Inicio Manganime Anime Rakudai Kishi no Eiyuutan: Un anime genérico que hace lo que puede para salir del montón

Rakudai Kishi no Eiyuutan: Un anime genérico que hace lo que puede para salir del montón

18 minuto leer
14
0
Rakudai Kishi no Cavalry

(Lechería, 16 de enero. Yakuza Webzine).- En una temporada que se caracterizó por los clones, Rakudai Kishi no Eiyuutan hizo un esfuerzo para sobresalir.

La temporada de Otoño 2015 ofreció unas pocas series extraordinarias como Sakurako-san no Ashimoto ni wa Shitai ga Umatteiru, Owarimonogatari (pronto haré un artículo con mi opinión de esta serie) y One Punch Man, pero también tuvo como sello la gran cantidad de clones tal y como se comenta en el siguiente video.

Uno de esos clones es la serie que nos reúne hoy, Rakudai Kishi no Eiyuutan; y si, ciertamente es parte de lo que se ha empezado a llamar «series de anime genéricas basadas en novelas ligeras» donde es muy notorio el hecho de que los autores y estudios siguen una estructura preestablecida para lanzar shows en masa.

De hecho, al empezar a verla fue impresionante su paralelismo con otro anime de la misma temporada, llamado Gakusen Toshi Asterisk. Era la misma estructura, pero con personajes diferentes. Y no es cuento, en el primer episodio, el prota ve a la prota en ropa interior por error y ella en su enojo termina teniendo un duelo con él como desagravio. La producción en masa en su máxima expresión. Y ¿saben qué es lo más triste? Que ese tipo de series siguen saliendo porque a mucha gente les gusta.

Pero bueno, no nos desviemos del tema central aquí, así que vamos a empezar el análisis de este clon para poder explicarles el porqué afirmo que en este caso al menos se intenta salir del montón. En primer lugar, vayamos al diseño de personajes.

Es un diseño estándar y los rostros de los protagonistas le recordarán a muchos otros personajes de series similares; esto es algo que está ocurriendo muy a menudo con las adaptaciones de novelas ligeras, lo cual contribuye a que mucha gente empiece a verlas como simples clones.

En el apartado de la animación, tampoco se invirtió mucho dinero, secuencias muy simplistas y los combates, que son el punto central de la serie, dejaron mucho que desear; demasiadas pantallas saturadas de luces donde se mostraba muy poco, lo cual fue resaltado por la narrativa, pero eso lo desarrollaré más adelante.

Fueron pocas las batallas que pudieron «verse», la gran mayoría fueron simplemente destellos que dejaban casi todo a la imaginación; sin mencionar que las pocas secuencias que se mostraron no fueron las más elaboradas. Además, muchos combates terminaron de un golpe. Ley del mínimo esfuerzo en su máxima expresión.

¿Banda Sonora? A priori diría que olvidable, pero en este caso iré más allá; en muchas de las peleas no pude evitar sentir que la música creada por Kōtarō Nakagawa ya la había escuchado antes, lo cual me hizo analizarla a fondo y al hacerlo pude darme cuenta de que la misma suena muy parecido a la música de Yuki Kajiura. Y sí, admito que calaba muy bien para darle un toque épico, pero esa sensación de Déjà vu auditivo no me gustó en lo absoluto así que pulgar abajo acá también.

Entremos ahora con las cosas de fondo; sobre los personajes, esta serie fue fiel a la estructura de clones por lo que sus protagonistas son un desfile de clichés; Ikki Kurogane es el típico protagonista débil de buen corazón que irá superando los límites de su poder para proteger a los que quiere.

Stella Vermillion es digna representante del nuevo arquetipo de protagonista que se quiere mostrar como una mujer «fuerte e independiente», pero que termina actuando más como damisela en peligro que otra cosa; sin mencionar que es usada con demasiada frecuencia como objeto sexual, muchas veces sin venir a cuento.

Del resto del cast, es igual que el de cualquier otra serie del género (secundaria, harem); de hecho, hay un plot twist con uno de los personajes que se ve en la novela (tomo 3), pero que fue omitido en la adaptación y este dato bien pudo darle un aire distinto a la serie de cara a una segunda temporada.

¿La trama? Pues sigue la misma estructura de este tipo de anime; un chico débil que con coraje y esfuerzo logra superarse haciendo que todas las mujeres le amen mientras avanza en una especie de torneo interno de la Academia donde estudia.

Sin embargo, hay dos aspectos que es bueno resaltar en este punto porque es aquí donde la serie trata de desligarse de esa camisa de fuerza para mostrarnos, o al menos tratar, algo distinto.

En primer lugar, está el hecho de que la propia familia del protagonista desea verlo fracasar y es tanta esa necesidad que no dudan en usar su influencia para evitar que logre sus metas. Esto no es muy común en las series de este estilo; de hecho, casi siempre la familia es un pilar fundamental de apoyo para el protagonista.

Por eso fue interesante esta propuesta, sobretodo porque incluso al final del anime, la forma en que se resuelve da a entender que dentro de los Kurogane, Ikki seguirá sin ser plenamente aceptado. No obstante, me hubiera ver más de eso, siento que no le sacaron todo el jugo a este conflicto por lo que termina quedando a medias.

segundo punto está en el romance; acá se nota que quisieron distanciarse mucho de lo convencional y la pareja protagónica se establece con rapidez (capítulos 4 y 5); de hecho, esto viene de la propia novela donde al final del primer tomo Ikki y Stella se declaran.

Honestamente, es de resaltar el esfuerzo que se hizo para que esta pareja se comportara de forma normal y se agradece porque viendo al resto de series de ese estilo donde los protagonistas se juntan en el capítulo final (si es que lo hacen), siempre es bueno encontrar autores que se atrevan a salir de esa «zona de confort» que la industria del anime ha creado.

Sin embargo, esto de nuevo se quedó a medias por el exceso de fanservice y la continua manía de poner a Stella como objeto sexual. De hecho, como personaje fue muy subutilizada, demasiado diría yo. Ella es una guerrera de rango A y sus combates apenas si se muestran; es más común que ella termine como damisela en peligro o que Ikki sea quien resuelva los conflictos.

Sí, es verdad que ella finaliza invicta el torneo interno, al igual que él; y sí, ambos cumplieron la promesa de ser representantes de la Academia en el Seven Star Sword Art Festival; pero de los pocos combates que se muestran completos, la gran mayoría son de él. De hecho, el único combate completo que se muestra de Stella fue su pelea contra Ikki, la cual perdió.

Hubiera quedado mejor mostrar más de los combates de ella e incluso mostrarles peleando como equipo para resolver algunos conflictos que se presentaron. El atentado en el bosque hubiera sido una oportunidad de oro para ello, pero prefirieron colocarla como chica en apuros.

Es verdad que el problema de los combates es general porque son contados los que se pueden ver enteros, pero incluso prefirieron colocar toda la pelea de Shizuku Kurogane vs Tōka Tōdō en lugar de alguna de las de Stella; bien pudieron poner su encuentro final.

Pero seamos más quisquillosos, hay dos cosas que no quedan claras en la historia; primero, ¿Por que adolescentes? y segundo ¿Cuál es la naturaleza de sus poderes? Lo segundo nunca se explica del todo y sólo nos dan descripciones de algunas técnicas así que es válido pensar que los adultos también pueden tener esos poderes.

Entonces regreso al primer punto, ¿por qué adolescentes? Los adultos tendrían más fuerza y experiencia, lo cual haría los combates mucho más atractivos a los ojos de los espectadores. Sí, es cierto que todo se centra en una Academia de adolescentes, pero nunca se hace mención a adultos guerreros; bueno, sí, a uno: «El Último Samurai», pero él no tenía magia.

Incluso, en el final del tomo tres, que es el último adaptado por esta temporada de anime, se nombran a los participantes del Festival y no se ve que ninguno sea adulto, por lo que vuelvo a mi pregunta ¿Por qué adolescentes? Ok, sabemos que es requerimiento del guión, pero bien pudo darse una explicación para justificarlo y que no se viera que son adolescentes simplemente porque al autor le dio la gana.

Acá me voy a permitir incluir un inciso para decir que a pesar de que los adultos no son relevantes en esta parte de la historia, al menos están presentes (a diferencia de Gakusen Toshi Asterisk); e incluso adquieren una mayor importancia en los siguientes arcos de la Novela Ligera.

Respecto al punto de la naturaleza de los poderes; se supone que el tema central de la trama son los combates usando magia y la misma apenas si se explica. Sí, es cierto que uno debe aplicar el famoso «suspension of disbelief», pero para ello nos deben dar dos cosas: a) un buen punto de partida y b) que la lógica siempre esté presente.

El punto de partida tiene mucho que ver con que el setting sea atractivo y que esté bien explicado para que uno pueda empezar a encontrarle lógica al asunto y acá la serie falló porque en cada capítulo no paraba de preguntarme cómo era que esos chicos tenían esos poderes y cómo funcionaban.

Bueno, no me extiendo más, mi conclusión: es un clon más del género, pero al menos acá hubo intención de hacer algunas cosas de forma distinta. Además, no inventaron hacer una distopía adolescente como Gakusen Toshi Asterisk y eso se agradece. Mi puntaje final, 7,5/10 considerando las intenciones a pesar de que se quedaron a medias.

Por Jacinto Muñoz (@shougoamakusa)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Jacinto Muñoz
Cargue Más En Anime

Mira además

Retrasan el estreno de Tate no Yuusha hasta 2022

(Lechería, 7 de Julio. O’kuroku).- El anime Tate no Yuusha no Nariagari (The Rising of the…