Inicio Manganime Anime Devils’ Line: Cuando la lógica y la coherencia estorban en la trama

Devils’ Line: Cuando la lógica y la coherencia estorban en la trama

10 minuto leer
11
0
Devils' Line

(Lechería, 1 de mayo. O’kuroku).- Tras ver los primeros 4 episodios de Devils’ Line me queda claro que más allá de todo, el gran problema de este anime yace en que su premisa es absurda.

Y no, no me refiero a que sea una historia de vampiros más, me refiero a la forma en que se ha establecido su existencia en esta historia. La premisa de este anime nos presenta a Anzai, un joven mitad vampiro, mitad humano, que trabaja para la policía y que lucha por mantener a raya sus enormes ganas de consumir sangre.

Mientras estaba en medio de un caso, conoce a Tsukasa a quien salva y de quien se termina enamorando, sentimiento que es correspondido. Sin embargo, no todo es color de rosas porque ella, al ser humana, representa una gran tentación para él y siempre está el peligro latente de que él ceda a sus instintos y la mate.

Lo anterior deja bien claro que habrá mucho drama y más cuando hay grupos radicales que cazan a los vampiros y que la sociedad no termina de aceptarlos; no obstante, en este caso es difícil no apoyar tanto la desconfianza de la sociedad como a esos cazadores de demonios.

¿Cómo un gobierno puede aceptar coexistir con unos seres que al ver una gota de sangre pueden iniciar una matanza? Es verdad que todos los vampiros deben estar registrados y deben estar bajo control con sedantes y tranquilizantes, pero en estos 4 primeros episodios queda claro que esa medida es poco confiable por decir lo menos.

¿No hay científicos que busquen alternativas? ¿No hay manera de garantizar que se controle la necesidad de sangre de una forma más efectiva? Durante los 3 primeros episodios, esto no se menciona así que llené ese agujero pensando que ya se había intentado todo; y que lo mejor era lo que se estaba empleando, aunque al final sirviera de poco.

Pero incluso, asumiendo ese escenario como válido. ¿Es lógico permitir la coexistencia? Y peor, ¿Aprobar una ley que permita las relaciones íntimas entre humanos y vampiros? Sí, ya sé que de acuerdo a la nueva legislación eso sólo se permite si está un médico presente; pero sinceramente, ante un vampiro descontrolado hace falta, más que un médico, un escuadrón SWAT para detenerle.

Es imposible ver la serie sin que esas preguntas salten constantemente en nuestra mente; sobre todo cuando se ven nuevos asesinatos, el temor de las personas, la desconfianza y la aparición de grupos extremistas. Es obvio que el gobierno no está garantizando la seguridad de sus ciudadanos, por lo que es de esperarse ese tipo de reacciones de la sociedad.

Pero fue el episodio 4 lo que de verdad terminó de aplastar a esta premisa incoherente bajo su propio peso. La aparición de un nuevo personaje (un vampiro híbrido de cabellos blancos) reveló que los híbridos pueden desarrollar tolerancia a la sangre humana si la beben de manera dosificada; y queda establecido al verle, que ese mecanismo es mil veces más efectivo que los sedantes y tranquilizantes.

¿Tiene que venir un chico sin ninguna preparación científica o siquiera médica a dar una solución que por demás es OBVIA? ¿Es tan pobre el nivel intelectual en ese mundo que a nadie más se le ocurrió algo similar? Definitivamente, esto sólo confirma que la premisa se creó de esa forma sólo porque permitía generar todo el drama. En otras palabras, la premisa entera es un Deus “Jodetex” Machina.

Es justamente por eso que todo el drama se siente artificial; al analizar todo el asunto por tan solo 10 segundos, resulta obvio que todo ese caos es completamente innecesario. Basta con que la comunidad médica/científica desarrolle la idea planteada por el chico de cabellos blancos y listo. Vampiros perfectamente controlados y una verdadera garantía para la coexistencia. Sin mencionar que dicha idea debió proceder de la comunidad médica/científica en primer lugar.

Hay ejemplos mucho mejores sobre mundos donde los humanos y vampiros coexisten, sabiendo ambos de la existencia del otro; y donde el drama se siente orgánico porque la premisa de coexistencia es lógica. La saga de novelas “Sookie Stackhouse (Los Misterios de los Vampiros Sureños)” de Charlaine Harris (en las que se basó la serie de TV True Blood) ha hecho un gran trabajo en ese aspecto; por lo que ver un anime como Devil’s Line, que quiere basar todo en una premisa que no aguanta el menor análisis me parece, con todo respeto, holgazanería.

Y si a eso le sumamos que el apartado técnico no da para mucho, entonces tenemos un producto olvidable. El diseño de personajes demostró poco esfuerzo, la animación apenas si alcanza un nivel regular en el mejor de los casos, la banda sonora es totalmente genérica; y la dirección, aunque es lo más rescatable, tiene el enorme lastre de lidiar con una pobre premisa.

En resumen, una serie que se siente forzada todo el tiempo y donde cuesta un mundo involucrarse en lo que pasa por lo absurdo de todo el setting. De lo más flojo de esta temporada y probablemente ni siquiera termine de verla. Nos vemos en la próxima entrega.

Por Shougo Amakusa (@shougoamakusa)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Jacinto Muñoz
Cargue Más En Anime

Mira además

Retrasan el estreno de Tate no Yuusha hasta 2022

(Lechería, 7 de Julio. O’kuroku).- El anime Tate no Yuusha no Nariagari (The Rising of the…