Inicio Manganime Manga Akagami no Shirayukihime: Una historia romántica que se deja querer

Akagami no Shirayukihime: Una historia romántica que se deja querer

20 minuto leer
0
0

(Lechería, 21 de noviembre. Yakuza Webzine).- El manga Akagami no Shirayukihime de Sorata Akizuki realmente sabe cómo contar una historia romántica de forma fresca y entretenida sin dejar de mantener la tensión.

Hoy en día sigue siendo difícil encontrar historias donde el romance se salga de los estrictos patrones impuestos por la sociedad, las editoriales, los fans, los autores o vaya uno a saber quién, pero no quiero extenderme mucho acá porque ya escribí un artículo al respecto. Sin embargo, en este manga podemos ver algunas cosas que se salen un poco de esa línea y eso siempre se agradece.

El día de hoy quiero hablarles de Akagami no Shirayukihime o Snow White with the Red Hair, pero no le presten mucha atención al título, realmente lo de Blancanieves es decorativo porque apenas si se hace una alusión a esa historia en el primer capítulo, aunque el hecho de que la protagonista sea pelirroja sí tiene importancia a lo largo de la serie.

Este manga nos cuenta la historia de Shirayuki, una chica pelirroja residente en Tanburn, quien luego de un «pequeño incidente», el cual involucra una manzana envenenada, con el príncipe de dicho reino termina viviendo en el reino vecino de Clarines, gracias a la hospitalidad del segundo príncipe del lugar, Zen Wistalia; y, es justo aquí donde empieza el verdadero desarrollo de la trama.

Es difícil hablar de series que aún están en progreso porque es necesario hacerlo sin dar spoilers, lo cual limita mucho lo que se puede decir; sin embargo, sí puedo comentarles varias cosas para que se hagan una idea de lo que verán al momento de sumergirse en esta historia.

En las primeras de cambio nos vamos a encontrar con las típicas escenas de una historia de este estilo sobretodo porque el cabello rojo de Shirayuki es muy raro en ese mundo así que muchos están detrás de ella para usarla como trofeo; ello hace que nuestra protagonista sea secuestrada en más de una ocasión; no obstante, luego de ver cómo se desarrollan estas situaciones podemos darnos cuenta que el perfil de la chica no es el de la típica damisela en peligro sino más bien el del nuevo cliché de la mujer fuerte e independiente.

Esto se magnifica en un hecho que aunque se vea trivial, marca mucho de la esencia de esta serie; al principio, ella tiene entrada al Castillo de Wistal por ser invitada del segundo príncipe Zen; sin embargo, ella al enterarse de que hay un puesto vacante como aprendiz de farmacéutica, decide optar por dicha posición al haberse desarrollado como botánica en su ciudad natal. Esto con el fin de poder entrar al castillo por derecho propio para así no depender de su nuevo amigo.

Acá vemos cómo es el carácter y la personalidad de nuestra protagonista, los cuales fueron las armas empleadas para enamorar a Zen quien desde el principio se deslumbró ante la esencia y el porte de la pelirroja; de hecho, una de las cosas que me gusta en esta serie es que no hay que esperar al capítulo final para que la pareja principal se una.

Su relación como novios se inicia en el capítulo 14 del manga y si consideramos que éste ya lleva 69 episodios y sigue en progreso sin que se vislumbre cerca el final podemos decir que la unión es estableció bastante rápido y sin embargo la serie ha logrado mantener su frescura.

Opinión Akagami no Shirayukihime 01

La gran razón esgrimida por los defensores de lo que yo llamo «romances de epílogo» o aquellas parejas que se unen en el capítulo final (si es que llegan a hacerlo) es que juntarlas de esa forma permite el tristemente célebre «desarrollo de personaje».

Yo soy un fiel defensor de que los personajes deben estar bien construidos y bien desarrollados para que al final podamos conectarnos con ellos y que lleguemos a darle importancia a lo que suceda en sus vidas, pero en el plano romántico, se ha enlodado hasta la saciedad esa definición al escudarse en ella para mostrar parejas que se pasan infinidad de episodios en un «te quiero, no te quiero; me declaro no me declaro» eterno que al final termina siendo completamente irreal.

En Akagami no Shirayukihime se demuestra de forma fehaciente que se pueden desarrollar a los personajes partiendo precisamente de su unión como pareja, lo cual siempre será, digan lo que digan, algo más realista. En una reseña de la serie que vi en YouTube su autor dijo que era muy fácil imaginarse las vidas de Zen y Shirayuki si nunca se hubieran conocido y esa es una verdad como una casa.

Ambos personajes ya tenían una vida y personalidades establecidas desde un inicio; él era un príncipe con mucho desapego al protocolo y mucho interés por estar cercano a su pueblo y sus vivencias; y, aunque era muy indisciplinado, eso lo compensaba con una energía enorme a la hora de ocuparse de los asuntos de Estado.

Por su parte, ella ya era una botánica con una habilidad extraordinaria en su profesión, lo cual demuestra en su examen de admisión para ser aprendiz de farmacéutica real, y es obvio que hubiera conseguido desarrollar su carrera en el Castillo de Wistal o en cualquier otro lugar donde seguro habría terminado siendo reconocida por su trabajo.

Opinión Akagami no Shirayukihime 02

Opinión Akagami no Shirayukihime 02b

No obstante, es al empezar su relación como pareja que se empiezan a ver claros cambios en ambos y dicha evolución logra sacar lo mejor de los dos; Zen aunque es un príncipe valiente que se juega el físico sin dudarlo para proteger a su amada, a la hora de tener que enfrentar las reglas de la realeza para defender su relación empieza a mostrar flaquezas, pero poco a poco va adquiriendo el calor necesario para confrontar incluso a su hermano, quien eventualmente es coronado Rey, con el fin de que su unión sea aceptada. Esto en medio de un proceso que lo lleva a entender que debe priorizar las cosas que quiere y encontrar un equilibrio entre sus deberes como príncipe y sus anhelos como ser humano.

Por su lado, Shirayuki poco a poco empieza a entender que no puede pasarse la vida haciendo todo por su cuenta y que si desea tener grandes logros deberá aprender a delegar y confiar en los demás para que así la carga en sus hombros se aligere y pueda obtener resultados sin necesidad de afectar su salud física y/o emocional; y esto en un personaje que siempre ha sido extremadamente independiente no es algo que se logre de la noche a la mañana.

Y no crean ni por un instante que el hecho de que la pareja se una en el primer arco argumental de la serie implica que su vida es un camino de rosas; nada más lejos de la realidad, ella no deja de ser plebeya y él no deja de ser un príncipe así que desde el vamos esa unión les genera muchos retos y dificultades a ambos.

Aunque no hay un enemigo o antagonista marcado, el hermano de Zen aunque es quien más obstáculos le pone a la pareja no puede considerarse un ser malvado pues lo que hace, lo hace para probarlos y no para separarlos (si se separan sólo indicaría que no pasaron la prueba), son muchos los problemas que la pareja debe enfrentar para poder ganarse el respeto y reconocimiento de los miembros de la corte.

Shirayuki es vista por muchos como una arribista que quiere aprovecharse del príncipe para ganar status por lo cual no puede ni debe ser considerada como potencial princesa del reino y es contra ése y otros prejuicios que ambos se deben enfrentar para que su relación sea aceptada, lo cual luego de 55 episodios desde el inicio de su relación todavía no han podido conseguir y justo en el arco argumental actual ambos están enfrentando el mayor reto que han tenido hasta ahora.

Gracias a esta lucha de los dos es que la serie sigue manteniendo el interés de sus lectores «a pesar» de que la pareja protagónica hace rato que son novios; de hecho, otro aspecto donde esta serie se sale de lo convencional es que el romance que va realmente lento es el de Mitsuhide Lowen y Kiki Seiran, los edecanes de Zen, esta pareja desde el inicio se ve que están enamorados, pero su desarrollo va tan despacio que en los 69 capítulos del manga no se han dicho nada, aunque ya es más que claro que hay amor allí.

Opinión Akagami no Shirayukihime 03

Opinión Akagami no Shirayukihime 04

Lo común es que la o las parejas principales tengan un «romance de epílogo» y las secundarias sean las que se junten más rápido para tratar de buscar un equilibrio, pues en este caso se ha hecho justo lo contrario y hasta ahora los resultados han sido positivos.

Finalmente, otro aspecto donde esta serie marca distancia de lo cliché es que a pesar de los obstáculos que la pareja protagónica debe superar, nunca se ha visto en peligro su relación; de hecho, aunque se ha asomado la posibilidad de un triángulo y a pesar de que Shirayuki tiene a más de un pretendiente, la resolución de ambos, su amor y su unión son tan sólidas que nunca se siente verdadero peligro; no obstante, lo curioso es que eso no implica necesariamente que ambos terminarán juntos porque si no logran que la corte los acepte, Zen tendría el dilema de renunciar a su investidura (lo cual no está claro de que se lo vayan a permitir) o renunciar a su amor y allí podría pasar cualquier cosa porque el chico de verdad quiere ayudar a su pueblo y en lo personal dudo mucho que ella fuera feliz permitiendo que él lo dejara todo para estar a su lado.

Como dato final les cuento que la serie este año tuvo un anime de 12 episodios que abarca el primer arco argumental de la historia y ya se ha anunciado una segunda temporada y un ova para el año que viene.

Bien, no quiero extenderme mucho más en esta reseña así que me despido recomendándoles a todos esta gran serie que aunque no es una obra maestra en cuando a su trama, sí ha logrado mostrar un romance fresco, divertido y cautivante sin caer en los clichés del género. Cuando la serie termine la regresaré para compartir con Ustedes mis impresiones finales.

Por Shougo Amakusa (@shougoamakusa)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Jacinto Muñoz
Cargue Más En Manga

Mira además

Against the Gods finalmente tendrá adaptación animada

(Lechería, 13 de mayo. O’kuroku).- Después de años esperando por una adaptación animada pa…