Inicio Cine Top 10: Los mejores padres del cine

Top 10: Los mejores padres del cine

23 minuto leer
0

(Maracay, 21 de Junio. Yakuza Webzine).- En el Día del Padre, es imposible no recordar a esos grandes padres de la ficción. Y es que aunque a veces la realidad supere a la ficción, en ocasiones en una película encontramos ejemplos inspiradores.

Hay padres que dan lecciones de vida, hay padres cuyas vidas son una lección en si misma. Los que incluimos en esta lista son algunos dignos de admiración, no carentes de defectos, pero si llenos de amor por sus hijos. En honor a los padres, los 10 mejores del cine:

Henry Jones Sr. (Indiana Jones y la Última Cruzada – 1989)

Este filme es un buen ejemplo de que no es requisito obligatorio tener un drama para poder mostrar una relación entre padre e hijo. En este título tenemos una gran aventura cargada de adrenalina donde observamos cómo Indiana Jones (Harrison Ford) hace un equipo imparable junto a su padre Henry Jones (Sean Connery).

Obviamente al ver la calidad de los actores que interpretan a ambos personajes es inevitable pensar que la apuesta será exitosa. La enorme química que ambos muestran en la pantalla sirve para transmitir los lazos que existen entre padre e hijo sin tener que recurrir a las lágrimas o a escenas cargadas de sentimentalismo.

Al contrario, es la acción lo que resalta en todo momento, e incluso no falta lugar para la comedia; sin embargo, al final del día, a todos nos queda claro que el equipo Jones no sólo es duro de roer sino que es un ejemplo a seguir para todos los padres.

Bob Jones (My Life – 1993)

En esta película no vamos a ver la típica relación entre padre e hijo, principalmente porque el hijo aún no ha nacido, pero no por eso el filme deja de ser un homenaje a la paternidad. Bob Jones, interpretado de forma magistral por Michael Keaton, no puede dedicarse a celebrar la noticia de que su esposa está embarazada porque al mismo tiempo se entera de que tiene un cáncer terminal de riñón y que sólo tiene 4 meses de vida.

Es difícil evitar ponerse en los zapatos del protagonista aunque sea por un rato al ver semejante encrucijada. Toda la alegría por el hecho de que finalmente serás padre se ve empañada al saber que ni siquiera podrás estar allí cuando tu hijo nazca. No obstante, el personaje nos da una valiosa lección de vida al decidir que una enfermedad no le va a impedir estar al lado de su familia.

Es por eso que empieza a grabar una serie de videos con el fin de educar a su hijo, desde cómo afeitarse (cuando se entera de que será varón), hasta cómo encarar las decisiones más complicadas en la vida. Este es un viaje muy sentimental que recomiendo ampliamente por la cantidad de mensajes que tiene y la forma en que se muestra la paternidad.

Marlin (Buscando a Nemo – 2003)

¿Quién dijo que en la animación no se pueden enseñar lecciones de vida? Este filme es de los que recomiendo para ver entre padre e hijo porque la trama les dejará muchos mensajes. Esta historia es mucho más que la odisea de un padre buscando a su hijo; es la travesía de Marlin (Albert Brooks) para aprender a ser el padre de Nemo (Alexander Gould).

No olvidemos que en un principio, el miedo a perder a su hijo termina haciendo que Marlin no lo valore y peor, que no confíe en él. Es a partir de allí cuando empiezan los conflictos porque Nemo quiere demostrar de una vez por todas que es digno del reconocimiento y la confianza de su padre.

De hecho, incluso cuando ambos se reencuentran, nuevamente esos temores hacen que Marlin quiera controlar las decisiones de Nemo, quien al final se revela y le demuestra a su padre que, aunque no se las sabe todas, su viaje le ha enseñado a resolver muchos problemas.

Al final del día, la lección es que no podemos educar a nuestros hijos desde el miedo. Si bien es cierto que la vida encierra muchos peligros, meter a los niños en una burbuja termina siendo contraproducente porque no les damos las herramientas para que aprendan a defenderse cuando ya no estemos.

Dad (About Time – 2013)

Aunque el foco principal de esta película está en la relación entre Tim (Domhnall Gleeson) y Mary (Rachel McAdams); la interacción entre Tim con su padre (Bill Nighy) es tan fuerte que le roba algunas luces al centro de la trama. De hecho, es su padre quien no sólo le cuenta que puede viajar en el tiempo sino que también hace las veces de mentor para que aprenda a usar su nueva habilidad.

A partir de allí, Tim podía encontrar en su progenitor una piedra angular para poder reflexionar, entender y aprender para luego tomar las mejores decisiones; de hecho, en más de una ocasión, un oportuno (bueno, a veces tardío, pero corregible) consejo bastó para que el chico pudiera encaminar las cosas cuando algo salía mal.

Pero por lejos, el punto más dramático de la película lo marca la escena de despedida entre ambos; y lo curioso es que no es la típica escena de llanto y dolor que uno pudiera esperar. Pero no por eso, deja de conmoverte a niveles muy profundos al entender la fortaleza que muestran ambos personajes para resignarse ante lo que no pueden cambiar. Una película totalmente recomendada donde se cuenta una bonita historia de forma sencilla y sin pretensiones.

Chris Gardner (The Pursuit Of Happiness – 2006)

Puede que Chris Gardner no tuviera ni un centavo y que gracias a ello su familia sufriera unas penurias inimaginables, pero no se puede poner en duda ni por un instante, que el amor que tenía por su familia era del material que están hechas las leyendas. Si, tomó riesgos que repercutieron sobre el bienestar de su hijo por un largo tiempo, pero eventualmente, esa búsqueda suya por cumplir sus sueños, ayudó a crearle un futuro real a su hijo.

Gardner le ofreció a su hijo un sentido de la moral irreprochable, que le será útil por el resto de su vida. Puede que en esa primera etapa no pudiera proveerle de lo económico, pero si algo no se puede negar es que le dio amor al pequeño. Algunas de las escenas de esta magnifica película, son realmente desgarradoras y es por eso que es tan satisfactorio ver que finalmente lo consiguen.

Lo mejor de todo es que nuestros actores, Will y Jaden Smith, son padre e hijo, por lo que básicamente no estaban actuando. El amor entre ambos era palpable y para completar esta historia, el film está basado en la vida real, lo cual dota de mayor resonancia a una historia que ya es magnifica como ficción.

Guido Orefice (La vita è bella – 1997)

Guido Orefice un joven judío italiano debe enfrentar la dura vida en un campo de concentración durante la II Guerra Mundial, todo esto mientras oculta el terror de los Nazi de los ojos de su joven hijo. Manteniendo buena cara ante al peor de las adversidades, para no afectar a la felicidad de su pequeño.

Su fuerza de voluntad y su inquebrantable amor por su familia lo hacen lograr imposibles, como convencer a su hijo que una de las terribles golpizas que recibió era solo un juego más. Y es que nadie este es un padre que lucha por proteger a su familia y no hay Nazi que lo detenga.

El film del humorista Roberto Benigni le valió grandes victorias como el Gran Premio en Cannes, el Oscar a mejor película extranjera, mejor música y mejor actor para Benigni. Además fue nominada para mejor dirección, edición, guion original y mejor película. ¿Les sorprende?

Vito Corleone (The Godfather – 1971)

Puede que su moral sea cuestionable en su sitio de trabajo, pero Don Vito Corleone tiene una manera de pensar muy distinta cuando se trata de su familia. Un padre muy serio, pero extremadamente preocupado por sus hijos. Desde el violento Santino hasta la temperamental Constanza, mejor conocidos como Sonny y Connie, Vito tiene un amor enorme por su familia.

Es tal su amor por su familia, que fue lo que lo arrastró a una vida de crimen, vida que es lo que menos quería para sus hijos. Este sentimiento es particularmente fuerte con Michael, pues sabía que sería inevitable que Sonny entrara y muriera en el negocio, o que Fredo no tenía cualidades para dirigir el negocio ni para no ser parte del mismo.

Su esperanza era Michael, quien, obligado por las circunstancias mató por su familia y terminó entrando a la vida de crimen que su padre jamás deseó para él. Una vez el daño estaba hecho, Vito, resignado, se convirtió en el guía y consejero de su hijo ¿Que mejor consiglieri que tu propio padre?

Mufasa (The Lion King – 1994)

Además de ser un nombre y sabio rey, Mufasa es además un padre amoroso como pocos con su pequeño hijo Simbam, con quien jugaba a pelear cada vez que el chico se le presentaba una oportunidad. Como todos sabemos, el Rey sacrificó su vida sin pensarlo por proteger a su hijo y que incluso en la muerte sigue guiando a Simba por el camino correcto en la vida.

Mufasa le enseñó desde muy pequeño a Simba todo lo que tenía que saber sobre sus deberes como Rey, pero también sobre como ser honorable, bondadoso y justo. Era un modelo a seguir en toda la regla y además, un fiero protector de los suyos. Su muerte en la película es una de las escenas más desgarradoras de film animado alguno, porque no solo se ha perdido un gran lider, sino un padre como pocos.

Disney tuvo un enorme éxito con el Rey León y mucho de ello se debe a sus entrañables personajes, entre los cuales Mufasa brilla, pues amigos y enemigos respetaban al verdadero Rey de la selva.

Daniel Hillard (Mrs. Doubtfire – 1993)

Uno de los papeles más enternecedores (y graciosos) de ese maestro que era Robin Williams, quien como Daniel Hillard tuvo que convertirse en la señora Doubtfire, para poder seguir compartiendo con sus hijos, pese a la oposición de su muy desconsiderada esposa.

No se puede negar que Hillard tenía un amor por sus hijos que no le impedía hacer lo que fuera por poder estar junto a ellos. Puede que no sea el padre más normal del mundo y que quizás debería disfrazarse menos como ancianita y ser una figura de autoridad más convincente, pero su entrega por sus muchachos no tiene parangón.

Bryan Mills (Taken – 2008)

Puede que existan mejores padres de película, estoy seguro de ello. Así por encima ya puedo pensar en Atticus Finch de To Kill a Mockingbird y de seguro se nos ocurren suficientes para hacer otra lista completa. Pero pienso que esta lista necesita un héroe de acción.

Bryan Mill (Liam Neeson), es un padre de esos que no se amilana ante nada. Un hombre y sobre todo, un padre normal reaccionarian con terror ante la noticia del secuestro de su hija. El pánico de perder a un hijo puede ser paralizante, pero este hombre no conoce el significado de darse por vencido.

Con una determinación espartana Mill se lanza en una cruzada para rescatar a su hija haciendo uso de sus habilidades, que no son pocas. Pobre del que se cruce en el camino de este padre y su hija, porque lo pagará muy caro.

Por SenseiAgot y Shougo Amakusa

Muchas felicidades para Shougo, un padre novato que tiene mucho por aprender en esto de ser padre, pero quien ama a su hijo con locura, como debe ser.

Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Redacción Okuroku
Cargar más en Cine

Comentarios de Facebook

Comentarios Básicos (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mira esto!

El Ministro de Cultura y Deporte inaugura esta tarde Madrid Games Week 2018

(Madrid, 18 de octubre. Nota de Prensa).- Hoy a las 13.00 horas, el Ministro de Cultura y …