

    Cuales son los animes que estás viendo? Harás review de todos ellos?

    Responder

    • Amilcar Trejo Mosquera

      09/03/2018 en 5:33 am

      Hola, reseña inicial he hecho de estas series:

      Nanatsu no Taizai: Imashime no Fukkatsu, Karakai Jouzu no Takagi-san, Yuru Camp△, Basilisk: Ouka Ninpouchou, Yowamushi Pedal: Glory Line y Hakyuu Houshin Engi

      De momento a todas, menos Houshin Engi les haré reseña final. Además estoy viendo Violet Evergarden pero esa la reseñara Shougo. Y reseñé las dos de Netflix de este año, Devilman Crybaby y B:The Beginning

      Responder

      • Jose

        09/03/2018 en 10:38 pm

        Excelente! Espero con ansias el de Violet Evergarden. Por cierto, hay gente que esté trabajando con Koi wa Ameagari no You ni, Sangatsu no Lion 2, Citrus o Darling in the Franxx y se vaya a hacerle una review? Me gustaría ver una review de esos animes (cuando terminen claro está)

        Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mira esto!

Mañana inicia la tercera edición del Madrid Otaku

(Madrid, 15 de Junio. O’kuroku).- Este fin de semana regresa el Madrid Otaku, evento de ma…